Archivo de la etiqueta: sistemas de información

Grandes mentiras tecnológicas(I): El volumen de información crece de forma exponencial

Esta es una de las grandes mentiras que podemos leer negro sobre blanco casi a diario y que se origina en la confusión habida entre datos e información. Según Wikipedia, que tampoco podemos considerar como un parangón de fidelidad, información es:un conjunto organizado datos procesados, que constituyen un mensaje que cambia el estado de conocimiento del sujeto o sistema que recibe dicho mensaje”.

La caída en los costes de almacenamiento, el abaratamiento de los procesadores y su consecuente difusión ha provocado que cada vez almacenemos más datos. Parece ser que la cosa no va a detenerse aquí y probablemente los tecnólogos de Silycon Valley no estarán contentos hasta que la plancha de casa almacene al menos un Terabyte de datos diario. Pero detrás de todo esto subyace algunas preguntas: ¿Cuántos de estos datos tienen algún valor? ¿Somos capaces de aprovecharlos? ¿Tendré que vaciar de datos la plancha para que no funcione a trompicones?

El sentido común sugiere que a mayor volumen de datos más conocimiento, pero como casi siempre se equivoca. En la mayoría de los casos la realidad funciona justo al revés. Por muchos petabytes, zetabytes y trilobites que seamos capaces empacar en nuestros smartphones, a menos que estos sean capaces de cambiar nuestro estado de consciencia nunca serán información. Y aún existe otro factor de fondo mucho más inquietante, la información puede tener efectos perniciosos, haciéndonos creer cosas que no son ciertas e incluso perjudiciales para nosotros.

La cuestión de fondo es que no existe ninguna correlación entre el volumen de datos y el volumen de información. El primer conjunto depende de la capacidad de nuestros cacharros y sistemas de registro de generar y capturar datos, el segundo depende de nuestra capacidad para interpretar nuestro torrente de información sensorial.

El verdadero volumen de datos y su verdadero valor

Aquí aparece el problema de la redundancia. Hace años yo tenía todos mis correos almacenados en mi ordenador, que a su vez también estaban almacenados en el servidor de la. Hoy en día también utilizo mi teléfono y el navegador web. Por tanto, tenemos la misma información repetida en varios dispositivos. Esto se agrava más todavía con el uso de correos masivos prácticamente idénticos y que a su vez son almacenados por cada usuario en sus respectivos dispositivos.

También hay que tener en cuenta que muchos contenidos que se producen son refritos sin sustancia de otros. Este hecho no es nuevo. Los medios tradicionales también lo han estado haciendo al hacerse eco de noticias de agencias que son repetidas con pocas modificaciones por parte de un gran número de medios. ¿Qué valor tiene toda esa información?  La verdad es que muy poco y a veces incluso negativo. En general se asume el principio de que no hay información mala y que todo depende de lo que seamos capaces de hacer con ella. Alguien avispado y con suficientes recursos podría ser capaz de extraer algo de valor de todo ese sin sentido, pero precisamente es ahí donde reside la verdadera raíz del problema.

La cuestión de la atención, cada vez más tontos

Un apóstol de los datos nos dirá que cualquier dato es útil sólo tenemos que encontrar la forma de extraerle valor. Sin entrar a discutir este punto que me parece totalmente falso, sólo apuntaré dos cuestiones que suelen ser pasadas por alto por los tecnólogos, debido a su arbitrariedad y alto componente abstracto, lo cual impide que sean contenidas en algoritmos, pero no por ello son menos trascendentales: el coste de oportunidad y escasez de recursos, concretamente de la escasez del recurso más preciado: la atención. Porque cuando prestamos atención a una cosa no prestamos atención a otra y puede que eso que ignoramos sea a la postre más interesante.

La tecnología contrariamente a lo que pensamos tiende a hacernos más inútiles. Es mucho mayor la destreza y atención que necesitaba un cazador del periodo lítico para obtener alimentos que a la de agricultor de la edad de bronce. A su vez un comprador de supermercado necesita todavía menos habilidades. Desde que la revolución mecánica se impuso la necesidad de fuerza ha sido cada vez menor, hasta el punto de tener que hacer ejercicio para no acabar convertidos en bolas de sebo. Desde que el uso de calculadoras y ordenadores se ha generalizado nuestra capacidad de cálculo mental se ha visto mermada.  Numerosos estudios apuntan a que Internet ha tenido un efecto parecido en nuestra capacidad de concentración y síntesis. A todo esto, se une el problema de la sobre estimulación. En una sociedad con un altísimo nivel de estímulos e información disponible resulta cada vez más difícil extraer algo de valor porque hay que escarbar cada vez más para separar el grano de la paja. Estudios conductuales llevados a cabo en el campo de la psicología sugieren que, a partir de un cierto nivel, cuanta más información tenemos peor decidimos. Lo cual explica como un taxista puede elegir mejores valores de inversión que un gestor de fondos.

El desarrollo de tecnologías como el Big Data y el Machine Learning no son más que la consecuencia inevitable de todos estos problemas planteados. Los sistemas tradicionales de gestión de información se han mostrado incapaces de procesar y aprovechar todo este maremágnum de datos que generamos cada día. Si las empresas hoy en día quieren evitar ahogarse en este mar datos o lo que es peor que les arrase como un tsunami deberían comenzar a plantearse el cambiar su forma de gestionar la información.

En este sentido las empresas deben incorporar sistemas cada vez más “inteligentes” no solamente capaces de procesar y estructurar toda la información, sino que además deben poder tomar decisiones en base a los datos obtenidos. Esta es la única forma posible de contar cada vez con más y mejor información además de trabajar y mejorar nuestra capacidad de información y atención.

Soluciones de control de las condiciones bancarias

Una buena gestión de la tesorería en una empresa es sinónimo de éxito.

El control de los flujos de caja y de las cuentas bancarias debe ser primordial para evitar problemas como la falta de liquidez o el exceso de tesorería; sobra destacar que ninguna de las situaciones son, para nada, recomendables.

Para ello, existen herramientas que mejoran la comunicación de las empresas con los bancos haciendo posible un control exhaustivo y dinámico de los cobros y pagos registrados en las diferentes cuentas, oficinas y entidades, así como de la evolución de los productos financieros donde las empresas tengan invertido el dinero o vayan a invertirlo.

Hasta este punto muchas de las soluciones del mercado cumplen, mejor o peor, estas premisas, pero el control de la tesorería no sólo finaliza aquí. Un control y una gestión de los movimientos de las cuentas es necesario, , pero también es necesario el control de las propias cuentas y bancos.

Las condiciones que la empresa firma con un banco al crear las cuentas pueden variar a lo largo del tiempo, incluso sin previo aviso. Un control de estas condiciones favorece sobremanera a la empresa, sabiendo en todo momento qué entidad o entidades con las que trabaja le ofrece mejores condiciones o cuál las ha modificado beneficiando o perjudicándola.

Esto se traduce en una gestión dinámica y eficiente de la tesorería y de los productos bancarios, ya que en última instancia permite a la empresa ahorrar dinero y evitar conflictos con las propias entidades.

En este sentido, Sage XRT aúna estas (y más) características que le otorgan las propiedades de una herramienta potente, flexible y tremendamente dinámica a la hora de gestionar y controlar la tesorería de su empresa y la comunicación bancaria.

Wearables: bienvenidos a la era post-pc

cabecera_wearables

A día de hoy utilizamos dispositivos electrónicos para casi todas las tareas que desarrollamos diariamente: el ordenador para trabajar, el móvil para comunicarnos, robots de cocina, aspiradoras autónomas, sistemas de navegación en los coches, videoconsolas para nuestro tiempo de ocio, etc.

La informática ha cambiado completamente nuestra manera de trabajar, empezando por los ordenadores, que ayudaron a ahorrar ingentes cantidades de papel en informes impresos y tiempo de trabajo invertido en el análisis de datos, y siguiendo por los dispositivos móviles, que nos permitieron trasladar dichos ordenadores a cualquier lugar.

El último horizonte tecnológico alcanzado ha sido la era “post-pc”, donde los ordenadores tal y como los conocemos han sido reemplazados en muchos puestos de trabajo por los dispositivos móviles, como los smartphones y las tablets, y recientemente, por los wearables o dispositivos portátiles.

Estos últimos están experimentando un alto crecimiento en cuanto a su uso en el entorno empresarial debido a su manejo intuitivo y, en muchas ocasiones, sin necesidad de usar las manos. Esta característica les otorga una ventaja sustancial respecto a los que están sustituyendo, dado que los dispositivos móviles necesitan una interacción manual para poder ser utilizados.

Los dispositivos portátiles asimismo recopilan datos de diversas fuentes que son, bien almacenados local o remotamente, o bien enviados a otros dispositivos para analizarlos para conseguir información relevante tanto de los procesos que ha realizado el trabajador, información sobre el propio trabajador e información sobre aspectos relevantes a la empresa.

Estos dispositivos son los encargados de recoger los datos, pero no son los encargados de procesar la información que éstos les brindan, necesitan algo más. Éstos necesitan comunicarse con los sistemas informáticos empresariales, como JD Edwards, mediante aplicaciones diseñadas específicamente para ellos.

Estas aplicaciones deben ser intuitivas y sencillas de manejar, a fin de cumplir el objetivo original de los dispositivos: facilitar de la manera más cómoda posible el trabajo al usuario, utilizándolos mediante interacciones manuales rápidas y sencillas o mediante comandos de voz.

Además el interfaz de usuario debe ser acorde al dispositivo empleado, así como su display, de manera que la información solicitada se pueda ver rápidamente y el operario pueda obtener la ayuda que necesite y seguir con su trabajo aumentando así su productividad y, por ende, la eficiencia de la propia empresa.

Los más empleados a día de hoy son los relojes (smartwatches), pulseras y gafas inteligentes (smartglasses). Éstos se emplean tanto en el mundo empresarial como de manera privada por los consumidores, dado que son dispositivos asequibles para este consumidor privado. No obstante, existen otros como anillos, prendas y brazaletes inteligentes que ya pueden adquirirse pero que se encuentran en las primeras fases de desarrollo y todavía no han alcanzado todo su potencial.

Los dispositivos mencionados tienen multitud de aplicaciones en las empresas dado que aumentan la productividad del trabajador al mismo tiempo que aumentan la de la empresa. Además, ésta última, consigue información en tiempo real sobre sus procesos y sus trabajadores, que puede utilizar en beneficio propio mejorando la eficiencia en sus procesos y la calidad del trabajo de sus empleados.

A día de hoy, los sectores que más utilizan esta tecnología son los sectores de logística, fabricación/manufactura y la venta al por menor. Estos dispositivos son muy utilizados en las tareas de almacén (picking, organización, inventario, etc.), donde los trabajadores, empleando en este ejemplo las gafas inteligentes, pueden conocer qué artículos y qué cantidad de los mismos son necesarios, dónde están localizados e ir escaneando dichos artículos y sus embalajes a medida que los van recogiendo y empaquetando, completando las tareas encomendadas y sin perder tiempo en utilizar una pistola de escaneo de códigos de barras y una lista, en pda/tablet o papel, de artículos y tareas por completar/recoger.

Estos dispositivos también son interesantes para la formación de los empleados, dado que gracias a la realidad aumentada, los equipos de trabajo del sector de la manufactura por ejemplo, pueden ver rápidamente las piezas o elementos que van a fabricar en el siguiente lote y ser formados mediante esta tecnología de manera mucho más rápida. Asimismo, de manera previa a la formación, el equipo de diseño puede utilizar la combinación de gafas y brazalete inteligentes para diseñar en 3D las nuevas piezas o elementos que posteriormente se fabricarán de una manera más dinámica y visual que en un dibujo en dos dimensiones.

A modo de conclusión, destacaría que la mayoría de estos dispositivos se encuentran en fases muy tempranas de desarrollo y que además algunos conservan una dependencia directa con los dispositivos móviles (smartwatches y smartphones en este caso) que les restan independencia, así que todavía tardarán algún tiempo en alcanzar todo su potencial, tanto en el uso privado como en el uso empresarial, llegando incluso a sustituir a los móviles y tablets en más de una ocasión.

Por ello, estar informado de estos avances tecnológicos podrá marcar la diferencia en un futuro no muy lejano entre su empresa y su competencia en el grado que esté también preparado para adoptar estas innovaciones, mediante la elección de un ERP integrable con esta tecnología, por ejemplo.

Control de la tesorería en la empresa: Sage XRT Treasury

shutterstock_77387857La prioridad de cualquier empresa es centrarse en las actividades que generen un mayor valor tanto para sus clientes como par sí mismas. No obstante, debe dedicar también un número de horas concretas a tareas administrativas que, en principio, no generan valor pero sí son necesarias para un correcto funcionamiento de la empresa.

Es en este punto donde las empresas encuentran dificultades para equilibrar el tiempo dedicado a ambas actividades. Estas tareas administrativas suelen ser tediosas y necesitar bastantes personas realizándolas de manera exclusiva, requiriendo recursos que se podrían derivar para realizar otras acciones. Por lo tanto, toda ayuda en esta área es bienvenida.

Para agilizar estos trámites las empresas cuentan con diferentes herramientas para tener al día su contabilidad, desde las clásicas hojas Excel, a los módulos contables de sus sistemas ERP.

Por lo general, uno de estos dos sistemas, o la conjunción de ambos, suele funcionar bien. Pero a medida que la empresa crece, bien sea en número de clientes, número de cuentas o número de bancos, entre otros aspectos, estos sistemas no suelen cubrir todas las necesidades existentes o no hacerlo a la velocidad que se precisa.

Para ello, existen herramientas potentes y sólidas, como Sage XRT Treasury,  que solucionan todos estos problemas y se integran a la perfección con los sistemas ERP implantados en la empresa.

Esta herramienta proporciona un control total sobre la tesorería y sus efectos en la contabilidad de la empresa, reduciendo los costes financieros y mejorando los flujos de caja entre otras ventajas.

Entre ellas cabe destacar la coordinación bancaria que ofrece, permitiendo comparar el estado de cuentas de todos los bancos con que los que se trabaje con la tesorería de la empresa, conciliando los asientos contables con los movimientos de las cuentas de los bancos. Un control sobre la contabilidad de la empresa, en coordinación con los bancos con los que trabaja la misma, ayuda a tomar las decisiones de tesorería y financiación más acertadas y ahorrar importantes cantidades de dinero.

Además de la conciliación bancaria facilita la previsión y el control de la tesorería. La herramienta permite realizar previsiones sobre la tesorería y controlarlas mediante presupuestos y gestionarlos para controlar la financiación. Se incluyen también una completa gestión de los tiempos de pagos y cobros de clientes y proveedores, del efectivo y la liquidez y de los riesgos financieros que se puedan producir.

Asimismo, permite la comprobación automática de las condiciones bancarias, automatizando alertas y el envío de cartas de reclamación en el caso de que éstas cambien sin previo aviso. En suma, la herramienta analiza aspectos como los costes, la situación o las condiciones que la empresa tiene con cada banco para poder controlar y gestionar la financiación y las cuentas que tiene con cada entidad.

Todas estas características son gestionadas mediante un cuadro de mando integral que recoge toda la información recopilada por la herramienta desde el ERP, o la fuente que el usuario estime oportuno, para que toda la información pueda ser analizada de un solo vistazo, pudiendo después acudir al lugar donde desee el usuario o desglosar los datos mediante los menús desplegables e hipervínculos del propio cuadro.

La herramienta también permite exportar la información a documentos de diferentes formatos (Excel, pdf…) a fin de facilitar el trabajo al usuario en el caso de que se encuentre más cómodo en algunos de estos entornos.

A esto hay que añadir que Sage XRT Treasury se ofrece tanto en formato on-premise como en formato cloud, lo que permite a la empresa escoger qué formato le es más beneficioso y emplear la propia herramienta de la manera que le resulte más cómoda.

Todas estas características y ventajas hacen de Sage XRT Treasury una herramienta potente, versátil y única que puede ayudar a su empresa a solucionar sus problemas contables y de tesorería, permitiéndole ahorrar costes, mejorando sus flujos de caja y tomando las decisiones adecuadas en el momento idóneo.

Para más información acerca de Sage XRT Treasury consulta nuestra página del producto.

¿Qué es la transformación digital?

trasnsformacion_digitalLa transformación digital es el nuevo término de moda en el ámbito empresarial. Todo el mundo habla de ella, aunque pocos parecen tener una idea clara de lo que significa, más allá de subir fotos a  Facebook o jugar a algún juego en nuestro smartphone. Parece un contrasentido que en 2016 estemos hablando de la transformación digital, ¿acaso todavía alguien utiliza dispositivos analógicos?¿Cuántos faxes ha puesto usted en los últimos años?  Desde finales de los años 70 el uso de dispositivos digitales ha ido en aumento y su aplicación ha sido casi universal, desde relojes de pulsera hasta ordenadores, pasando por coches, electrodomésticos, ascensores y un largo etc..

Tal vez esta sea la razón principal de la confusión entorno a un fenómeno que por otra parte es absolutamente real,  el término que ha sido escogido para definirlo es confuso. En España existe la costumbre de traducir literalmente casi todos los términos acuñados en Silicon Valley, lo que lleva a no pocas confusiones. Muchas de esta pseudotraducciones no solamente suenan extrañas, además suelen estar gramaticalmente mal construidas y casi siempre se corresponden  con palabras y  expresiones ya existentes en el idioma castellano. Generalmente se opta por emplear el término anglosajón, con lo que no solamente se evita el tedioso esfuerzo de tener que pensar, sino que además se dota de un cierto de aire de misticismo a la “cosa”, que según la creencia popular ayuda a venderla.

En el caso de la transformación digital el término ya venía viciado de fuera. La transformación digital no es más que  el paraguas bajo el que se ha agrupado una serie de aplicaciones tecnológicas basadas en el desarrollo de las redes y protocolos de comunicación además del refinamiento del software y su aplicación en nuevos campos como la comunicación social o el intercambio de información entre dispositivos. Muchas de estas tecnologías y aplicaciones existen desde hace décadas, pero debido a razones de coste y a la falta de  madurez y refinamiento en su uso, eran de difícil aplicación a nivel general en el mundo de la empresa.

La miniaturización y bajo precio de los procesadores, la universalización de las redes de comunicación  y sobre todo la experiencia adquirida durante décadas de desarrollo de soluciones electrónica y de software,  ha permitido que las tecnologías digitales generen nuevos modelos de negocio y paradigmas organizativos que están desplazando todo lo que hemos conocido durante el siglo XX y parte del XIX. Si bien la transición del carbón a la electricidad supuso un gran salto conocido como segunda revolución industrial, estamos convencidos de que el paso del papel al bit supondrá un cambio todavía mayor.

Aparte de este sustrato tecnológico común, las tecnologías y procedimientos englobados en la transformación digital en principio no guardan ninguna relación entre sí, salvo una concurrencia en el tiempo y en el espacio. Son la consecuencia de la aplicación de una misma tecnología en distintos ámbitos, pero al igual que muchos sectores que pueden utilizar una misma tecnología como el motor de explosión o el bombeo hidraúlico, su naturaleza intrínseca es absolutamente distinta. Este es sin duda el factor clave de la transformación digital.

Al ser la información un elemento tan único y diferente para cada sector y cada empresa, no existe una única transformación digital, cada sector y más concretamente cada empresa tiene que definir la suya propia. Este es un proceso complejo en el que la empresa tiene  que tener claramente identificado cual es el valor que aporta a sus clientes, como lo está haciendo y de qué formas puede mejorar ese aporte mediante la aplicación de las nuevas tecnologías a sus procesos.

Esa es sin duda la gran clave para afrontar la transformación digital, no se trata sólo de comprar software, smartphones o de interconectar los dispositivos de la empresa con las aplicaciones de negocio. Se trata más bien de alcanzar una comprensión profunda de nuestro modelo de negocio para poder redefinirlo y adaptarlo a los nuevas tiempos que traen la innovación tecnológica.

Oracle Planning and Budgeting Cloud Service

imagen_pbcsLa planificación financiera y la realización de presupuestos pasan a formar parte de la nube agilizando ambos procesos y mejorando el reporting, ofreciendo a las empresas nuevas ventajas en la gestión del control presupuestario.

Oracle Planning and Budgeting Cloud Service (PBCS) ofrece a las empresas las herramientas necesarias para llevar a cabo los procesos de planificación financiera y presupuestación mediante servicios on-cloud, es decir, disponibles desde cualquier dispositivo que posea acceso a internet desde cualquier parte del mundo.

La principal ventaja que ofrece la solución cloud para la empresa es su rápida implantación, ya que no es necesaria una inversión en IT y su fiabilidad y rendimiento han sido probadas anteriormente con Hyperion Planning Application, recogiendo toda su funcionalidad. Destaca la flexibilidad en el despliegue de la solución en la organización ya que la solución se adapta al negocio y no al revés.

Oracle PBCS evita las mega-hojas de Excel, solucionando el problema de la compatibilidad de versiones y el gigantesco volumen de correos electrónicos que se da al actualizar el presupuesto por parte de cada filial o departamento. Además evita la consolidación errónea de datos al contar con un repositorio centralizado construido sobre una base de datos centralizada.

Oracle PBCS mejora también el reporting de la organización, permitiendo al usuario poder jugar con los datos y cambiarlos por divisa, por organización o por departamento de manera fácil e intuitiva, además de poder integrarlos en los informes de Microsoft Word o Powerpoint para una mayor personalización de los mismos.

Oracle PBCS permite el empleo de Excel como marco de trabajo mediante el Smart View, posibilitando al usuario modificar e introducir datos desde la solución directamente, o desde MS-office a fin de hacer más cómodo su trabajo.

A continuación os dejamos un vídeo resumen en inglés de la solución. Si quiere ampliar la información no dude en visitar la sección de la solución en nuestra página web o ponerse en contacto con nosotros.

 

 

Golive lanza la Guía con para el comprador de soluciones ERP

guia_compradore_erp3

El proceso de selección, adquisición e implantación de un ERP es uno de los más complejos que puede afrontar una empresa a lo largo de su existencia. Rara vez habrá un proyecto que involucre de forma tan directa a tantos departamentos y personas de la organización, además de sus implicaciones indirectas para clientes y proveedores.

Según los datos que hemos ido recopilando la duración media de  un ERP viene a ser de unos diez años, con cambios de versión cada 3 o 5 años. Lógicamente estas cifras varían mucho dependiendo del tipo de empresa y software utilizado. Existen muchas empresas que disponen actualmente de ERP´s con más de 15 o 20 años.  Por tanto es muy raro encontrar personal en los departamentos de IT con experiencia en este tipo proyectos. Máxime cuando la implantación siempre suele ser llevada por una consultora externa e incluso muchas veces  se utiliza el apoyo de consultoras también para la selección del producto. No es descabellado decir que generalmente el cambio de ERP es algo que se hace una vez en la vida. De hecho hoy en día los ERP son más duraderos que los matrimonios.

El proceso de incorporación de un ERP por otro lado tiene un importante componente de análisis  empresarial y de gestión, tanto de procesos como de proyecto. La parte  tecnológica aunque importante, no tiene más importancia que cuestiones como el análisis de negocio, la integración en el plan estratégico y la gestión del cambio. De hecho es muy  recomendable no sólo disponer de habilidades de gestión para afrontar este tipo de proyectos sino además tener conocimientos específicos sobre el desarrollo de los mismos.

Este tipo de cuestiones suelen estar más asociados al ámbito de la consultoría que al del conocimiento tecnológico y de la lógica de negocio interno que suelen tener personal de IT de las propias compañías.  Con el fin de intentar suplir esta carencia hemos creado esta guía, haciendo un compendio de todo el conocimiento y las experiencias adquiridas a fuerza de haber participado en muchos proyectos de este tipo. Este ha sido un proceso sumamente didáctico al habernos dado la oportunidad de reconsiderar toda nuestra experiencia.

Ponemos por tanto esta guía a vuestra disposición, con las esperanza de poder escuchar vuestra opinión y seguir aprendiendo para así poder seguir mejorándola en la medida de lo posible. Para acceder a ella sólo tenéis que seguir este enlace y rellenar un breve formulario.

Integración entre soluciones empresariales

La integración entre sistemas de software siempre ha sido un tema complejo. Hasta el punto que a veces es más difícil integrar dos aplicaciones que desarrollar una aplicación.  De hecho la principal idea que sustenta aplicaciones integradas de gestión o ERP, es la complejidad de integrar múltiples sistemas, frente a tener toda la funcionalidad integrada en un sólo paquete.

Las razones son varias, un mismo sistema generalmente tiene en la gran mayoría de los casos, unas necesidades de plataforma tecnológica y software de terceros mucho más sencillas y coherentes. Es por definición menos complejo de mantener, gestionar, aprender y evolucionar. Por eso durante los últimos 30 años, la industria del software corporativo ha tendido hacia suites ERP que intentaban cubrir al máximo número posible de necesidades de una empresa. Aunque como todo siempre ha habido excepciones.

Por un lado han proliferado las soluciones sectoriales que lejos de ser un ERP estándar, incorporaban en mayor o menor grado funcionalidad específica del sector al que se dirigían.  Durante muchos han tenido (y siguen teniendo) muy buena acogida, especialmente en sectores que se salen un poco del modelo de negocio más estándar de fabricación, distribución y venta de productos. En sectores como el transporte, la cría de animales, los seguros, la banca y un largo etc. Las soluciones estándar lo han tenido más difícil y gran parte de las empresas del sector cubren sus necesidades con soluciones verticales o desarrollos a medida.

La práctica siempre encuentra maneras de burlar a la teoría y hoy podemos encontrar empresas que trabajan con muchos sistemas integrados y son competitivas. ¿Cómo?  Porque son capaces de sacar el trabajo adelante e incluso de llegar más lejos de lo que sería capaz un sistema estándar. Esto es algo perfectamente lógico.

Las limitaciones de las soluciones ERP

Se pueden resumir en un breve y conciso refrán: “Quien mucho abarca, poco aprieta”. Cuando queremos meter tantas cosas en un mismo sistema perdemos foco y concreción. Por necesidades de cohesión y simplicidad muchas cosas tendrán que adaptarse para que la aplicación sea gobernable, tenga una interfaz de usuario uniforme y un modelo de datos y procesos unificado.

El diseñar, desarrollar y mantener aplicaciones tan complejas que abarcan una problemática tan variada es una tarea titánica. Esto aun a costa de hacer sacrificios en muchas aéreas en pos de la solución global.  Si no utilizamos elementos comunes de interfaz gráfica, encabezados, herramientas de consulta y manipulación de datos, acabaremos creando un leviatán que acabará por devorar al equipo de desarrolladores más expertos.

El tener un sistema único que integre todas necesidades de aplicaciones  de gestión tiene enormes ventajas.  Pero también tiene sus inconvenientes. Lo importante es que tanto si optamos por otra opción debemos de conocer las limitaciones de cada una y así podremos tomar medidas evitarlas o paliarlas.

 

Un modelo compartido de datos

Cuando hablamos de integrar aplicaciones necesitamos además un modelo de datos compartido. Este es un esquema básico de definición y establecimiento del origen de los datos utilizados entre aplicaciones. La información tiene un carácter simbólico y representativo, esto es especialmente aplicable  a la información contenida en los sistemas informáticos. Cuando un cliente nos paga 1000€, no los guardamos en nuestros sistema. Cuando trabajamos con sistemas transaccionales esta información ha de compadecerse con la realidad, si además estamos integrando varias soluciones es todavía más importante que cuando estas comparten información,  los datos compartidos tengan una integridad, una misma definición y un origen único.

Para que los algoritmos de aplicaciones distintas puedan trabajar con coherencia sobre unos mismos conjuntos de datos es necesario establecer un lenguaje común, definir que es cada dato, que tipo información contiene y en caso de ser modificado como ha de ser actualizado en el resto de sistemas.

Lo más importante es especificar el origen los datos. Este tiene que ser único, por ejemplo una tabla concreta de una determinada base de datos.

Para que en caso de que haya disonancias en datos duplicados siempre prevalezca la versión del origen datos. Luego hay que definir conceptualmente cada elemento dentro de la estructura de de datos. Por ejemplo los clientes, esto puede parecer a priori algo banal o teórico, pero es realmente importante.

A mayor cantidad de integraciones mayor complejidad

Por muy buen diseño estructural que hayamos realizado conforme vaya aumentando la cantidad y el nivel de integración entre nuestras soluciones los problemas irán aumentando. A medida que las integraciones entran en producción van surgiendo problemas de integridad y nuevos casos de uso que difícilmente hubiéramos podido contemplar durante la fase de diseño.

Por ello es muy importante tener bajo control y el número de integraciones y sobre intentar que estas se realicen mediante un canal único. Es decir que las integraciones se realicen en esquemas de 1 a uno. Y que no haya ninguna aplicación que esté cambiando un mismo dato en más de una aplicación.

La era dorada para la integración

En los últimos años hemos asistido a un verdadero apogeo de las integraciones. El fenómeno de las  API´s y Web Services ha facilitado mucho las labores de integración, especialmente al haberse asumido unos estándares de facto y a que la experiencia ha permitido mejorar el enfoque con el que se plantean este tipo de proyectos.

Algunos ejemplos como la simplificación del formato de intercambio de datos que ha supuesto el JSON frente al HTML han facilitado enormemente las labores de integración a los desarrolladores, sin que ello suponga ningún avance tecnológico. Sino simplemente un nuevo planteamiento en la forma de hacer las cosas, gracias a la experiencia adquirida.

Sin duda alguna los estándares web han contribuido enormemente a hacer más fácil y sostenible la integración entre aplicaciones. Esperamos que está contribución se mantenga en el futuro y siga ayudándonos a lograr un mundo más integrado.

Los puestos IT del futuro (II): roles al alza

profesiones_it_con_mas_futuro

 

¿Qué nos deparará el mañana? Difícil de ver el futuro es, siempre en movimiento está… Si bien es cierto que durante los últimos años estamos viendo ciertas tendencias, que han sido sostenidas, lo que nos permite aventurar algunos puestos que seguro que van a tener una importante demanda durante los próximos años.

Perfiles al alta:

Desarrollador web: Hace algunos años  el presidente de Google España dijo que la web estaba muerta, está claro que se equivocó. Cada día ofrece más signos de vitalidad. PHP, Javascript, SQL, HTML, DART  y alguna otro más son las principales tecnologías que se piden para cualquier desarrollador web. Incluso el conocimiento de frameworks y librerias bien establecidas como WordPress, Druppal, three.js, d3.js.  Hay que tener en cuenta que con la incorporación de nuevos estándares como WebGl que permiten a los navegadores utilizar la capacidad de cálculo de las tarjetas de video, las aplicaciones web va a entrar en una nueva era que les permitirá combinar la potencia de las soluciones de escritorio con interconectividad de los protocolos web.

Aquí tenemos distinguir claramente entre Backend y Frontend Developers. Los primeros muy centrados en el lado del servidor, ofreciendo los datos que necesita la aplicación para cada solicitud http, y los segundos muy centrados en el navegador, interfaz de usuario, diseño, funcionalidad etc… Aunque tampoco es raro encontrar programadores con amplios conocimientos en ambos campos.

Para los FrontEnd muchas veces es recomendable tener unos mínimos conocimientos de diseño y maquetación.

Data Scientist: Un data scientist es la evolución de un analista de negocio. Generalmente no son Ingenieros IT. Suelen ser personas especializadas en un campo determinado: economistas, sociólogos o marketeros que tienen fuertes conocimientos en IT y estadística.

Han de ser capaces de extraer valor de los datos, detectando tendencias y patrones. En cierta manera tienen que ser mitad analistas y mitad artistas. La principal diferencia entre un Data Scientist y un analista de negocio, es que los últimos suelen depender de pocas fuentes, como por ejemplo la BD de un ERP. Los Data Scientist han de ser capaces de combinar múltiples y dispares bases de datos de una forma que permita obtener conclusiones verificables capaces de guiar la estrategia empresarial. En definitiva han de ser capaces de extraer el significado de los datos.  Y a ser posible construir modelos que permitan construir estrategias de mercado sólidas.

Devigner/desveloper: Dentro al área de desarrollo web existe una nueva profesión. Los Devigners, mitad Front End Developers y mitad Diseñadores. Pueden haber evolucionado desde cualquiera de ambas ramas; el diseño o la informática. Si bien necesita tener sólidos conocimientos de ambos especialmente de HTML5, CSS3 y Javascript. En Javascript se valora muy positivamente el manejo de librerías comunes en diseño web actual como jQuery o Modernizer.

En cuanto al diseño gráfico el manejo de las suite CS de Adobe (Phothoshop, Illustrator y las herramientas más especificas del diseño web: Muse, Score, Dreamweaver).  También es cierto que los gráficos vectoriales tienen cada vez más importancia en el diseño web, por lo cual conocimientos sólidos de SVG, el estándar web de los gráficos vectoriales, pueden ser muy positivos

Debido a la evolución de la web como un medio mucho más dinámico también es recomendable que tenga conocimientos de la parte del diseño gráfico relativa a la animación y gráficos en movimiento o “Motion Design” debido a que el uso de pequeñas animaciones se han constituido como un elemento importante en diseño web.

Programación visual: El desarrollo de las herramientas visuales de programación, especialmente los editores de nodos permite que ya no sea necesario el escribir ni una sola línea de código para desarrollar aplicaciones o escribir programas. Esto unido a las capacidades de los editores de Interfaces de Usuario nos permite el desarrollar y entregar aplicaciones de negocio en múltiples dispositivos en un tiempo record.

Si además añadimos la notable popularidad de las plataformas de desarrollo que consiguen reunir en un entorno integrado todos los aspectos necesarios para la creación de aplicaciones: herramientas de desarrollo, de diseño de interfaces, abstracción de fuentes de datos, tenemos una nueva forma de crear y entregar software.  Una nueva eclosión del desarrollo a medida, reduciendo los riesgos asociados al mantenimiento de este tipo de aplicaciones y con un nivel menor de conocimientos técnicos.

Con este tipo de herramientas el desarrollo de soluciones se convierte más que nunca en una cuestión de encontrar soluciones ingeniosas y no tanto un problema de conocer las especificaciones de un determinado lenguaje de programación  o sistema operativo.

 Scripter: Las aplicaciones complejas utilizadas por las infinidad de empresas e instituciones ofrecen cada vez más posibilidades de personalización mediante el uso de lenguajes de script que nos permiten mediante el uso de una API provista por el fabricante y de un entorno seguro de ejecución,  la capacidad de modificar el funcionamiento, usabilidad e incluso de añadir nueva funcionalidad a los paquetes establecidos.

Realmente la profesión de scripter tiene varias décadas.  Es un trabajo bastante común en los estudios de animación y efectos visuales. Donde muchas veces se tienen que forzar el software hasta un punto extremo para conseguir el resultado deseado. Conscientes de esta situación los fabricantes han ido mejorando las capacidades de adaptación de sus soluciones mediante scripting.

En el mundo de las aplicaciones de gestión  los fabricantes también han seguido esta tendencia, permitiendo un nivel de adaptación que posibilita cambiar totalmente el funcionamiento y la lógica de negocio de la solución e incluso añadir nuevas funcionalidad o módulos. Hasta tal punto que muchos partners y clientes lanzan soluciones verticales adaptadas a un sector específico.

Especialista en APIS

Las API´s son librerías de funciones y métodos de una aplicación externa que pueden ser utilizados por otros programas. Aunque para mucha gente esto tal vez no tenga ningún sentido el hecho es que las API´s están muy presentes en nuestra vida: cada vez que abrimos una página web y vemos insertado un Tweetline o  un mapa de Google Maps.

Básicamente nos permiten dotar a nuestra soluciones de funcionalidad muy avanzada y compleja desarrollado por terceros que nos dejan o alquilan utilizar sus librerías e infraestructura.

El ejemplo más obvio de la utilidad de las API´s es sin duda la incrustación de mapas. Sin ese tipo de servicios cualquier aplicación que quiera ofrecer este tipo de servicios, como por ejemplo una web de búsqueda de hoteles en la que se da al cliente la opción de comprobar la ubicación del hotel seleccionado. Tendría que desarrollar desde cero toda esa funcionalidad, almacenando todos los datos de cartografía, desarrollando un sistema de navegación fluido a través de los mapas y métodos de señalización de las ubicaciones. En definitiva una tarea ingente que puede desbordar a cualquiera y que no merece la pena realizar si podemos aprovecharnos del trabajo hecho por otros.

Aunque las API´s nos pueden ahorrar mucho trabajo y abrir nuevas posibilidades,  también requieren invertir un esfuerzo previo en conocerlas. Si vamos a utilizar una API simplemente para añadir una funcionalidad específica a una aplicación. Tal vez no merezca la pena todo el esfuerzo que conlleva aprender a manejar una API compleja como puede ser la de Google Maps y es mejor contratar a un especialista.

En fin esto ha sido todo. Una de cal y otra de arena. Esperamos que haya sido una lectura interesante. Estamos siempre abiertos a vuestras dudas y sugerencias.

JD Edwards EnterpriseOne: el primer ERP con movilidad totalmente integrada

Durante los últimos 3 años, JD Edwards ha venido haciendo un considerable esfuerzo por hacer de la movilidad una parte integrante de las posibilidades ofrecidas por su ERP. Todo comenzó durante los años noventa cuando JD Edwards se convirtió en el primer ERP con el que ese podía trabajar dese un navegador web. Fieles a su visión de adaptarse a los cambios que nos brinda la innovación tecnológico los de Colorado han sabido estar en a la cabeza de esta nueva revolución en la gestión empresarial.

movilidad_empresa2

El comienzo de una transición

Fue a finales de 2011 cuando JD Edwards anunció  la disponibilidad y soporte de JD Edwards en Ipad mediante navegador. El ser un ERP 100% web sin duda facilitó la tarea de adaptar JD Edwards para su visualización y trabajo sobre tabletas, ya que simplemente hubo que hacer unos pequeños ajustes en la aplicación para adaptarlo a la navegación táctil en tabletas mediante la incorporación de controles gestuales.

Esto hecho, no hizo más que poner de manifiesto hasta que punto había acertado la compañía en su estrategia.

Por aquel entonces las aplicaciones ya llevaban tiempo causando furor en  los mercados de consumo y desde Oracle se dio una importante muestra de audacia al lanzar la primera app móvil totalmente integrada con el ERP:  la de gestión de ordenes de trabajo. Esta aplicación permitía la gestión de órdenes de trabajo desde un móvil por parte de los responsables de mantenimiento de la empresa. Esta primera aplicación no se quedó en mera incursión y pronto vinieron más aplicaciones.

