Archivo de la etiqueta: software empresarial

Golive lanza la Guía con para el comprador de soluciones ERP

guia_compradore_erp3

El proceso de selección, adquisición e implantación de un ERP es uno de los más complejos que puede afrontar una empresa a lo largo de su existencia. Rara vez habrá un proyecto que involucre de forma tan directa a tantos departamentos y personas de la organización, además de sus implicaciones indirectas para clientes y proveedores.

Según los datos que hemos ido recopilando la duración media de  un ERP viene a ser de unos diez años, con cambios de versión cada 3 o 5 años. Lógicamente estas cifras varían mucho dependiendo del tipo de empresa y software utilizado. Existen muchas empresas que disponen actualmente de ERP´s con más de 15 o 20 años.  Por tanto es muy raro encontrar personal en los departamentos de IT con experiencia en este tipo proyectos. Máxime cuando la implantación siempre suele ser llevada por una consultora externa e incluso muchas veces  se utiliza el apoyo de consultoras también para la selección del producto. No es descabellado decir que generalmente el cambio de ERP es algo que se hace una vez en la vida. De hecho hoy en día los ERP son más duraderos que los matrimonios.

El proceso de incorporación de un ERP por otro lado tiene un importante componente de análisis  empresarial y de gestión, tanto de procesos como de proyecto. La parte  tecnológica aunque importante, no tiene más importancia que cuestiones como el análisis de negocio, la integración en el plan estratégico y la gestión del cambio. De hecho es muy  recomendable no sólo disponer de habilidades de gestión para afrontar este tipo de proyectos sino además tener conocimientos específicos sobre el desarrollo de los mismos.

Este tipo de cuestiones suelen estar más asociados al ámbito de la consultoría que al del conocimiento tecnológico y de la lógica de negocio interno que suelen tener personal de IT de las propias compañías.  Con el fin de intentar suplir esta carencia hemos creado esta guía, haciendo un compendio de todo el conocimiento y las experiencias adquiridas a fuerza de haber participado en muchos proyectos de este tipo. Este ha sido un proceso sumamente didáctico al habernos dado la oportunidad de reconsiderar toda nuestra experiencia.

Ponemos por tanto esta guía a vuestra disposición, con las esperanza de poder escuchar vuestra opinión y seguir aprendiendo para así poder seguir mejorándola en la medida de lo posible. Para acceder a ella sólo tenéis que seguir este enlace y rellenar un breve formulario.

Integración entre soluciones empresariales

La integración entre sistemas de software siempre ha sido un tema complejo. Hasta el punto que a veces es más difícil integrar dos aplicaciones que desarrollar una aplicación.  De hecho la principal idea que sustenta aplicaciones integradas de gestión o ERP, es la complejidad de integrar múltiples sistemas, frente a tener toda la funcionalidad integrada en un sólo paquete.

Las razones son varias, un mismo sistema generalmente tiene en la gran mayoría de los casos, unas necesidades de plataforma tecnológica y software de terceros mucho más sencillas y coherentes. Es por definición menos complejo de mantener, gestionar, aprender y evolucionar. Por eso durante los últimos 30 años, la industria del software corporativo ha tendido hacia suites ERP que intentaban cubrir al máximo número posible de necesidades de una empresa. Aunque como todo siempre ha habido excepciones.

Por un lado han proliferado las soluciones sectoriales que lejos de ser un ERP estándar, incorporaban en mayor o menor grado funcionalidad específica del sector al que se dirigían.  Durante muchos han tenido (y siguen teniendo) muy buena acogida, especialmente en sectores que se salen un poco del modelo de negocio más estándar de fabricación, distribución y venta de productos. En sectores como el transporte, la cría de animales, los seguros, la banca y un largo etc. Las soluciones estándar lo han tenido más difícil y gran parte de las empresas del sector cubren sus necesidades con soluciones verticales o desarrollos a medida.

La práctica siempre encuentra maneras de burlar a la teoría y hoy podemos encontrar empresas que trabajan con muchos sistemas integrados y son competitivas. ¿Cómo?  Porque son capaces de sacar el trabajo adelante e incluso de llegar más lejos de lo que sería capaz un sistema estándar. Esto es algo perfectamente lógico.

Las limitaciones de las soluciones ERP

Se pueden resumir en un breve y conciso refrán: “Quien mucho abarca, poco aprieta”. Cuando queremos meter tantas cosas en un mismo sistema perdemos foco y concreción. Por necesidades de cohesión y simplicidad muchas cosas tendrán que adaptarse para que la aplicación sea gobernable, tenga una interfaz de usuario uniforme y un modelo de datos y procesos unificado.

El diseñar, desarrollar y mantener aplicaciones tan complejas que abarcan una problemática tan variada es una tarea titánica. Esto aun a costa de hacer sacrificios en muchas aéreas en pos de la solución global.  Si no utilizamos elementos comunes de interfaz gráfica, encabezados, herramientas de consulta y manipulación de datos, acabaremos creando un leviatán que acabará por devorar al equipo de desarrolladores más expertos.

El tener un sistema único que integre todas necesidades de aplicaciones  de gestión tiene enormes ventajas.  Pero también tiene sus inconvenientes. Lo importante es que tanto si optamos por otra opción debemos de conocer las limitaciones de cada una y así podremos tomar medidas evitarlas o paliarlas.

 

Un modelo compartido de datos

Cuando hablamos de integrar aplicaciones necesitamos además un modelo de datos compartido. Este es un esquema básico de definición y establecimiento del origen de los datos utilizados entre aplicaciones. La información tiene un carácter simbólico y representativo, esto es especialmente aplicable  a la información contenida en los sistemas informáticos. Cuando un cliente nos paga 1000€, no los guardamos en nuestros sistema. Cuando trabajamos con sistemas transaccionales esta información ha de compadecerse con la realidad, si además estamos integrando varias soluciones es todavía más importante que cuando estas comparten información,  los datos compartidos tengan una integridad, una misma definición y un origen único.

Para que los algoritmos de aplicaciones distintas puedan trabajar con coherencia sobre unos mismos conjuntos de datos es necesario establecer un lenguaje común, definir que es cada dato, que tipo información contiene y en caso de ser modificado como ha de ser actualizado en el resto de sistemas.

Lo más importante es especificar el origen los datos. Este tiene que ser único, por ejemplo una tabla concreta de una determinada base de datos.

Para que en caso de que haya disonancias en datos duplicados siempre prevalezca la versión del origen datos. Luego hay que definir conceptualmente cada elemento dentro de la estructura de de datos. Por ejemplo los clientes, esto puede parecer a priori algo banal o teórico, pero es realmente importante.

A mayor cantidad de integraciones mayor complejidad

Por muy buen diseño estructural que hayamos realizado conforme vaya aumentando la cantidad y el nivel de integración entre nuestras soluciones los problemas irán aumentando. A medida que las integraciones entran en producción van surgiendo problemas de integridad y nuevos casos de uso que difícilmente hubiéramos podido contemplar durante la fase de diseño.

Por ello es muy importante tener bajo control y el número de integraciones y sobre intentar que estas se realicen mediante un canal único. Es decir que las integraciones se realicen en esquemas de 1 a uno. Y que no haya ninguna aplicación que esté cambiando un mismo dato en más de una aplicación.

La era dorada para la integración

En los últimos años hemos asistido a un verdadero apogeo de las integraciones. El fenómeno de las  API´s y Web Services ha facilitado mucho las labores de integración, especialmente al haberse asumido unos estándares de facto y a que la experiencia ha permitido mejorar el enfoque con el que se plantean este tipo de proyectos.

Algunos ejemplos como la simplificación del formato de intercambio de datos que ha supuesto el JSON frente al HTML han facilitado enormemente las labores de integración a los desarrolladores, sin que ello suponga ningún avance tecnológico. Sino simplemente un nuevo planteamiento en la forma de hacer las cosas, gracias a la experiencia adquirida.

Sin duda alguna los estándares web han contribuido enormemente a hacer más fácil y sostenible la integración entre aplicaciones. Esperamos que está contribución se mantenga en el futuro y siga ayudándonos a lograr un mundo más integrado.

Los puestos IT del futuro (II): roles al alza

profesiones_it_con_mas_futuro

 

¿Qué nos deparará el mañana? Difícil de ver el futuro es, siempre en movimiento está… Si bien es cierto que durante los últimos años estamos viendo ciertas tendencias, que han sido sostenidas, lo que nos permite aventurar algunos puestos que seguro que van a tener una importante demanda durante los próximos años.

Perfiles al alta:

Desarrollador web: Hace algunos años  el presidente de Google España dijo que la web estaba muerta, está claro que se equivocó. Cada día ofrece más signos de vitalidad. PHP, Javascript, SQL, HTML, DART  y alguna otro más son las principales tecnologías que se piden para cualquier desarrollador web. Incluso el conocimiento de frameworks y librerias bien establecidas como WordPress, Druppal, three.js, d3.js.  Hay que tener en cuenta que con la incorporación de nuevos estándares como WebGl que permiten a los navegadores utilizar la capacidad de cálculo de las tarjetas de video, las aplicaciones web va a entrar en una nueva era que les permitirá combinar la potencia de las soluciones de escritorio con interconectividad de los protocolos web.

Aquí tenemos distinguir claramente entre Backend y Frontend Developers. Los primeros muy centrados en el lado del servidor, ofreciendo los datos que necesita la aplicación para cada solicitud http, y los segundos muy centrados en el navegador, interfaz de usuario, diseño, funcionalidad etc… Aunque tampoco es raro encontrar programadores con amplios conocimientos en ambos campos.

Para los FrontEnd muchas veces es recomendable tener unos mínimos conocimientos de diseño y maquetación.

Data Scientist: Un data scientist es la evolución de un analista de negocio. Generalmente no son Ingenieros IT. Suelen ser personas especializadas en un campo determinado: economistas, sociólogos o marketeros que tienen fuertes conocimientos en IT y estadística.

Han de ser capaces de extraer valor de los datos, detectando tendencias y patrones. En cierta manera tienen que ser mitad analistas y mitad artistas. La principal diferencia entre un Data Scientist y un analista de negocio, es que los últimos suelen depender de pocas fuentes, como por ejemplo la BD de un ERP. Los Data Scientist han de ser capaces de combinar múltiples y dispares bases de datos de una forma que permita obtener conclusiones verificables capaces de guiar la estrategia empresarial. En definitiva han de ser capaces de extraer el significado de los datos.  Y a ser posible construir modelos que permitan construir estrategias de mercado sólidas.

Devigner/desveloper: Dentro al área de desarrollo web existe una nueva profesión. Los Devigners, mitad Front End Developers y mitad Diseñadores. Pueden haber evolucionado desde cualquiera de ambas ramas; el diseño o la informática. Si bien necesita tener sólidos conocimientos de ambos especialmente de HTML5, CSS3 y Javascript. En Javascript se valora muy positivamente el manejo de librerías comunes en diseño web actual como jQuery o Modernizer.

En cuanto al diseño gráfico el manejo de las suite CS de Adobe (Phothoshop, Illustrator y las herramientas más especificas del diseño web: Muse, Score, Dreamweaver).  También es cierto que los gráficos vectoriales tienen cada vez más importancia en el diseño web, por lo cual conocimientos sólidos de SVG, el estándar web de los gráficos vectoriales, pueden ser muy positivos

Debido a la evolución de la web como un medio mucho más dinámico también es recomendable que tenga conocimientos de la parte del diseño gráfico relativa a la animación y gráficos en movimiento o “Motion Design” debido a que el uso de pequeñas animaciones se han constituido como un elemento importante en diseño web.

Programación visual: El desarrollo de las herramientas visuales de programación, especialmente los editores de nodos permite que ya no sea necesario el escribir ni una sola línea de código para desarrollar aplicaciones o escribir programas. Esto unido a las capacidades de los editores de Interfaces de Usuario nos permite el desarrollar y entregar aplicaciones de negocio en múltiples dispositivos en un tiempo record.

Si además añadimos la notable popularidad de las plataformas de desarrollo que consiguen reunir en un entorno integrado todos los aspectos necesarios para la creación de aplicaciones: herramientas de desarrollo, de diseño de interfaces, abstracción de fuentes de datos, tenemos una nueva forma de crear y entregar software.  Una nueva eclosión del desarrollo a medida, reduciendo los riesgos asociados al mantenimiento de este tipo de aplicaciones y con un nivel menor de conocimientos técnicos.

Con este tipo de herramientas el desarrollo de soluciones se convierte más que nunca en una cuestión de encontrar soluciones ingeniosas y no tanto un problema de conocer las especificaciones de un determinado lenguaje de programación  o sistema operativo.

 Scripter: Las aplicaciones complejas utilizadas por las infinidad de empresas e instituciones ofrecen cada vez más posibilidades de personalización mediante el uso de lenguajes de script que nos permiten mediante el uso de una API provista por el fabricante y de un entorno seguro de ejecución,  la capacidad de modificar el funcionamiento, usabilidad e incluso de añadir nueva funcionalidad a los paquetes establecidos.

Realmente la profesión de scripter tiene varias décadas.  Es un trabajo bastante común en los estudios de animación y efectos visuales. Donde muchas veces se tienen que forzar el software hasta un punto extremo para conseguir el resultado deseado. Conscientes de esta situación los fabricantes han ido mejorando las capacidades de adaptación de sus soluciones mediante scripting.

En el mundo de las aplicaciones de gestión  los fabricantes también han seguido esta tendencia, permitiendo un nivel de adaptación que posibilita cambiar totalmente el funcionamiento y la lógica de negocio de la solución e incluso añadir nuevas funcionalidad o módulos. Hasta tal punto que muchos partners y clientes lanzan soluciones verticales adaptadas a un sector específico.

Especialista en APIS

Las API´s son librerías de funciones y métodos de una aplicación externa que pueden ser utilizados por otros programas. Aunque para mucha gente esto tal vez no tenga ningún sentido el hecho es que las API´s están muy presentes en nuestra vida: cada vez que abrimos una página web y vemos insertado un Tweetline o  un mapa de Google Maps.

Básicamente nos permiten dotar a nuestra soluciones de funcionalidad muy avanzada y compleja desarrollado por terceros que nos dejan o alquilan utilizar sus librerías e infraestructura.

El ejemplo más obvio de la utilidad de las API´s es sin duda la incrustación de mapas. Sin ese tipo de servicios cualquier aplicación que quiera ofrecer este tipo de servicios, como por ejemplo una web de búsqueda de hoteles en la que se da al cliente la opción de comprobar la ubicación del hotel seleccionado. Tendría que desarrollar desde cero toda esa funcionalidad, almacenando todos los datos de cartografía, desarrollando un sistema de navegación fluido a través de los mapas y métodos de señalización de las ubicaciones. En definitiva una tarea ingente que puede desbordar a cualquiera y que no merece la pena realizar si podemos aprovecharnos del trabajo hecho por otros.

Aunque las API´s nos pueden ahorrar mucho trabajo y abrir nuevas posibilidades,  también requieren invertir un esfuerzo previo en conocerlas. Si vamos a utilizar una API simplemente para añadir una funcionalidad específica a una aplicación. Tal vez no merezca la pena todo el esfuerzo que conlleva aprender a manejar una API compleja como puede ser la de Google Maps y es mejor contratar a un especialista.

En fin esto ha sido todo. Una de cal y otra de arena. Esperamos que haya sido una lectura interesante. Estamos siempre abiertos a vuestras dudas y sugerencias.

¿Cómo sacar partido al Cloud en mi empresa?

Para poder obtener un beneficio de real de la migración a plataformas Cloud en su empresa, lo primero y más importante es tener una idea clara de cuáles son los costes actuales en cuanto a equipos informáticos, infraestructuras, software, soporte y mantenimiento se refiere. Si queremos realizar un cambio exitoso es necesario tener en cuenta la amortización de las inversiones en curso.

Si por ejemplo su empresa renovó hace poco todos los equipos, comprando licencias perpetuas de Windows, Office o instaló hace poco un ERP adquiriendo servidores, licencias y servicios difícilmente podrá sacar partido de un cambio de paradigma, si esto implica tener que desaprovechar todas las inversiones en curso.

No obstante no todas ventajas de la adopción del Cloud se basan en una cuestión de dinero efectivo sobre el coste actual. También hay que tener en cuenta la flexibilidad que nos ofrece este modelo, a la hora de poder adaptar los costes operativos de nuestra empresa a la realidad de cada momento. Esto no solamente mejorará nuestra capacidad de respuesta ante aumentos o disminuciones en la demanda, también nos ayudará a mejorar las posibilidades de supervivencia de nuestra empresa, reduciendo nuestra exposición a las malas  decisiones de inversión.

Si una empresa hace un importante desembolso en un nuevo Centro de Datos y un ERP de Tier 1 con importante coste en número determinado de licencias y luego sufre un importante descenso en ventas, que le obliga a rehacer su estructura, puede tener un problema grave. Se encontrará con una potente inversión de la cual difícilmente podrá sacar partido. En cambio con un modelo Cloud, tendrá garantizado que sus costes operativos siempre se adapten a las necesidades de cada momento.

Al final lo que estamos debatiendo aquí es un medio de alquiler frente a propiedad. En general el mundo empresarial la tendencia es potenciar el primero frente a la propiedad. Sólo hay que ver el claro ejemplo de cómo la mayoría de los grandes bancos se han deshecho de la propiedad de gran parte de los espacios que ocupan.

 

Ahorrando en equipos e infraestructuras

La parte más obvia de ahorro que se le viene a  la cabeza  es el ahorro en servidores. Dependiendo del tamaño de la empresa este puede ser un buen pico.  En instalaciones de un sistema ERP por ejemplo que requiera un servidor propio, lo cual es necesario en la mayoría de los casos cuando hablamos de empresas de un cierto tamaño, suele representar entre un 20% del presupuesto. Con sus costes de luz, ventilación, espacio y mantenimiento.  Está claro que si optamos en modelo Cloud estos costes desaparecen.  ¿Pero son estos lo únicos costes que podemos reducir?

Si atendemos a los equipos portátiles y de sobremesa que se utilizan hoy en las empresas veremos con facilidad que la mayoría de ellos están sobredimensionados. Es decir salvo honrosas excepciones en los que se utilizan programas de escritorio que demandan altos niveles de recursos computacionales o incluso hardware especial como tarjetas de video. En el resto de las ocasiones los equipos son utilizados para tareas básicas de ofimática y como mero cliente de sistemas centralizados.

Y es ahí donde surgen las oportunidades. Si su empresa está totalmente inmersa en una arquitectura Cloud o 100% web. Puede tener un ahorro importante en equipos mediante la adquisición de dispositivos con Chrome OS. Este sistema operativo de Google hecho para trabajar en la web funciona sobre equipos muy ligeros de hardware, poca RAM, casi nada de disco duro. Pero más que suficiente para la mayoría de usuarios. Son rápidos y fáciles de manejar. Se actualizan de manera automática, con el consiguiente ahorro en mantenimiento de equipos. Incluyen software para realizar de manera gratuita muchas de las tareas más comunes: textos, hojas de cálculo, presentaciones, incluso videoconferencias. Tal vez no estén al  nivel de la última versión de Microsoft Office pero ofrecen una calidad mucho más que suficiente para la mayoría de los usuarios.

Ahorrando en software mediante el Cloud

Está es sin duda la parte más compleja. Si bien los ahorros en vil metal se pueden presentar de manera clara en cuanto al software la cosa puede ser más compleja de determinar,  aunque a priori pueda parecer igual de sencillo.

Lo primero que  tenemos que tener en cuenta es el coste de transición. Cuando cambiamos de un ordenador viejo a uno nuevo podemos recuperar fácilmente nuestro nivel previo de productividad en cuestión de horas o días. Pero cuando hablamos del uso de aplicaciones empresariales complejas, es otra historia. Especialmente cuando hablamos de usuarios con un alto nivel de eficiencia que conocen a la perfección el software y sus atajos y que llevan años trabajando con la misma herramienta. El conseguir que vuelvan a rendir al mismo nivel es cuestión de dinero y tiempo. Recursos en formación y un periodo de adaptación con menor rendimiento.

No obstante si tenemos en cuenta las mejoras en usabilidad que se han dado en los últimos años en todo tipo de aplicaciones. Ciertamente esta brecha se puede ver reducir. Especialmente cuando hablamos aplicaciones web. Que comparten por lo general unos estándares básicos de navegación e interfaz gráfica comunes.

En cuanto al coste de suscripción, que sustituye al coste de adquisición, mantenimiento y actualización, cabe duda que las barreras de entrada son siempre menores. Ya que un pago mensual de cuota frente a un desembolso importante inicial viene a significar una financiación de facto.

La duda que surge a muchas empresas es si a la larga sale rentable el modelo de suscripción. Bueno para esto siempre hay que echar números. Lo que está claro que un modelo por suscripción es más fácil que el número de licencias en uso sea siempre el justo que necesitamos.

En un modelo Cloud las aplicaciones son auto actualizables, lo que nos permite disponer siempre de la última versión con todas la mejoras incorporadas.

 

Resumiendo si una empresa quiere aprovechar al máximo su migración a entornos cloud, tiene que tener en cuenta los ciclos de amortización, estar abierta a nuevas posibilidades y sobre todo. Adoptar un modelo u otro de pleno. Quedarse a medio camino puede genera costes innecesarios. Gracias por vuestra atención.

Oracle lanza el ERP Cloud: una solución completa en la nube

la_nube_oracle

 

Con el ERP Cloud Oracle revoluciona el concepto de aplicaciones de gestión llevándolo más allá de la nube. Con módulos que pueden funcionar como aplicaciones totalmente independientes. Permitiendo que las empresas por fin puedan disponer de soluciones de gestión totalmente a su medida.

Desde hace tiempo veníamos observando desde este blog que el mercado de software se hallaba en cierta manera estancado. Durante la última década fenómenos como la computación en la nube y la movilidad han causado un tremendo impacto en la industria del software en prácticamente todos sus campos de aplicación.

Pero hasta ahora existían muchos interrogantes acerca de como todos esos avances podían ser implementados en el campo de las aplicaciones de gestión. Por fin un fabricante ha conseguido salvar todos estos obstáculos, ofreciendo un modelo de desarrollo capaz de afrontar todos esos retos abriendo una brecha que promete cambiar totalmente la manera en que vamos a gestionar nuestras empresas.

La funcionalidad como base

Durante los últimos años, bien sea por desarrollo o por adquisición, Oracle ha conseguido aglutinar bajo su marca un catálogo sin parangón de soluciones empresariales que cubren prácticamente cualquier aspecto de la gestión de una empresa tanto a nivel de funcional como de escala. En un catálogo tan extenso es lógico que muchas aplicaciones ofrezcan una funcionalidad solapada.

Para crear las nuevas soluciones Cloud, Oracle ha optado por una estrategia sencilla pero audaz. Tomar como base para cada área funcional la aplicación  líder en su segmento para ese área. Así por ejemplo se ha tomado E-Business Suite como base para el desarrollo de toda el área financiera o JD Edwards EntepriseOne para la gestión de la cadena de suministro.

Un sistema de acceso universal

Cuando hablamos de Cloud, estamos hablando también de aplicaciones web. Pero esta vez Oracle ha querido ir un paso más allá. Con la accesibilidad desde cualquier dispositivo en mente, Oracle ha creado una infraestructura que permite acceder a ERP Cloud desde Tablets y Smartphones, teniendo en cuenta las características de cada dispositivo y adaptando los formatos para que los usuarios disfruten de una experiencia de uso acorde a las posibilidades de cada aparato.

En el caso de los Smartphone se ha creado toda una gama de apps orientadas a roles de usuario. Que permiten realizar de manera sencilla y rápida multitud de tareas, tales como consultar pedidos pendientes, rellenar órdenes de mantenimiento y un largo  etc. Todo esto evita a los usuarios tener que estar frente a un ordenador de sobremesa, cada vez que necesitan interactuar con el sistema. Esto abre nuevas posibilidades de movilidad para las empresas. Algunas como las obtenidas por los empleados de mantenimiento o ventas  son evidentes. Pero no solamente los puestos con mayores requerimientos de movilidad pueden beneficiarse.

El social media aplicado a la empresa

Durante años el concepto de redes sociales y trabajo ha estado asociado al escaqueo. Oracle ha conseguido convertir la vibrante interactividad de las redes sociales en algo productivo para la empresa. Mediante un intuitivo sistema, la colaboración entre empleados se vuelve mucho más dinámica, sin tener que salir del ERP, quedando un registro de conversaciones, anotaciones  y comentarios.  Esto evita innecesarias reuniones y llamadas de teléfono permitiendo un trabajo más fluido y dinámico.

Inteligencia de negocios integrada a todos los niveles

En Oracle ERP Cloud, la información y la acción van de la mano. En cualquier momento y a cualquier nivel, desde la alta dirección hasta el personal en primera línea de batalla. Todos disponen de la capacidad de configurar, crear, guardar y compartir informes y alertas que hagan más fácil su trabajo. Especialmente en cuanto a la toma decisiones se refiere.

Una experiencia de usuario enriquecida

Manejar un ERP no es tarea fácil. Para que al menos no sea tan difícil, Oracle ha diseñado una experiencia de usuario, muy intuitiva, basada en dos premisas: simplificación y apoyo al usuario. Permitiendo también altísimos niveles de personalización para que cada empleado se sienta lo más cómodo posible trabajando con el sistema.

Esperamos que estas pinceladas os hayan ayudado un poco a comprender mejor en qué consiste el ERP Cloud de Oracle.

¿El final de los ERP verticales?

ERP verticalesDurante los últimos diez años ha habido una proliferación de las aplicaciones orientadas a las actividades de un sector productivo determinado conocidas como software vertical. Todo parece indicar que este modelo  de negocio ha sufrido un agotamiento y que estamos asistiendo al comienzo de su declive.

Los orígenes del ERP vertical

El auge de las soluciones verticales tiene su origen en un momento en el que el ERP no era un producto totalmente maduro. Muchas suites carecían de funcionalidad específica para cubrir las necesidades de  algunos sectores, por lo que tenían que ser evolucionadas mediante desarrollos adicionales o integrados con terceras aplicaciones.  La falta de madurez tecnológica y de experiencia por parte de fabricantes y partners hacía mucho más caro este tipo de adaptaciones que siempre acababan constituyendo una parte sustancial del coste final de un proyecto.

Fue entonces cuando algunos integradores conscientes de las similitudes en los procesos por parte de empresas que operan en  un mismo sector cambiaron el panorama. Vieron que gran parte del trabajo realizado, especialmente los desarrollos y el conocimiento adquirido en organización de proyectos, podía ser reutilizado para reducir no solamente el coste de implantación sino también la duración de los proyectos.

Durante años este modelo fue un auténtico éxito. La cantidad de verticales que se desarrollaban para cada solución crecía como la espuma. Esto permitió a los principales fabricantes arañar una cuota de mercado importante a los fabricantes de aplicaciones sectoriales, en su mayor parte pequeñas empresas con un alcance local.

Las causas del declive

Como todo modelo de negocio, en las causas de su auge estaban implícitas las de su futuro declive. Por un lado la dinámica competitiva ha ido empujando a los fabricantes  a incorporar con cada nueva versión cada vez más y mejor funcionalidad.  Dejando menos margen a los partners para desarrollar soluciones con funcionalidad diferenciada.

Por otro lado, al aumentar la funcionalidad estándar, la personalización de aplicaciones comenzó a depender cada vez más parametrizaciones que de desarrollos. Esta situación siempre es preferible ya que aporta una mayor estabilidad al sistema y lo hace más fácil de evolucionar y mantener.

En cierta manera los fabricantes crecieron a costa de su propios partners que hacían soluciones verticales al igual que antaño lo hicieron a costa de los pequeños fabricantes locales. No es solamente que el modelo de soluciones verticales haya perdido parte de su sentido original, sino que además, poco a poco,  su alcance potencial se ha ido limitando cada vez más.

