Archivo de la etiqueta: humor

¿Acaso importa la coyuntura económica?

La coyuntura económica, ese impreciso y abstracto concepto que sintetiza el  estado concreto de la actividad pecuniaria en todo el planeto, está de moda.  Se ha convertido en una nueva fuerza invisible que al igual que la ira de Zeus o la gravedad, ejerce una ineludible influencia en nuestras vidas, convirtiéndonos en meras gotas de agua arrastradas por la corriente.

Hace cinco años, cuando la economía estaba mucho más enferma, nadie sabía que era la prima de riesgo. Hoy es tema de conversación hasta en panaderías y mercados. Dedicamos mucha energía mental a pensar sobre la situación económica general. Algo que puede estar bien como pasatiempo pero que carece de cualquier utilidad práctica.

La pensar sobre la economía en tiempos de crisis es una fuente inagotable de  frustración, decepción e impotencia y lo que es más importante, una pérdida  de capacidad para regir nuestro propio destino. Esa sensación de que una parte  importante de nuestro bienestar depende de cuestiones que quedan totalmente fuera de nuestro alcance no hace renunciar a ser dueños de una parte de nuestro propio destino.

Es cierto que nuestra vida se haya influida por innumerables factores que no controlamos, pero  no es menos cierto que todos contamos con un cerebro y una voluntad que nos permite evitarlos, adaptarnos e incluso aprovecharlos en nuestro propio beneficio. Tanto si son reales como imaginados.

Algunas verdades sobre la coyuntura y la economía

La economía no es una ciencia, es simplemente una disciplina académica convertida en herramienta de relaciones públicas. Hoy en día se ha convertido en una sofisticada herramienta de generación de opinión encaminada a persuadir al público de la conveniencia de determinadas políticas con un importante sesgo ideológico.

La economía ha sido presentada como una ciencia que obtiene una solución única a un determinado problema. Y esto simplemente es mentira, en los problemas económicos se componen de consideraciones de orden moral, cultural, sentimental y personal principalmente. Esto hace imposible  la aplicación de las matemáticas o  de la mera  lógica formal para su resolución.  Para encajar instinto con aritmética, la “ciencia económica” ha reducido el amplio espectro de la conducta humana a unos pocos supuestos, apenas capaces de representar a una parte amplia del conjunto. Por eso un mono lanzando dardos tiene mayor capacidad predictiva a la hora de seleccionar valores en bolsa que algunos de los mejores fondos de inversión.

Por otro lado la coyuntura económica  se compone del conjunto de circunstancias contingentes y cambiantes  que determinan la situación  actual. Dicho conjunto es casi por definición imposible de registrar y mucho menos de cuantificar, condición indispensable para poder diseñar un modelo matemático que lo refleje. Aun el caso de que esto fuera capaz, dado que el resultado que pretendemos obtener de dicho modelo, es un concepto totalmente subjetivo, la ponderación de las variables que componen dicho modelo sería un proceso totalmente arbitrario e influido para las percepciones de los individuos que lo realicen. Vamos que la coyuntura económica al igual que el sentir popular y otros tantos conceptos ideados para influir en nosotros son meras formas de mamporrerismo mental.
%%anc%%

Durante todos esto años de crisis ha habido empresas e individuos que han  mejorado su situación, la pregunta que deberíamos hacernos por tanto es: si ellos lo han conseguido ¿Por qué no puede yo?

zp8497586rq

Humor: Al Gore se confiesa… "!Yo no inventé el Algoritmo¡"

Con esta impactante noticia, Al Gore ex-vicepresidente de EE.UU y abanderado del ecologismo moderno, ha conmocionado los cimientos de la política y la informática y casi de hasta la puerta de Álcala. Durante años se ha estado aprovechando del extendido bulo, de que él o algún pariente antecesor suyo habían inventado el Algoritmo. Al parecer la confusión surgió cuando en una conferencia del propio Al Gore, el presentador del acto hizo un repaso de su trayectoria y al final de la presentación añadió como broma: “… y además de todo esto inventor del Algoritmo”.

Lo lógico, hubiera sido que esta anécdota no hubiera transcendido, el problema fue que la sala estaba plagada de periodistas que desconocían absolutamente que es lo que es un algoritmo e incluso el título de la conferencia. Al día siguiente comenzaron a aparecer decenas de reseñas en prensa donde se mencionaba a Al Gore como inventor del algoritmo.

Una bola de nieve que se hace más grande y comienza a rodar

Según confiesa el propio protagonista, aunque el no fue el creo el bulo, tampoco hizo nada para evitarlo: “De repente vi como mi prestigio subía como la espuma, me comenzaron a llamar de revistas, publicaciones, científicas e incluso di charlas en universidades para explicar mi invención”. Como buen político profesional, fue incapaz de decir que no a eventos que luego eran publicados en prensa.

En pleno bajón de su índice de popularidad, intentó aprovechar esta oportunidad para relanzar su carrera política. “Al principio solo asistía como invitado, pero en una de estas, me invitaron a decir unas palabras, y me vine arriba…”. A partir de ese momento el bulo creció imparable y nuestro protagonista simplemente se limitó a seguir la corriente. Incluso le surgieron ofrecimientos para participar en proyectos científicos.

Una técnica infalible a prueba de cerebritos

La pregunta que nos surge es obvia: ¿Cómo pudo hacerse por el inventor del algoritmo delante de más de 200 científicos?: “Para un político no es difícil hablar de cosas que desconoces, está en nuestro ADN, nos va la marcha.”. En un arranque de sinceridad, el mismo Al Gore nos describió con pelos y señales cómo consiguió dársela con queso a tan distinguida audiencia:” Lo primero es tener un aire de absoluta pomposidad y proyectar una imagen de absoluta seguridad. Luego comienzas soltando una serie de vaguedades y lugares comunes, con los nadie podría estar en desacuerdo y que sean capaces de aburrir a  cualquier. El objetivo es que consigan distraer al público y hacer que baje su nivel de atención.” 

Es en este punto, es cuando el orador profesional despliega todo su repertorio para meterse al púbico en el bolsillo de la chaqueta. “Una vez que se han distraído, es más fácil conseguir pasen por el aro. Se comienza haciendo la pelota al respetable, diciéndoles lo complacido que estás de poder hablar ante una audiencia tan destacada, que desempeña una labor tan crucial para la humanidad ”  Lógicamente cuando estamos despistados bajamos la guardia ante los halagos, lo que  nos coloca en una posición en la que es más fácil engatusarnos: “Una vez que ya los tienes engrasados es el momento de contar una par de anécdotas emotivas para tocarles la fibra sensible. Con los científicos al ser tan racionales es todavía más fácil ya que tienen mucha emotividad contenida. Luego se sueltan cuatro cinco generalidades más para finalizar con una  apelación a los importantes retos que tenemos por delante y que seguro que con el tesón de todos somos capaces adelante.” Burdo o no, el protagonista con sus artes de oratoria fue capaz de asistir como conferenciante a más de 50 conferencias científicas, sin levantar ningún tipo de sospecha. Es más logró obtener decenas de menciones positivas e incluso recomendaciones en LinkedIn sobre la calidad de su trabajo.

zp8497586rq

Humor: Arqueólogos de UCM encuentran una empresa que utiliza Windows 95

windows95Este hallazgo ha sacudido los cimientos de la arqueología informática,  más allá de encontrar alguna caja vacía se ha encontrado varios equipos con el software funcionando. Estos podrían fácilmente calificados cómo fósiles vivientes y su descubrimiento sería equivalente al shock que supuso el del  celacanto para la zoología.

La empresa en cuestión cuenta con 3 equipos que funcionan sobre Windows 95, para proteger el hallazgo de potenciales saqueadores, el equipo de arqueólogos de la Universidad Complutense de Madrid ha decidido no revelar la ubicación. El único dato aportado ha sido que se encuentra a menos de 200km de la Sierra de Atapuerca y que se están buscando posibles conexiones entre ambos yacimientos.

El eslabón perdido de la serie Windows

Hasta ahora muchos autores habían dudado de la existencia real de esta versión, que había sido denominada  como apócrifa, tan solo algunas páginas frikis como la wikipedia daban por cierta su existencia.

Desde el punto de vista de la evolución de los sistemas operativos el redescubrimiento de esta versión, despeja muchas incógnitas. Hasta ahora los expertos no tenían claro como desde un sistema operativo tan robusto como el Windows 3.x se había llegado a una cagada como el Windows 98. Hoy a la vista del comportamiento  del W95, queda más claro como ha sido la decadencia de ese sistema operativo.

Un coleccionista de antigüedades informáticas

Al ser interrogado el responsable de Sistemas de la empresa dijo “el Windows con el Pentium va como un tiro, he ido viendo las últimas versiones y no hay ninguna mejora sustancial. El único cambio es que cada vez los tiempos de carga son más lentos y hay que instalar más actualizaciones. El final esto de las nuevas versiones no es más que un pretexto para sacarnos las perras y de paso obligarnos a comprar equipos más potentes”. El técnico en cuestión cree que la culpa de todo la tiene internet: Antes cómo no había internet para actualizar, tenían que afinar más a la hora de lanzar una nueva versión. Ahora lo que hacen es lanzar parches a cascoporro. En mi época no programábamos a la ligera y antes de lanzar algo nos asegurábamos de que tenía una mínima consistencia”.

Interrogado acerca de si estaba considerando el incorporar alguna de las nuevas versiones para modernizar el software de la empresa respondió: “A mí me quedan dos meses pa´jubilarme, eso lo dejo para las nuevas generaciones. El que venga detrás que arree con lo que le toque.”

Humor: Compré un ERP estándar y acabé con un módulo para cada empleado

Los proyectos tecnológicos complejos muchas veces se ven sometidos a intensos cambios durante su desarrollo. Esto hace que al final,  el resultado obtenido se parezca tanto a lo que se había previsto como el huevo a una castaña. Pero el desgarrador testimonio aportado por J.D.P, propietario de la única fábrica de muebles de Ontamésima del Quintanillo, que por ahora prefiere mantenerse en el anonimato, lleva este fenómeno un paso allá de lo que hasta ahora nos habíamos imaginado.
“Estaba buscando una solución estándar para llevar la gestión de mi negocio”

Como en tantos otros casos, la empresa de J.D.P. contaba con un rudimentario sistema de gestión denominado LIBOL1. A medida que la empresa iba creciendo, la gestión se hizo cada vez más compleja, hasta el punto de que su sistema se les quedó pequeño.  Por eso buscaron una solución ERP que les ayudará con la gestión de su negocio. Nuestro anónimo protagonista, nos relata como afrontó este proceso: “A pesar  de ser una persona con escasos conocimientos sobre el tema me puse manos a la obra. Cuál fue mi sorpresa cuando 15 minutos después de haberme registrado en una página de demostraciones de software recibí la llamada de un vendedor que se autodenominaba como consultor de preventa. Totalmente sorprendido por la rapidez de respuesta, decidí reunirme con él”.

“La solución estándar para su sector, lider absoluto del mercado,  totalmente integrada y adaptada a sus necesidades..”

Desde un primer momento el equipo de consultores supo meterse en el bolsillo a J.D.P. gracias su cuidada puesta en escena y su interminable arsenal de argumentos y contrarréplicas: “Sin duda eso tíos eran buenos vendiendo… Su aspecto era impecable, tenían una mirada enigmática y penetrante, utilizaban una gran cantidad de anglicismo que pronunciaban con un perfecto acento neoyorquino y  su dominio del Power Point era realmente impresionante. ¿Cómo desconfiar de alguien capaz de elaborar una ppt tan sofisticada, con tantos gráficos y animaciones?”. En poco más de 15 días lograron que firmara el contrato. Automaticamente el equipo de preventa despareció,  dando paso a un equipo de implantadores veinteañeros con los que la comunicación no fue tan fluida: “Las pocas veces que levantaban la vista de sus pantallas era para clavarla en sus smartphones, sus conversaciones se desarrollaban en una jerga críptica e indescifrable.  La cantidad de excusas técnicas sin derecho a réplica que manejaban era antológica”.

humor_modulo_erp_empleado

El final del proyecto, el comienzo de los dolores

Tras varios meses de retrasos y discusiones interminables el proyecto logró arrancarse sin excesivos desvíos sobre el presupuesto. En cuanto imprimieron la primera factura de prueba, se dieron cuenta de lo lejos que estaban de haber concluido: “En la cabecera de la factura aparecía el nombre de una empresa llamada Maderas Perellat del Ter del Llobregat, que al parecer fue la compañía para la que originariamente se había desarrollado ese vertical. Mi cabreo fue monumental, llame para hablar con el consultor que me había vendido el proyecto, pensando en que iba a ponerle las pilas”

La sorpresa de nuestro protagonista fue mayúscula cuando el intrépido consultor de preventa logró torearle como si fuera el mismísimo Manolete: “Él de forma absolutamente impávida escucho todas mi quejas y con un tono concilioador me dijo que esa modificación está totalmente out del scope del proyecto, que ya había  quedado totalmente claro en la segunda Checkmeeting y  que estaba incluido en el segundo briefing firmado por el projecto sponsor”. Incapaz de reconocer que no tenía ni repajolera idea de lo que le estaban hablando se retiró desconcertado,  para acto seguido pagar los 2.500€ que le exigían por esa modificación.

“Las customizaciones son adictivas, tengan cuidado….”

En ese momento llegó a plantearse la idea de volver a llevar la gestión de su empresa con libreta y lapicero, pero todo dió un giro totalmente inesperado: “Al ver aquella factura con logotipo de mi empresa y nuestra dirección correctamente impresa me vi embriagado por una sensación abrumadora de poder, quería más. Empecé poco a poco con pequeños cambios en detalles nimios que había limar. A lo que me dí cuenta el mal se había extendido y tenía a prácticamente toda la plantilla pidiendo reports y programas a medida a cascoporro. En un momento de iluminación me ví como el nuevo mesías del ERP y consideré que había llegado el momento de alcanzar una nuevo paradigma: el del módulo personalizado. “

El razonamiento seguido por nuestro protagonista fue muy sencillo, por que contentarnos con módulo para cada departamento (a saber Ventas, Compras, Financiero, etc..) pudiendo tener un módulo totalmente adaptado a la función que realiza cada empleado, el resultado al que llegó fue el siguiente: “A Manolo que es más agonías de toda la empresa le hemos configurado un módulo en el que le saltan las alertas de todas los problemas, para que así tenga de que quejarse. A Conchi la secretaria alcahueta, le hemos dado acceso a todos los programas y reports para que tenga material de cuchicheo. A Pedro el delegado sindical, le hemos puesto uno widgets con los titulares  de los principales diarios deportivos, ya que es a lo que dedica más tiempo.”.  Y así hasta haber conseguido una solución totalmente adaptada al funcionamiento de su empresa: “Me ha costado un cojón, pero creo que ha merecido la pena”.

La creación de un nuevo modelo de negocio

Lo que la empresa de J.D.P. ha hecho, llamó enseguida la atención de la consultora encargada de implementar su ERP: “Sin duda ha J.D.P. ha sabido intuir nuevos patrones de desarrollo que nos permitirán ir un paso más allá, a la hora desarrollar soluciones transaccionales que sinteticen mejor la idiosincrasia de nuestros clientes, dando así un soporte más integral a su dinámica operativa”.  

Los contactos se hallan ya bastante avanzados y en breve la nueva metodología de implantación surgida de esta atrevida aventura podrá ser adoptada por más empresas, en palabras del propio J.D.P. : “La cosa esta bastante avanzada, tenemos varias PPTs a punto que tenemos que revisar antes de ponerlo en marcha, ya que me han dicho que hay varios conceptos que todavía se entienden demasiado bien y que sería necesario enturbiar.”

1 Acrónimo de libreta y bolígrafo