Extendiendo la movilidad a más áreas de la empresa

Con el lanzamiento de Oracle’s JD Edwards EnterpriseOne Mobile Requisition Self Service Approval, Oracle’s JD Edwards EnterpriseOne Mobile Purchase Order Approval y Oracle’s JD Edwards EnterpriseOne Mobile Sales Inquiry, a comienzos de 2012, JD Edwards logró mejorar la movilidad de departamentos como el de ventas y compras. Las nuevas aplicaciones permitieron a los comerciales la consulta al vuelo de todo tipo de información sobre pedidos y clientes. También se posibilitó a los  responsables de compras el aprobar las solicitudes de compra con un simplemente pulsar las pantallas de sus teléfonos móviles.

Y así hasta hasta más de 25 aplicaciones disponibles en la mayoría de los casos para tableta y para Ipad.  Las nuevas aplicaciones no sólo mejoraban la funcionalidad ofrecida a las áreas de la empresa con las que ya se estaba trabajando, sino que mejoraban la movilidad de otros departamentos permitiendo la aprobación de gastos de empleado,  consulta de inventarios, accediendo a direcciones de contacto de clientes o empleados, altas de caos servicios de postventa  e incluso ofreciendo la posibilidad de informar de accidentes laborales.

Además se dio un paso más en el soporte para tabletas con la creación de una aplicación para acceder a JD Edwards que mejoraba la experiencia de usuario de este tipo de dispositivos con una interfaz de usuarios y navegación totalmente adaptados.

El secreto de la capacidad de adaptación

La arquitectura tecnológica de JD Edwards basada en dos capas, una para tecnología y otra para aplicaciones unido a su apuesta por el SOA, son los principales pilares que han permitido a JD Edwards EnterpriseOne adelantarse a su competidores a la hora de integrar la movilidad en las soluciones ERP.

Por eso si su empresa está buscando un software capaz de adaptarse a los continuos retos a los que tienen que hacer frente las empresas con JD Edwards EnterpriseOne su empresa nunca se equivocará.

Durante los últimos 3 años, JD Edwards ha venido haciendo un considerable esfuerzo por hacer de la movilidad una parte integrante de las posibilidades ofrecidas por su ERP. Todo comenzó durante los años noventa cuando JD Edwards se convirtió en el primer ERP con el que ese podía trabajar dese un navegador web. Fieles a su visión de adaptarse a los cambios que nos brinda la innovación tecnológico los de Colorado han sabido estar en a la cabeza de esta nueva revolución en la gestión empresarial.

El comienzo de una transición

Fue a finales de 2011 cuando JD Edwards anunció  la disponibilidad y soporte de JD Edwards en Ipad mediante navegador. El ser un ERP 100% web sin duda facilitó la tarea de adaptar JD Edwards para su visualización y trabajo sobre tabletas, ya que simplemente hubo que hacer unos pequeños ajustes en la aplicación para adaptarlo a la navegación táctil en tabletas mediante la incorporación de controles gestuales.

Esto hecho, no hizo más que poner de manifiesto hasta que punto había acertado la compañía en su estrategia.

Por aquel entonces las aplicaciones ya llevaban tiempo causando furor en  los mercados de consumo y desde Oracle se dio una importante muestra de audacia al lanzar la primera app móvil totalmente integrada con el ERP:  la de gestión de ordenes de trabajo. Esta aplicación permitía la gestión de órdenes de trabajo desde un móvil por parte de los responsables de mantenimiento de la empresa. Esta primera aplicación no se quedó en mera incursión y pronto vinieron más aplicaciones.

Extendiendo la movilidad a más áreas de la empresa

Con el lanzamiento de Oracle’s JD Edwards EnterpriseOne Mobile Requisition Self Service Approval, Oracle’s JD Edwards EnterpriseOne Mobile Purchase Order Approval y Oracle’s JD Edwards EnterpriseOne Mobile Sales Inquiry, a comienzos de 2012, JD Edwards logró mejorar la movilidad de departamentos como el de ventas y compras. Las nuevas aplicaciones permitieron a los comerciales la consulta al vuelo de todo tipo de información sobre pedidos y clientes. También se posibilitó a los  responsables de compras el aprobar las solicitudes de compra con un simplemente pulsar las pantallas de sus teléfonos móviles.

Y así hasta hasta más de 25 aplicaciones disponibles en la mayoría de los casos para tableta y para Ipad.  Las nuevas aplicaciones no sólo mejoraban la funcionalidad ofrecida a las áreas de la empresa con las que ya se estaba trabajando, sino que mejoraban la movilidad de otros departamentos permitiendo la aprobación de gastos de empleado,  consulta de inventarios, accediendo a direcciones de contacto de clientes o empleados, altas de caos servicios de postventa  e incluso ofreciendo la posibilidad de informar de accidentes laborales.

Además se dio un paso más en el soporte para tabletas con la creación de una aplicación para acceder a JD Edwards que mejoraba la experiencia de usuario de este tipo de dispositivos con una interfaz de usuarios y navegación totalmente adaptados.

El secreto de la capacidad de adaptación

La arquitectura tecnológica de JD Edwards basada en dos capas, una para tecnología y otra para aplicaciones unido a su apuesta por el SOA, son los principales pilares que han permitido a JD Edwards EnterpriseOne adelantarse a su competidores a la hora de integrar la movilidad en las soluciones ERP.

Por eso si su empresa está buscando un software capaz de adaptarse a los continuos retos a los que tienen que hacer frente las empresas con JD Edwards EnterpriseOne su empresa nunca se equivocará.