Efectos colaterales y dinámicas complejas

Como hemos apuntado en artículos anteriores, la apertura de los mercados y la tecnología han producido grandes cambios en la forma de hacer negocios en todos los sectores.

Siendo los ERP´s  los sistemas de información y gestión con más peso en las empresas, el desarrollo y evolución de estos tiene un impacto más profundo si cabe que otras tecnologías.  Este impacto llega a ser tal que en algunos casos estos cambios también llegan a verse en la dinámica de los mismos negocios.

Antes apuntábamos las soluciones verticales ha tenido un efecto positivo al reducir los costes de adquisición de un ERP para un gran número de empresas. Por otro lado su proliferación ha empobrecido el panorama competitivo de muchos sectores.

Bajo el argumento de incorporar las mejores prácticas los procesos de negocio se han uniformado en muchos sectores, provocando una homogenización de la oferta y una menor diferenciación entre competidores. Limitando la capacidad de las empresas de evolucionar sus modelos de negocio y haciendo a la postre del precio en el único factor clave en la toma de decisiones de los clientes.

Un futuro mucho más abierto

Los grandes fabricantes han optado por ofrecer una potente funcionalidad de serie junto con entornos de desarrollo controlado que permiten a las empresas realizar modificaciones y añadidos de una forma segura sin que esto afecte a la estabilidad, evolución y mantenimiento del sistema.

Otra tendencia creciente es la de convertir al ERP en una plataforma de desarrolla con una funcionalidad base e importante libertad para desarrollar y la posibilidad de adquirir funcionalidad más avanzado en formato tipo plugin en tiendas online.

En cualquier caso todo parece indicar que el futuro será mucho más abierto y que las empresas tendrán cada vez mejores opciones para crear y evolucionar modelos de negocio únicos capaces de responder  mejor a las demandas de sus clientes.

Desarrollando nuestro modelo de negocio con JD Edwards

modelo_jd_edwardsIII

JD Edwards ofrece un enorme potencial a todas las empresas conscientes de la importancia de su modelo de negocio. Los dos principales puntos fuertes de JD Edwards son su funcionalidad y flexibilidad.

Los más de 70 módulos que componen la solución original desarrollada por el fabricante, ofrecen una vastísima funcionalidad que permite cubrir la casuística funcional de casi cualquier negocio o grupo empresarial.

Por si fuera poco, todos estos módulos trabajan perfectamente integrados y su grado de parametrización es altísimo. Este permite obtener una solución totalmente adaptada a las necesidades de nuestra empresa sin tener que incluir en costosos desarrollos que a medio y largo plazo suponen un lastre para la evolución, mantenimiento y mejora del sistema.

Con la flexibilidad de JD Edwards su empresa podrá disponer de las ventajas de una solución a medida con la garantía de una solución estable y soportada por uno de los fabricantes más reputados del sector.

Integración con otros sistemas

JD Edwards EntepriseOne goza de una arquitectura tipo SOA que facilita su integración con otras aplicaciones. Su estructura en dos capas, tecnología y aplicaciones, le permite funcionar sobre diversas plataformas, bases de datos, de forma independiente.

Son muchas las aplicaciones de la familia Oracle que disponen de integraciones preconstruidas para JD Edwards, facilitando todavía más la extensión de su funcionalidad. Pero gracias a la arquitectura SOA resulta mucho más fácil integrar JD Edwards con cualquier otro tipo de sistema, no sólo los de Oracle.

Esto permite a su empresa alcanzar las más altas cotas de automatización y eficiencia en cuanto gestión administrativa de la empresa se refiere. Evitará duplicidades de datos y conseguirá que todos los sistemas funcionen como un todo.

Una plataforma web garantía de flexibilidad

Hace más de 15 años JD Edwards hizo una apuesta arriesgada, ofrecer un ERP totalmente funcional en versión web. A pesar de las profundas críticas recibidas, principalmente por parte de los competidores, los años y la evolución tecnológica han demostrada que la apuesta fue totalmente acertada. De hecho, muchos de los críticos a este modelo de aplicación han acabado copiando este planteamiento para sus propias soluciones.

Al ser una aplicación 100% web, permite que los usuarios puedan conectarse a ella desde cualquier lugar y equipo, con total seguridad para su empresa. Este reduce enormemente el coste de expansión y de mantenimiento de la solución. Da igual que los usuarios trabajen, con un Mac, Windows, Internet Explorer o Mozilla. Que estén en la empresa o en su casa o viajando, el sistema siempre va estar disponible cuando lo necesiten.

Al no necesitar ningún tipo de instalación en los equipos de los usuarios, se reducen de manera importante los costes de mantenimiento y despliegue.

 

ERP y modelo de negocio

En un entorno en el que han caído gran parte de las barreras geográficas y culturales, el modelo de negocio de una empresa es crucial. Sólo un buen modelo de negocio nos permite  generar valor para nuestros clientes de una forma sostenible.

Este define la esencia profunda de lo que realmente es y hace nuestra empresa, más allá de vender un tipo de producto u ofrecer un determinado servicio. Los restaurantes con dos estrellas Michelin y las cadenas de comida rápida  ofrecen básicamente el mismo servicio, pero de una forma totalmente distinta. Es ahí donde está la clave, en el cómo se hace y no en el que se hace.

