El reto para los CFO

Los riesgos de la transformación digital están encontrados con sus beneficios, más aun en el caso de los CFO, pero es necesario colocarse en la balanza y medir los pros frente a los contra.

Para los CFO, la transformación digital puede sentirse como estar atrapado entre la promesa de la lluvia y la amenaza de la sequía. Por un lado, la digitalización ofrece la oportunidad de nuevos modelos de negocios y fuentes de ingresos, pero, por otro lado hace que la organización sea vulnerable a la competencia de nuevos jugadores, y genera cierta exposición a nuevos riesgos.

Sin embargo, mayores que las amenazas, son las oportunidades. En ese sentido, los modelos de negocios cambiantes crean oportunidades para desarrollar nuevos productos y servicios, por ello, es necesario que los líderes financieros evalúen todas las aristas que trae consigo la transformación digital ya que, si ofrecen un apoyo más flexible, podrán transformar las operaciones de la empresa e incluso reducir gastos operativos.

A pesar de ello, el reto para el nuevo CFO no solo se encuentra en las operaciones, sino en el enfoque integrado de la creación de valor. Las nuevas generaciones no buscan en su trabajo del día a día solamente una fuente de ingresos sino aprendizaje que les brinde mayor valor profesional. Trabajar con los nuevos profesionales implica un reto de transformación como líder y asumir que el mejor talento debe ser retenido y motivado en su día a día. Más allá de los términos financieros, el CFO debe tener una visión que busque retar el status quo del negocio, impulsando la innovación hacia la sostenibilidad.

El departamento financiero tiene la oportunidad de desarrollarse y transformar sus procesos, de manera que encuentre un nuevo enfoque de negocio impulsado por la innovación.

En el marco de la revolución digital, los CFO están llamados a adoptar una posición mucho más dinámica y activa en sus empresas. Necesitan analizar el negocio con métricas financieras precisas y congruentes, al tiempo que califican el desempeño en términos de mediciones como: valor de las acciones y accionistas, puntos vulnerables de las estrategias, estructura de capital y deuda, además de riesgos.

Los CFO tienen una ventaja crucial para enfrentar los desafíos del mundo digital, que es: contar con una buena parte de la tecnología digital de la empresa y sus sistemas de reporting para manejar bases de datos y generar informes para la toma de decisiones críticas en tiempo real. De manera creciente, veremos cómo los CFO se convierten en la nueva fuerza estratégica empresarial. Su primer paso para lograrlo es replantear los procesos tradicionales, muchas veces rígidos y demandantes, para dar con nuevas formas de alcanzar resultados deseados sin dejar de lado los temas de cumplimento corporativo y legal.

Los CFO deben atreverse a actuar como el puente entre la planificación y análisis financiero, la administración de datos corporativos y los equipos de análisis empresariales. Si consiguen instrumentar una integración eficiente de estos elementos, tendrán el poder de encauzar de forma rentable y estratégica las inversiones en tecnología y la toma de decisiones.

Autor: Alfredo Arenaz, director consultoría de negocio en Golive

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *