¿Business Intelligence o Corporate Performance Management?

Corporate Perfomance Management, (CPM), son aplicaciones principalmente financieras y de control que permiten, fundamentalmente, unificar el reporting, consolidar, analizar y presupuestar en un entorno seguro, con un tracking total de los procesos y cambios (p.e. Prophix).

Los sistemas de Inteligencia Empresarial o Business Intelligence, (Qlik, Power BI, Tableau,…), permiten la integración y visualización de todas las fuentes de datos de la organización.

Cuando una empresa u organización está en los albores de su proceso de digitalización y evolución a la cultura del dato, observo como suele surgir el debate de si con el BI es posible cubrir las funciones del CPM (Corporate Performance Management) y ,en algunos casos, también al contrario.

Esto sucede en el primer caso porque los sistemas de BI son capaces de cubrir una buena parte de la información que suelen proporcionar los CPM, (como la distribución de informes), y en el contrario porque los CPM están incorporando soluciones gráficas que los acercan a algunas de las funcionalidades de un BI.

Es posible que en determinadas situaciones muy concretas pueda tener sentido este planteamiento, pero en la mayoría de las situaciones NO lo tiene.

¿Cuándo hay que plantearse implantar un CPM?

Disponer de una herramienta de BI es fundamental para cualquier organización o empresa, y es siempre recomendable su implementación; para cualquier tamaño de empresa es posible disponer de un BI a precios muy razonables (ReportGo).

Implementar un CPM va a ser necesario cuando se den al menos dos de estas situaciones:

1)     La presupuestación/forecasting sea un proceso con cierta complejidad, por ejemplo con necesidad de información extracontable, o introducción manual de datos.

 2)     Los periodos de Cierre mensual sean exigentes y/o con consolidación de distintas sociedades y monedas.

 3)     Existe un uso extensivo de hojas Excel en los procesos de cierre, consolidación y/o presupuesto. Este es fundamental, ya que a medida que la empresa crece siempre termina por ser un cuello de botella.

 4)     La organización sea multinacional.

 

Autor: Juan Carlos Campo Clavería, negocio y BI en Golive

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *