Archivo de la etiqueta: competitividad

La flexibilidad en los sistemas de gestión

Gestión y entorno empresarial

Una de las pocas constantes en el mundo de los negocios es que los mercados están siempre en movimiento. Resulta una paradoja que lo único que podamos dar como estable sea el continuo movimiento, pero la realidad siempre suele ser más compleja de lo que nos gustaría.

No sólo los mercados están en continuo movimiento. Las empresas también tienen como referencia los marcos legales y regulatorios dictados por las respectivas administraciones de los distintos países en los que operan. La influencia de dichos marcos influye en aspectos tan variados como la gestión de empleados, seguridad en instalaciones, gestión de impuestos, especificaciones de productos y un largo etc.. de cuestiones.  Estos marcos no solamente están sujetos a cambios,sino que además obligan a las a cumplir con los requisitos legales de los distintos países y mercados en los que operan.

Cualquier empresa que opte no solamente a mejorar,  sino también a mantener su posición competitiva ha de tener un cierto nivel de flexibilidad, para ser capaz de reaccionar a todos estos cambios en el entorno.

No solamente eso, la empresa en sí también está sujeta a cambios, siempre se pueden abrir nuevos mercados, crear nuevas líneas de negocio, participar en fusiones, adquisiciones o simplemente realizar cambios en estrategia que acaban modificando el modelo de negocio o transformando la operativa de la empresa.

 

Modelo de negocio y sistemas de gestión

Podemos definir el modelo de negocio como la forma en que una empresa crea valor para sus clientes, dotando de una estructura a sus operaciones y orientándose a las necesidades de ciertos segmentos de mercado.

Es tan importante el modelo de negocio que en muchas ocasiones vemos más similitudes entre empresas de distintos sectores que desarrollan un modelo de negocio parecido que entre empresas del mismo sector. El modelo de negocio de una empresa aunque muchas veces no sea manifiesto o desarrollado de forma consciente abarca y define todo, desde la política de distribución y de precios, hasta la comunicación, política de recursos humanos, aprovisionamientos, etc… Todo viene determinado por el modelo de negocio de cada empresa.

Aunque el modelo de negocio no es algo que se cambie todos los días, no es algo inmutable está siempre en movimiento. A veces de manera suave e imperceptible otras de manera de brusca cuando las cosas se ponen difíciles y la situación exige de importantes golpes de timón.

Los sistemas de gestión de una empresa por tanto, han de tener la flexibilidad suficiente para poder recoger y reflejar todos estos cambios sin suponer un lastre en la evolución.

 

El papel de los sistemas de gestión en la adopción del cambio

Los sistemas de gestión son la infraestructura básica de cualquier empresa que facilitan el trabajo coordinado de los empleados para lograr la consecución de los objetivos. Sirven además de soporte para la interacción con terceros como clientes, proveedores y administraciones.

Por su naturaleza inclusiva los SdG han de incluir todas las operaciones que como hemos indicado, se encuentran afectadas en distinto grado de intensidad por los cambios en su entorno. Los sistemas de gestión por tanto han de tener la flexibilidad suficiente para poder variar su estructura y lógica de funcionamiento y así dar soporte a los cambios en las operaciones

Es aquí donde se plantea un dilema, la flexibilidad a la hora de evolucionar y mantener un sistema de gestión añade un plus de complejidad y por tanto de coste, tanto en recursos técnicos, humanos y económicos. Dado que la flexibilidad hoy en día es un requisito y no una opción, este sobrecoste no puede ser evitado, no obstante existen maneras de reducir la complejidad que supone el disponer de un sistema de gestión flexible.

La principal es contar con soluciones altamente parametrizables, que eviten al máximo la necesidad de desarrollos adicionales. Esto no solamente evita sobrecostes, sino que a largo plazo hace la solución mucho más estable, manejable y fácil de mantener y evolucionar.

JD Edwards EnterpriseOne, además de contar con un altísimo nivel de parametrización, aporta una arquitectura de solución basada en dos capas, una tecnológica y otra funcional. Esto permite que los desarrollos y adaptaciones que realiza la empresa no tengan ningún impacto en el core de la solución. Permitiendo que las empresas cuenten con la última tecnología sin tener que estar preocupados por migrar todas las modificaciones realizadas con cada nueva actualización de la capa funcional.
Además JD Edwards EnterpriseOne ofrece un entorno de desarrollo propio y controlado que facilita las migraciones de la capa funcional cuando la empresa considera que puede beneficiarse por los cambios aportados por una nueva versión.

Nuevas tecnologías y optimización de la producción

47939000001827012_zc_v3_cabecera_mail_industria

La producción flexible es el futuro de la industria, siempre lo ha sido y siempre lo será.  Fabricar solamente lo que vamos a vender, es algo fácil de decir pero no tan fácil de lograr.

En los comienzos de la industria el dar salida a la producción no suponía un gran problema. Tal y como decía Henry Ford: «cualquier cliente puede tener el coche del color que quiera siempre y cuando sea negro». Conforme la competencia fue creciendo y los stocks comenzaron a acumularse fue necesario el empezar a mirar las cosas desde otra óptica.

En un principio se creyó que simplemente era una cuestión de ajustar la cantidad de unidades producidas a la demanda. Aunque a priori tiene mucho sentido, si esta es nuestra única estrategia de mercado podemos acabar con una demanda de nuestros productos igual a 0. El análisis estadístico de las engañosas correlaciones, aportó una nueva teoría, la clave estaba en el precio y su variación al alza o a la baja. Siempre y cuando no cambien factores que a la postre están en constante movimiento como la oferta de los competidores y productos sustitutivos además de los costes base.

Aunque los académicos siguen elucubrando desde sus sillones como encontrar la fórmula mágica que encaje producción con demanda, las empresas desde hace tiempo que han enfocado una visión mucho más práctica del asunto, intentando averiguar qué es lo  que quiere el cliente para así ofrecerlo de una manera competitiva intentando diferenciarse de sus competidores.

Durante décadas este enfoque ha sido realizado de una forma similar, estudios de mercados, benchmarking, etc… El concepto general era probar ideas con muestras que se consideraban representativas asumiendo que si funcionaba con la muestra funcionaría con el mercado. Hasta que comenzó la revolución digital, realmente pocas cosas cambiaban.

La nueva economía

Desde que los primeros ordenadores personales hicieron su aparición la evolución tecnológica ha sido constante, abriéndose  todo un mundo de posibilidades que sólo ahora comienzan a desarrollarse totalmente.

La primera y más obvia de ellas es la integración de los sistemas de información de todos los miembros de la cadena de valor. Esto permite una mayor precisión a la hora de realizar las estimaciones e incluso garantizar que un parte de esas estimaciones se base en compromisos por parte de clientes, reduciendo todavía más lo márgenes de error.

En general esta nueva forma de compartir la información con nuestros clientes y proveedores permite reducir de manera drástica los tiempos de respuesta. Muchas veces la información puede compartirse de forma automática sin necesidad de que ninguna persona intervenga. Los sistemas más avanzados son capaces de informar a los agentes implicados cada vez que se produce un cambio de relevancia. Es una evolución lógica siempre que surge una nueva tecnología intentamos utilizarla para hacer más rápido lo que ya estamos haciendo.

Otra aplicación común ha sido la integración vertical, vendiendo a los clientes directamente a través de la web. Gran parte de la venta al detalle de muchos artículos como moda, complementos, electrónica o cultura se realiza en estos momentos a través de Internet. Al simplificar los canales de distribución mediante un contacto directo con el cliente se dispone de una información mucho más directa sobre la demanda de productos.

La interacción social con los productos

Con el tiempo han ido surgiendo nuevas formas de aprovechar las tecnologías digitales. Un ejemplo claro ha sido el de las redes sociales. Mediante su uso han sido muchas las firmas que han abierto un canal de comunicación directa con los usuarios finales obteniendo una valiosa fuente de información de cómo los clientes interactúan con sus productos, que problemas encuentran que cosas podrían mejorar.

Esta es sin duda una forma mucho más directa e inclusiva que los tradicionales métodos de test de producto. Con este método estamos obteniendo información en tiempo real sobre la respuesta de nuestros productos en el mercado y además tenemos una vía de comunicación directa para resolver las incidencias y problemas que puedan  tener nuestros clientes. Todo ello a un coste relativamente bajo. La principal falla que suelen tener las empresas que utilizan las redes sociales como canal de comunicación es saber incorporar toda esa información en su estrategia de producto, rectificando y mejorando el diseño de su cartera de  productos.

¿Serán capaces las empresas algún día de salvar de manera efectiva la gran brecha de información que separa el marketing de la gestión de la producción?

La impresión en 3D una nueva forma de concebir la manufactura de productos

Con la impresión en 3D ha supuesto un nuevo modelo de negocio en lo que se refiere a la forma de producir un gran rango de productos. El fabricante o impresor queda totalmente disociado del diseño del producto, el simplemente recibe un conjunto de especificaciones técnicas del mismo y lo produce. Esto permite lograr el ansiado objetivo de fabricar exclusivamente bajo demanda.

Y es que con las nuevas técnicas de impresión en 3D y especialmente con el abaratamiento que han experimentado en los últimos años, la producción de grandes series de artículos sólidos probablemente experimente un serio revés. Para empezar los costes por localización caerán en picado. Los costes totales de operar una impresora en 3d tienden a ser similares en todos los lugares. Por lo tanto no tiene sentido ubicar nuestra producción en otro país aunque los costes laborales sean menores. Por otro lado el tener el centro de producción cerca de los clientes otorga una ventaja en la capacidad de respuesta además de abaratar los costes de transporte.

 

Las soluciones de movilidad y la gestión de ventas

movilidad

 

Una parte importantísima de la actividad de ventas tiene lugar fuera de la empresa. Nunca ha sido un buen síntoma el tener a los comerciales en la oficina. Lo triste es que muchas veces estos tienen que pasar más tiempo en oficina del estrictamente necesario por cuestiones administrativas y de gestión detrayendo tiempo a la actividad principal a través de la cual aportan valor a la empresa, la venta.

Los sistemas de gestión comercial o CRM, en principio ideados como soporte y apoyo a la actividad comercial se han convertido muchas veces en justamente lo contrario, una herramienta de control que impone una carga administrativa y que mantiene ocupados a los comerciales reportando y rellenando formularios, para generar engrosar bases de datos que en muchos casos ni son revisadas ni correctamente procesadas para extraer el valor contenido en toda la información que reportan los comerciales. Al final todo se reduce a un análisis de ventas contra objetivos, sin que se profundice en el aspecto cualitativo de prospección de la información aportada que podría conducir con un poco de trabajo al desarrollo de estrategias de mercado y tácticas de venta que serían muy beneficiosas en el corto y medio plazo a los intereses de la empresa.

En muchos casos es imposible obtener este tipo de beneficios porque no se ha dedicado el tiempo necesario al análisis y desarrollo del sistema implantado, para adaptarlo a las necesidades reales de la empresa. Si cada empresa es un mundo, la gestión comercial y el marketing es un mundo dentro de ese mundo. Empresas con actividad muy parecida desarrollan estrategias de marketing y de venta totalmente dispares con necesidades de soporte intrínsecamente diferenciadas.

Las soluciones de movilidad como motor de cambio

Las soluciones de movilidad bien planteadas pueden aliviar de manera eficaz la carga administrativa extra que supone un sistema CRM para el comercial.  Los vendedores pueden rellenar fácilmente los partes de venta nada más terminar la visita, sin necesidad de sentarse frente a un ordenador. Mediante formularios inteligentes, se elimina la necesidad de introducir información como fecha, hora, clientes, etc. , que pueden ser incluidas directamente por el sistema o copiadas de la agenda.

El comercial puede aprovechar los momentos de espera o los tiempos muertos para rellenar los partes, maximizando así la productividad. Los pedidos y las consultas de disponibilidades también pueden realizarse al vuelo mientras se está hablando con el cliente, lo que no sólo mejora la calidad del servicio y rapidez de respuesta sino que además ofrece una imagen mucho más profesional de la empresa y su capacidad de gestión.

Además los comerciales pueden añadir notas de voz o imágenes enriqueciendo todavía más la información contenida en el sistema. Al facilitar las tareas de reporte se consigue no solamente mejorar la eficiencia sino que la información contenida en el sistema sea mucho más fidedigna y pueda ser utilizada de manera efectiva para mejorar la estrategia comercial de la empresa.

A nivel de control de la actividad comercial, las soluciones de movilidad permiten introducir sistemas de rastreo con los que incluso podemos monitorizar en tiempo real como está desplegada nuestra fuerza comercial.

Los puestos IT del futuro (I): roles a la baja

profesiones_it_con_menos_futuro

Con las previsiones a futuro, hay que andarse siempre con pies de plomo. Y mucho más cuando hablamos de tecnología. Tenemos una vaga noción de las tecnologías que están por llegar, y sobre las tecnologías que están emergiendo en este momento, es muy difícil predecir cuál será su impacto. Por eso no es de extrañar que a finales de los 70 el presidente de DEC, uno de los fabricantes más importantes de ordenadores para empresas argumentara que “no había ninguna razón por la que nadie deseará tener un ordenador en casa” o que el mismísimo Bill Gates declarase de forma tajante que Microsoft jamás haría un sistema operativo de 32bits.

Por suerte en el ámbito empresarial las cosas suelen ir más despacio. Son todavía bastantes las empresas que siguen operan con sistemas AS400 o programas con pantalla negra y entradas de teclado que no admiten selección con el ratón. Es muy probable que dentro de diez años sigan existiendo puestos de trabajo muy similares a los actuales. Aunque su número y relevancia será menor ya que convivirán con algunos de los nuevos roles.

Así que aun a riesgo de ser citados en el futuro en la sección de gazapos tecnológicos, vamos a lanzar algunas predicciones. Empezaremos por aquellos perfiles que están claramente a la a baja.

Pérfiles a la baja:

Técnicos de sistemas:

Si hay algún impacto obvio tendrá la fiebre del cloud, es la reducción del parque de servidores y equipos informáticos por parte de las empresas. Uno de los argumentos esgrimidos por parte de los apóstoles del fenómeno cloud, es que la mayoría de los equipos en propiedad de las empresas, están infrautilizados. De ahí la lógica de alquilar frente a tener en propiedad. A la larga tiene que salir que salir mucho más barato, máxime con un bien de equipo tecnológica con una vida útil limitada y que se queda anticuado en pocos años.

Estas infraestructuras tenderán a concentrarse en grandes centros de proceso de datos en propiedad de los proveedores de servicios (ISP) o incluso de terceros dedicados únicamente al mantenimiento y administración de estos centros.

El resultado previsible será una mayor eficiencia en la administración de infraestructuras resultante de una mayor concentración y mecanización de las mismas, lo que se traducirá en un menor ratio de hombres/maquina. Conforme más y más empresas decidan prescindir de un Centro de Proceso de Datos propios y contraten estos servicios a un tercero, menor demanda habrá de trabajadores con este perfil y menor mercado para las empresas a las que actualmente se subcontratan este tipo de servicios.

Sólo vemos una fuerza capaz de contrarrestar esta tendencia, y es un aumento todavía más grande en la capacidad de computación  a nivel global, que pueda contrarrestar esa tendencia.

Esto no quiere decir que los técnicos de sistemas, ingenieros de redes y demás vayan a desaparecer, para nada. Seguramente los más competentes puedan ganarse la vida bastante bien, pero todo parece indicar que su número se verá reducido.

Programación en lenguas muertas: Todavía quedan algunas empresas, principalmente en el sector financiero, que utilizan COBOL.  De hecho los programadores en activo suelen ser profesionales bien remunerados. Pero de ahí, a esperar muchas ofertas para trabajar con COBOL va un abismo.  Es muy probable que una persona que quiera formarse en COBOL tenga que hacerlo por su cuenta ya que es muy difícil encontrar programas educativos que ofrezcan entrenamiento en este lenguaje.

Otras tecnologías como Coldfusion o Powerbuilder están francamente a la baja. Adobe Flash y Flex está dando sus últimos coletazos. Otros lenguajes como Perl y Ruby no parecen tener grandes perspectivas.

Una excepción podría ser la de los programadores en C y sus variantes. Desde hace años se viene previendo un descenso de la relevancia de este lenguaje de programación, la realidad es que sigue siendo muy pujante. La mayoría de las aplicaciones de escritorio potentes como software de CAD, 3D, etc… Siguen siendo programadas en C.  El Java, su principal competidor no llega a ser tan rápido como  su predecesor a pesar de sus ventajas como una mayor portabilidad y menor complejidad.

Operarios de ordenador: Durante las últimas dos décadas la primera imagen que se nos viene a la mente cuando hablamos de una oficina, es la de decenas de personas acopladas en cubículos con sus rostros pegados a una pantalla. Son lo que los americanos denominan como Computer Operators.

Los avances en el software con unos programas cada vez más inteligentes e incluso los sistemas de atención al cliente vía web, son factores que hacen que el número de operadores para atender al púbico sea cada vez menor. En algunas empresas tan importantes como Google es muy difícil el poder hablar con una persona física. Incluso para las clientes de Adwords hasta hace bien poco.

Entrada de datos: Durante muchos años gran parte de la entrada de datos a los sistemas tenía que hacerse a mano desde el teclado. Hoy en día gracias a la digitalización y modernización de los sistemas todo este trabajo se ha reducido enormemente.

Durante algunos años hubo un pico en la demanda de puestos con este perfil, principalmente debido a la necesidad de digitalizar los fondos existentes por gran parte de las organizaciones. Hoy en día la mayoría de esos fondos han sido digitalizados y la necesidad de personal ha disminuido hasta sus niveles más bajos.

¿El final de los ERP verticales?

ERP verticalesDurante los últimos diez años ha habido una proliferación de las aplicaciones orientadas a las actividades de un sector productivo determinado conocidas como software vertical. Todo parece indicar que este modelo  de negocio ha sufrido un agotamiento y que estamos asistiendo al comienzo de su declive.

Los orígenes del ERP vertical

El auge de las soluciones verticales tiene su origen en un momento en el que el ERP no era un producto totalmente maduro. Muchas suites carecían de funcionalidad específica para cubrir las necesidades de  algunos sectores, por lo que tenían que ser evolucionadas mediante desarrollos adicionales o integrados con terceras aplicaciones.  La falta de madurez tecnológica y de experiencia por parte de fabricantes y partners hacía mucho más caro este tipo de adaptaciones que siempre acababan constituyendo una parte sustancial del coste final de un proyecto.

Fue entonces cuando algunos integradores conscientes de las similitudes en los procesos por parte de empresas que operan en  un mismo sector cambiaron el panorama. Vieron que gran parte del trabajo realizado, especialmente los desarrollos y el conocimiento adquirido en organización de proyectos, podía ser reutilizado para reducir no solamente el coste de implantación sino también la duración de los proyectos.

Durante años este modelo fue un auténtico éxito. La cantidad de verticales que se desarrollaban para cada solución crecía como la espuma. Esto permitió a los principales fabricantes arañar una cuota de mercado importante a los fabricantes de aplicaciones sectoriales, en su mayor parte pequeñas empresas con un alcance local.

Las causas del declive

Como todo modelo de negocio, en las causas de su auge estaban implícitas las de su futuro declive. Por un lado la dinámica competitiva ha ido empujando a los fabricantes  a incorporar con cada nueva versión cada vez más y mejor funcionalidad.  Dejando menos margen a los partners para desarrollar soluciones con funcionalidad diferenciada.

Por otro lado, al aumentar la funcionalidad estándar, la personalización de aplicaciones comenzó a depender cada vez más parametrizaciones que de desarrollos. Esta situación siempre es preferible ya que aporta una mayor estabilidad al sistema y lo hace más fácil de evolucionar y mantener.

En cierta manera los fabricantes crecieron a costa de su propios partners que hacían soluciones verticales al igual que antaño lo hicieron a costa de los pequeños fabricantes locales. No es solamente que el modelo de soluciones verticales haya perdido parte de su sentido original, sino que además, poco a poco,  su alcance potencial se ha ido limitando cada vez más.

Efectos colaterales y dinámicas complejas

Como hemos apuntado en artículos anteriores, la apertura de los mercados y la tecnología han producido grandes cambios en la forma de hacer negocios en todos los sectores.

Siendo los ERP´s  los sistemas de información y gestión con más peso en las empresas, el desarrollo y evolución de estos tiene un impacto más profundo si cabe que otras tecnologías.  Este impacto llega a ser tal que en algunos casos estos cambios también llegan a verse en la dinámica de los mismos negocios.

Antes apuntábamos las soluciones verticales ha tenido un efecto positivo al reducir los costes de adquisición de un ERP para un gran número de empresas. Por otro lado su proliferación ha empobrecido el panorama competitivo de muchos sectores.

Bajo el argumento de incorporar las mejores prácticas los procesos de negocio se han uniformado en muchos sectores, provocando una homogenización de la oferta y una menor diferenciación entre competidores. Limitando la capacidad de las empresas de evolucionar sus modelos de negocio y haciendo a la postre del precio en el único factor clave en la toma de decisiones de los clientes.

Un futuro mucho más abierto

Los grandes fabricantes han optado por ofrecer una potente funcionalidad de serie junto con entornos de desarrollo controlado que permiten a las empresas realizar modificaciones y añadidos de una forma segura sin que esto afecte a la estabilidad, evolución y mantenimiento del sistema.

Otra tendencia creciente es la de convertir al ERP en una plataforma de desarrolla con una funcionalidad base e importante libertad para desarrollar y la posibilidad de adquirir funcionalidad más avanzado en formato tipo plugin en tiendas online.

En cualquier caso todo parece indicar que el futuro será mucho más abierto y que las empresas tendrán cada vez mejores opciones para crear y evolucionar modelos de negocio únicos capaces de responder  mejor a las demandas de sus clientes.

Desarrollando nuestro modelo de negocio con JD Edwards

modelo_jd_edwardsIII

JD Edwards ofrece un enorme potencial a todas las empresas conscientes de la importancia de su modelo de negocio. Los dos principales puntos fuertes de JD Edwards son su funcionalidad y flexibilidad.

Los más de 70 módulos que componen la solución original desarrollada por el fabricante, ofrecen una vastísima funcionalidad que permite cubrir la casuística funcional de casi cualquier negocio o grupo empresarial.

Por si fuera poco, todos estos módulos trabajan perfectamente integrados y su grado de parametrización es altísimo. Este permite obtener una solución totalmente adaptada a las necesidades de nuestra empresa sin tener que incluir en costosos desarrollos que a medio y largo plazo suponen un lastre para la evolución, mantenimiento y mejora del sistema.

Con la flexibilidad de JD Edwards su empresa podrá disponer de las ventajas de una solución a medida con la garantía de una solución estable y soportada por uno de los fabricantes más reputados del sector.

Integración con otros sistemas

JD Edwards EntepriseOne goza de una arquitectura tipo SOA que facilita su integración con otras aplicaciones. Su estructura en dos capas, tecnología y aplicaciones, le permite funcionar sobre diversas plataformas, bases de datos, de forma independiente.

Son muchas las aplicaciones de la familia Oracle que disponen de integraciones preconstruidas para JD Edwards, facilitando todavía más la extensión de su funcionalidad. Pero gracias a la arquitectura SOA resulta mucho más fácil integrar JD Edwards con cualquier otro tipo de sistema, no sólo los de Oracle.

Esto permite a su empresa alcanzar las más altas cotas de automatización y eficiencia en cuanto gestión administrativa de la empresa se refiere. Evitará duplicidades de datos y conseguirá que todos los sistemas funcionen como un todo.

Una plataforma web garantía de flexibilidad

Hace más de 15 años JD Edwards hizo una apuesta arriesgada, ofrecer un ERP totalmente funcional en versión web. A pesar de las profundas críticas recibidas, principalmente por parte de los competidores, los años y la evolución tecnológica han demostrada que la apuesta fue totalmente acertada. De hecho, muchos de los críticos a este modelo de aplicación han acabado copiando este planteamiento para sus propias soluciones.

Al ser una aplicación 100% web, permite que los usuarios puedan conectarse a ella desde cualquier lugar y equipo, con total seguridad para su empresa. Este reduce enormemente el coste de expansión y de mantenimiento de la solución. Da igual que los usuarios trabajen, con un Mac, Windows, Internet Explorer o Mozilla. Que estén en la empresa o en su casa o viajando, el sistema siempre va estar disponible cuando lo necesiten.

Al no necesitar ningún tipo de instalación en los equipos de los usuarios, se reducen de manera importante los costes de mantenimiento y despliegue.

 

ERP y modelo de negocio

En un entorno en el que han caído gran parte de las barreras geográficas y culturales, el modelo de negocio de una empresa es crucial. Sólo un buen modelo de negocio nos permite  generar valor para nuestros clientes de una forma sostenible.

Este define la esencia profunda de lo que realmente es y hace nuestra empresa, más allá de vender un tipo de producto u ofrecer un determinado servicio. Los restaurantes con dos estrellas Michelin y las cadenas de comida rápida  ofrecen básicamente el mismo servicio, pero de una forma totalmente distinta. Es ahí donde está la clave, en el cómo se hace y no en el que se hace.

Empresas que ofrecen productos  que a priori no tienen nada que ver, pueden tener un modelo de negocio totalmente diferente, como en el caso de los productos de lujo, ya sean coches, joyas o vestidos de alta costura. Podríamos caer en la tentación de asociar el modelo de negocio a los distintos segmentos de mercado. Aunque esta podría ser una buena aproximación, la realidad es un poco más compleja

El modelo de negocio se compone de un conjunto de procesos, normas, pautas, convenciones y consensos   que permiten poner en práctica la visión de la empresa sobre un determinado negocio. Nótese que esta siempre hablando de elementos intangibles. No son directamente observables pero sin ellos la empresa no sería nada.  Son en cierta manera el alma de la empresa.

Pero esto sólo es una parte de la ecuación. Para poder convertir nuestro modelo de negocio en un sistema real capaz de dar respuesta a los deseos de nuestros clientes debemos de contar con una infraestructura adecuada que lo soporte. Cuando hablamos de infraestructura no solamente nos estamos refiriendo a edificios, vehículos y activos fijos. También estamos hablando recursos humanos, estructura legal, recursos financieros y por supuesto sistema de información y gestión. Un sistema formal que tiene que contar con un soporte documental o transaccional. Lo que en definitiva viene a hacer un ERP.