Empresas que ofrecen productos  que a priori no tienen nada que ver, pueden tener un modelo de negocio totalmente diferente, como en el caso de los productos de lujo, ya sean coches, joyas o vestidos de alta costura. Podríamos caer en la tentación de asociar el modelo de negocio a los distintos segmentos de mercado. Aunque esta podría ser una buena aproximación, la realidad es un poco más compleja

El modelo de negocio se compone de un conjunto de procesos, normas, pautas, convenciones y consensos   que permiten poner en práctica la visión de la empresa sobre un determinado negocio. Nótese que esta siempre hablando de elementos intangibles. No son directamente observables pero sin ellos la empresa no sería nada.  Son en cierta manera el alma de la empresa.

Pero esto sólo es una parte de la ecuación. Para poder convertir nuestro modelo de negocio en un sistema real capaz de dar respuesta a los deseos de nuestros clientes debemos de contar con una infraestructura adecuada que lo soporte. Cuando hablamos de infraestructura no solamente nos estamos refiriendo a edificios, vehículos y activos fijos. También estamos hablando recursos humanos, estructura legal, recursos financieros y por supuesto sistema de información y gestión. Un sistema formal que tiene que contar con un soporte documental o transaccional. Lo que en definitiva viene a hacer un ERP.

Los sistemas de gestión juegan un papel fundamental a la hora de desplegar nuestro modelo de negocio y han de formar una capa inmediatamente superior a la definición del mismo. Vienen a ser la tela invisible que une todos los recursos y que determina las relaciones que se dan entre ellos. Transforma un modelo de negocio en algo más detallado, con unidades de negocio, departamentos, instalaciones, cuentas, almacenes, depósitos, planes de fabricación, presupuesto de tesorería,  entradas, salidas, recursos  y un  largo etc… Todo ello con relaciones y jerarquias bien definidas y estructuradas.

De la capacidad y flexibilidad de nuestros sistemas dependerá en gran medida las posibilidades reales de desarrollo de nuestro modelo de negocio tal y como hayamos planteado y su posterior adaptación a las contingencias que tiene que afrontar cualquier empresa.

infografia_modelo_negocio

El ERP y el modelo de negocio

Existen dos maneras principales de confrontar nuestro ERP o sistema de gestión con nuestro modelo de negocio. La primera, más frecuente de lo que nos gustaría consiste en adaptar la empresa a una solución vertical prediseñada según los requisitos de otra empresa para la que fue concebida la solución, todo bajo el pretexto de ahorrar algunos euros en el corto plazo.

En la gran mayoría de las ocasiones las empresas que se dejan arrastrar por esta opción, suelen cometer un grave error. A menos claro está que su máxima expectativa sea una supervivencia precaria que les conduzca a una muerte lenta.

A nivel particular la empresa diluye su propia identidad asumiendo la forma de trabajar de otra empresa que aunque esté en un mismo sector puede tener un modelo de negocio totalmente diferente. En segundo lugar, la extensión de este tipo soluciones tiende a empobrecer la oferta homogeneizándola y haciendo más difícil distinguir a los competidores. Lo que se acaba convirtiendo en una guerra de precios. Hasta que llega un competidor con un planteamiento más audaz que pone patas arriba el mercado.

El camino más audaz

Existe una segunda vía que consiste en utilizar el software como herramienta para desarrollar nuestra visión y hacer realidad nuestro modelo de negocio. Es un camino tal vez más difícil, pero es nuestra única opción para poder forjar ventajas competitivas que sean sostenibles con el tiempo.

Para ello siempre es mejor contar con soluciones con una amplia funcionalidad que nos permitan configurar la solución en base a nuestras necesidades reduciendo al mínimo la necesidad de desarrollos a medida.

Este es un aspecto crucial ya que a la larga los desarrollos a medida harán más difícil la evolución de nuestro sistema conforme cambien los mercados o planteamientos empresariales  o simplemente haya un cambio tecnológico.

El impacto de la movilidad en la empresa

Los dispositivos móviles han venido transformando nuestras nuestras vidas en los últimos veinte años. Simplemente con echar un vistazo a nuestro alrededor en cualquier transporte púbico, es fácil comprobar como muchos pasajeros están utilizando sus smartphones y tablets. Como toda tecnología tienes sus defectos y virtudes, sus oportunidades y amenazas.  Lo que es sin duda claro es que las posibilidades que tenemos hoy en día de comunicarnos, compartir contenidos, buscar información y guardarla en forma de texto, imágenes o vídeo no tiene parangón con nada que el ser humano haya conocido hasta la fecha. La sencilla posibilidad de poder filmar cualquier cosa que veamos y tener la posibilidad de compartirla con más de 1.000 millones de personas (otras cosa bien distinta es que alguien esté interesado en verlo) es sencillamente algo maravilloso que en poco tiempo hemos asimilado como algo absolutamente normal.

El mundo de la empresa parece ir todavía un paso por detrás en la aplicación de estas tecnologías. Salvo tímidas incursiones como la Blackberry que pretendió vanamente auparse como la plataforma móvil de las empresas. Las grandes empresas del sector como Apple o Google han dado en cierta manera la espalda al mundo corporativo. A pesar de que muchos empleados disponen de un smartphones de empresa, este es simplemente utilizado como herramienta de comunicación al uso. La integración de la tecnología móvil con los sistemas de gestión de la empresa sigue siendo una tarea pendiente para la mayoría de empresas y fabricantes de software.

movilidad_empresa

Tímidas y pequeñas incursiones

En algunos sectores como el de la logística, la distribución y otros donde la movilidad de los trabajadores es un factor crucial se han hecho algunas aportaciones. Casi siempre desarrollando sistemas paralelos para tareas concretas como reparto de bultos que luego eran integrados por distintos métodos con el ERP. Estas aplicaciones han logrado ganar importantes mejoras en eficiencia y servicio ofrecido a los clientes. Pero incluso en estos casos el impacto que ha tenido la tecnología móvil en la empresa es tímido.

