Humor: Compré un ERP estándar y acabé con un módulo para cada empleado

Los proyectos tecnológicos complejos muchas veces se ven sometidos a intensos cambios durante su desarrollo. Esto hace que al final,  el resultado obtenido se parezca tanto a lo que se había previsto como el huevo a una castaña. Pero el desgarrador testimonio aportado por J.D.P, propietario de la única fábrica de muebles de Ontamésima del Quintanillo, que por ahora prefiere mantenerse en el anonimato, lleva este fenómeno un paso allá de lo que hasta ahora nos habíamos imaginado.
“Estaba buscando una solución estándar para llevar la gestión de mi negocio”

Como en tantos otros casos, la empresa de J.D.P. contaba con un rudimentario sistema de gestión denominado LIBOL1. A medida que la empresa iba creciendo, la gestión se hizo cada vez más compleja, hasta el punto de que su sistema se les quedó pequeño.  Por eso buscaron una solución ERP que les ayudará con la gestión de su negocio. Nuestro anónimo protagonista, nos relata como afrontó este proceso: “A pesar  de ser una persona con escasos conocimientos sobre el tema me puse manos a la obra. Cuál fue mi sorpresa cuando 15 minutos después de haberme registrado en una página de demostraciones de software recibí la llamada de un vendedor que se autodenominaba como consultor de preventa. Totalmente sorprendido por la rapidez de respuesta, decidí reunirme con él”.

«La solución estándar para su sector, lider absoluto del mercado,  totalmente integrada y adaptada a sus necesidades..»

Desde un primer momento el equipo de consultores supo meterse en el bolsillo a J.D.P. gracias su cuidada puesta en escena y su interminable arsenal de argumentos y contrarréplicas: “Sin duda eso tíos eran buenos vendiendo… Su aspecto era impecable, tenían una mirada enigmática y penetrante, utilizaban una gran cantidad de anglicismo que pronunciaban con un perfecto acento neoyorquino y  su dominio del Power Point era realmente impresionante. ¿Cómo desconfiar de alguien capaz de elaborar una ppt tan sofisticada, con tantos gráficos y animaciones?”. En poco más de 15 días lograron que firmara el contrato. Automaticamente el equipo de preventa despareció,  dando paso a un equipo de implantadores veinteañeros con los que la comunicación no fue tan fluida: “Las pocas veces que levantaban la vista de sus pantallas era para clavarla en sus smartphones, sus conversaciones se desarrollaban en una jerga críptica e indescifrable.  La cantidad de excusas técnicas sin derecho a réplica que manejaban era antológica”.

humor_modulo_erp_empleado

El final del proyecto, el comienzo de los dolores

Tras varios meses de retrasos y discusiones interminables el proyecto logró arrancarse sin excesivos desvíos sobre el presupuesto. En cuanto imprimieron la primera factura de prueba, se dieron cuenta de lo lejos que estaban de haber concluido: “En la cabecera de la factura aparecía el nombre de una empresa llamada Maderas Perellat del Ter del Llobregat, que al parecer fue la compañía para la que originariamente se había desarrollado ese vertical. Mi cabreo fue monumental, llame para hablar con el consultor que me había vendido el proyecto, pensando en que iba a ponerle las pilas”

La sorpresa de nuestro protagonista fue mayúscula cuando el intrépido consultor de preventa logró torearle como si fuera el mismísimo Manolete: “Él de forma absolutamente impávida escucho todas mi quejas y con un tono concilioador me dijo que esa modificación está totalmente out del scope del proyecto, que ya había  quedado totalmente claro en la segunda Checkmeeting y  que estaba incluido en el segundo briefing firmado por el projecto sponsor”. Incapaz de reconocer que no tenía ni repajolera idea de lo que le estaban hablando se retiró desconcertado,  para acto seguido pagar los 2.500€ que le exigían por esa modificación.

“Las customizaciones son adictivas, tengan cuidado….”

En ese momento llegó a plantearse la idea de volver a llevar la gestión de su empresa con libreta y lapicero, pero todo dió un giro totalmente inesperado: “Al ver aquella factura con logotipo de mi empresa y nuestra dirección correctamente impresa me vi embriagado por una sensación abrumadora de poder, quería más. Empecé poco a poco con pequeños cambios en detalles nimios que había limar. A lo que me dí cuenta el mal se había extendido y tenía a prácticamente toda la plantilla pidiendo reports y programas a medida a cascoporro. En un momento de iluminación me ví como el nuevo mesías del ERP y consideré que había llegado el momento de alcanzar una nuevo paradigma: el del módulo personalizado. “

El razonamiento seguido por nuestro protagonista fue muy sencillo, por que contentarnos con módulo para cada departamento (a saber Ventas, Compras, Financiero, etc..) pudiendo tener un módulo totalmente adaptado a la función que realiza cada empleado, el resultado al que llegó fue el siguiente: “A Manolo que es más agonías de toda la empresa le hemos configurado un módulo en el que le saltan las alertas de todas los problemas, para que así tenga de que quejarse. A Conchi la secretaria alcahueta, le hemos dado acceso a todos los programas y reports para que tenga material de cuchicheo. A Pedro el delegado sindical, le hemos puesto uno widgets con los titulares  de los principales diarios deportivos, ya que es a lo que dedica más tiempo.”.  Y así hasta haber conseguido una solución totalmente adaptada al funcionamiento de su empresa: “Me ha costado un cojón, pero creo que ha merecido la pena”.

La creación de un nuevo modelo de negocio

Lo que la empresa de J.D.P. ha hecho, llamó enseguida la atención de la consultora encargada de implementar su ERP: “Sin duda ha J.D.P. ha sabido intuir nuevos patrones de desarrollo que nos permitirán ir un paso más allá, a la hora desarrollar soluciones transaccionales que sinteticen mejor la idiosincrasia de nuestros clientes, dando así un soporte más integral a su dinámica operativa».  

Los contactos se hallan ya bastante avanzados y en breve la nueva metodología de implantación surgida de esta atrevida aventura podrá ser adoptada por más empresas, en palabras del propio J.D.P. : “La cosa esta bastante avanzada, tenemos varias PPTs a punto que tenemos que revisar antes de ponerlo en marcha, ya que me han dicho que hay varios conceptos que todavía se entienden demasiado bien y que sería necesario enturbiar.”

1 Acrónimo de libreta y bolígrafo

avatar

Jorge Losilla

Un profesional de marketing y las nuevas tecnologías, tratando de sobrevivir en un mercado siempre cambiante. Apasionado del software y de la tecnología y aficiionado al arte digital. Estoy convencido de que hay mucho margen de mejora para lograr aplicaciones más amigables para la empresa. Jorge Losilla