ERP 3.0: el ERP social y colaborativo

La evolución tecnológica en el mundo del software tiene un carácter transversal. Innovaciones que fueron creadas para para un uso específico terminan siendo aplicadas en campos y sectores totalmente diferentes.  Las bases de datos relacionales  inventadas por IBM en los años setenta para dar respuesta a las necesidades de almacenamiento y consulta de datos por parte de las empresas, han sido una tecnología muy importante para el desarrollo de los contenidos en Internet. Las unidades de procesamiento gráfico o GPU´s principalmente concebidas para acelerar el procesamiento de gráficos en juegos y aplicaciones por el estilo son utilizadas hoy para realizar cálculos científicos. Algo parecido podría suceder con el desarrollo de las redes sociales, una nueva de forma de entender el software como herramienta para compartir información, comunicarse y colaborar. Al fin y al cabo esos tres aspectos son claves para el funcionamiento de cualquier negocio. El poder de los comentarios Casi nadie cae en la cuenta de que el verdadero origen de las redes sociales está en los comentarios que los usuarios dejaban en los artículos de los blogs. Sólo fue bastante tiempo después cuando los principales medios de comunicación online abrieron sus webs a los comentarios de los lectores, algo que sucedió un poco antes de la verdadera eclosión de las redes sociales. Aunque los formularios web, están incorporados en el esquema básico del HTML desde la primera propuesta elaboradora en 1993, comenzaron a ser realmente útiles a partir del año 2000 cuando Microsoft y en última instancia Google comenzaron a desarrollar la tecnología de las peticiones asíncronas http. Previamente era necesario refrescar el navegador al completo cada vez que queríamos enviar algo de información a una página web. Sin saberlo había nacido la base para las conversaciones digitales. Una especie de chat que permitía conversaciones en desconexión, prolongadas  en el tiempo y con un total trazabilidad de quien y cuando realizaba los comentarios. Con el tiempo fueron surgiendo las mejoras como la posibilidad de incluir imágenes que identifique al usuario, en incluso dotar de un formato de conversación basado en tabulaciones que permiten intuir fácilmente cual es el el flujo de preguntas y respuestas. Lo que a la postre demostro que a veces es tan importante el cómo mostramos la información es tan importante como la información en si misma. Ya que mucha veces determina la capacidad que tendrá el receptor de entenderla. La cuestión de los ERP Los ERP están muy lejos de ser unos sistemas realmente amigables para los usuarios.  Su pretensión de abarcar todos los procesos de la empresa de forma integrada los convierte en sistemas inespecificos por naturaleza. Esto se traduce en una pobre interacción del usuario con el sistema a la hora de realizar tareas concretas con el sistema. A fin de simplificar el diseño que si alcanzará el nivel de adaptación de las aplicaciones especificas sería enormemente complejo, se ha optado porque todo los módulos de la solución compartan muchos elementos comunes, lo que también tiene ventajas pero presenta a su vez muchos e innegables inconvenientes. Lo realmente interesante de mejorar el soporte a la colaboración dentro de los ERP es que no requiere modificaciones en núcleo de la aplicación. Simplemente se trataría de añadir una capa en base a los meta datos de uso y conexión de la aplicación además de elementos de interfaz de usuario que fueran más alla de los simples comentarios en las transacciones registradas en el sistema. Elementos como la posibilidad de chats, envío de documentos y un largo etc.. Esto claro a nivel de implantación básico, en un nivel más avanzado lo ideal sería integrar la gestión de procesos que tiene que tener cualquier ERP e integrar la capacidades colaborativas en el flujo de trabajo de la empresa. En el horizonte se vislumbra el reto de la gamificación que se ha llevado a la practica con cierto éxito en algunas soluciones CRM, pero que a día es algo que parece inalcanzable en el mundo del ERP, tanto que todavía no hemos oído de ningún fabricante que se lo llegue a plantear.      

Leer más