Lo que se ha hecho hasta ahora es utilizar una tecnología nueva para optimizar una antigua forma de trabajar. El verdadero impacto vienen cuando cambiamos nuestra forma de trabajar gracias a las posibilidades que nos ofrece una nueva tecnología. Algo similar a lo que paso con la aplicación de los frigoríficos y congeladores a la pesca, que posibilitaron la pesca de altura durante periodos más largos de tiempo.

El paradigma del escritorio y la nueva empresa: más ligera, menos física

Una de las reglas no escritas en las empresas de nuestro tiempo es que al igual que en la escuela, cada trabajador tiene su mesa o pupitre, ese es espacio. En los tiempos de la máquina de escribir y la correspondencia, tenía mucho sentido tener a todo el mundo cerca, pero hoy en día esa estructura organizativa solo es justificable cuando permite una mayor generación de valor. Debajo de la persistencia de estas estructuras, subyace un cierto afán de control y poder sobre los empleados  que a larga puede convertirse en dardo mortal para la empresa.

Para los comerciales la mayor parte del tiempo en la oficina consiste en rellenar partes y contestar a correos, cuestiones todas que hoy en día puede hacer al vuelo con su móvil. Los desplazamientos a la oficina, procastinar en youtube y las reuniones perfactamente evitables, no solamente son pérdidas de tiempo, también son distracciones que alejan al comercial de su principal foco.

Muchos comerciales piensan que el tiempo que pasan en la oficina frente a su ordenador es tiempo perdido, que les aleja de la acción, de su verdadera función: vender. Los clientes casi siempre están fuera de nuestra oficina y es ahí, con ellos, donde nuestros comerciales deberían estar.

Pero este principio no vale solamente para los comerciales: transportistas, técnicos de servicio postventa, repartidores y otra cantidad de roles deberían estar siempre en el campo de batalla. Incluso un presidente es mucho útil campando por el mundo que en su propio despacho.

Un nuevo canal de comunicación con los clientes

Aunque muchas empresas han comprendido ya el potencial de las redes sociales y otros elementos asociados a la nueva era tecnológica para crear canales de comunicación con nuestros clientes. Nos encontramos también con que estas nuevas metodologías no están prácticamente integradas con los sistemas actuales de gestión de la empresa y más concretamente con el ERP. Hasta ahora la labor de los comunity managers y las apps corporativas son ramitas sueltas que no están integradas en el tronco principal.

No nos engañemos, cualquier empresa puede sacar capaz de sacar partido a la nueva situación desde las pequeñas hasta las más grandes. Sin ir más lejos hace unos días obtuve de un taller de mi barrio un presupuesto para arreglar un bollo en la puerta de mi coche. Les mandé una foto a través de whatsapp y en quince minutos tuve una cifra del coste del arreglo y el tiempo que les llevaría arreglarlo. Sin tener que desplazarme.

Todavía es pronto para saber cuál será el impacto en los negocios de una nueva tecnología en ciernes que sólo ahora está comenzando a asentarse. Pero lo que es cierto es que a día de hoy son muchas las cosas que podemos a hacer gracias a ella para mejorar nuestra empresa.

La formación, factor clave de un proyecto ERP

La implantación de un sistema ERP tiene dos caras, una técnica y tecnológica y otra humana. Es imposible pretender el cambio de un sistema que da soporte a la práctica totalidad de las operaciones de la empresa no tenga ningún impacto en las personas que la integran. No solamente tienen un impacto a nivel de individuo, sino que también puede llegar alterar los departamentos y grupos de poder dentro de la empresa y los equilibrios que entre ellos se establece.

Y esta es la clave del asunto, que hemos repetido en otras ocasiones. Da igual que  compremos el mejor software del mundo (si es que alguno de recibir es título), que la implantación haya sido perfecta, ajustándose totalmente a un concienzudo documento de requerimientos del sistema. Si no conseguimos que la gente aprenda a utilizar la herramienta de la manera más productiva posible. Y no sólo eso, también es necesario que tengan una actitud positiva hacia el proyecto y la herramienta. Y para eso es necesario hacer un proyecto enfocado a las personas, en el que la formación juegue un papel fundamental.

Una industria centrada en las herramientas

La industria del software empresarial y todo su aparato circundante, principalmente las empresas de consultoría y servicios asociados tiene una fijación con la herramienta, debido a las estructuras de mercado y a la alta inversión requerida para poder crear una solución o prestar un conjunto de servicios solventes alrededor de la misma.

El caso es la herramienta es importante, pero más importante todavía es el uso y el dominio que se tiene de ella. El hábito no hace al monje, ni al artista ni al empresario. Vemos continuamente ejemplos de grandes obras de arte creadas sobre una taza de café, o con arena de playa creadas con herramienta rudimentarias. Así mismo grandes empresas han sido creadas en garajes.

Imagen1

Está claro que no es posible edificar el Vaticano con un cubo de arena y unas palas y  que no se puede gestionar la General Motors con una libreta y un boli. Pero eso sí siempre hará más un equipo preparado con libreta y boli que no un equipo incapaz con el ERP más potente del mundo.

Puntos clave para una formación exitosa

Los puntos clave para que la formación nos permita rentabilizar al máximo nuestra inversión en cualquier sistema de gestión son los siguientes:

  1. Generar ilusión en el usuario acerca del impacto positivo que tendrá la herramienta en su
  2. Capacitar al personal para que pueda realizar su trabajo. Haciendo hincapié en las diferencias con el anterior sistema y especialmente en las modificaciones a nivel de proceso que se hayan planteado.
  3. Transferir conocimiento a nivel de usuario que permita manejar la herramienta con más fluidez y soltura: navegación general, atajos, trucos, menús rápidos.
  4. Incluir ejercicios prácticos guiados.