Los sistemas de gestión juegan un papel fundamental a la hora de desplegar nuestro modelo de negocio y han de formar una capa inmediatamente superior a la definición del mismo. Vienen a ser la tela invisible que une todos los recursos y que determina las relaciones que se dan entre ellos. Transforma un modelo de negocio en algo más detallado, con unidades de negocio, departamentos, instalaciones, cuentas, almacenes, depósitos, planes de fabricación, presupuesto de tesorería,  entradas, salidas, recursos  y un  largo etc… Todo ello con relaciones y jerarquias bien definidas y estructuradas.

De la capacidad y flexibilidad de nuestros sistemas dependerá en gran medida las posibilidades reales de desarrollo de nuestro modelo de negocio tal y como hayamos planteado y su posterior adaptación a las contingencias que tiene que afrontar cualquier empresa.

infografia_modelo_negocio

El ERP y el modelo de negocio

Existen dos maneras principales de confrontar nuestro ERP o sistema de gestión con nuestro modelo de negocio. La primera, más frecuente de lo que nos gustaría consiste en adaptar la empresa a una solución vertical prediseñada según los requisitos de otra empresa para la que fue concebida la solución, todo bajo el pretexto de ahorrar algunos euros en el corto plazo.

En la gran mayoría de las ocasiones las empresas que se dejan arrastrar por esta opción, suelen cometer un grave error. A menos claro está que su máxima expectativa sea una supervivencia precaria que les conduzca a una muerte lenta.

A nivel particular la empresa diluye su propia identidad asumiendo la forma de trabajar de otra empresa que aunque esté en un mismo sector puede tener un modelo de negocio totalmente diferente. En segundo lugar, la extensión de este tipo soluciones tiende a empobrecer la oferta homogeneizándola y haciendo más difícil distinguir a los competidores. Lo que se acaba convirtiendo en una guerra de precios. Hasta que llega un competidor con un planteamiento más audaz que pone patas arriba el mercado.

El camino más audaz

Existe una segunda vía que consiste en utilizar el software como herramienta para desarrollar nuestra visión y hacer realidad nuestro modelo de negocio. Es un camino tal vez más difícil, pero es nuestra única opción para poder forjar ventajas competitivas que sean sostenibles con el tiempo.

Para ello siempre es mejor contar con soluciones con una amplia funcionalidad que nos permitan configurar la solución en base a nuestras necesidades reduciendo al mínimo la necesidad de desarrollos a medida.

Este es un aspecto crucial ya que a la larga los desarrollos a medida harán más difícil la evolución de nuestro sistema conforme cambien los mercados o planteamientos empresariales  o simplemente haya un cambio tecnológico.

La diferenciación en mercados saturados

Dos factores fundamentales han influido durante las últimas décadas en los niveles de competencia en casi todos los mercados: la permeabilización de las fronteras y las nuevas tecnologías. Estos dos elementos no han operado de forma aislada sino que además se integrado en procesos que se retroalimentaban. El proceso de apertura internacional denominado como globalización, no hubiera sido tan intenso sin los avances en las TIC que han permitido que personas e instituciones se hayan incorporado a este proceso con más facilidad y rapidez.

Aunque esta transformación siempre ha sido vendida como una gran oportunidad para todos, lo cierto es que el mundo empresarial las pequeñas y medianas empresas generalmente han sido las más perjudicadas en este proceso.  Esto ha sido debido principalmente a dos factores.

Por un lado este tipo de empresas jugaban como baza importante su cercanía con los clientes y las diversas barreras de entrada que otras empresas tenían para acceder a sus mercados: idioma, aranceles, etc… Al abrirse las fronteras y disponer su competencia global de herramientas como  la venta por internet, las empresas locales han visto como la competencia en sus mercados naturales se ha visto intensificada.

Hace 15 años para comprar un libro tenías que ir a una librería. Cuando se compraba  un libro raro se encargaba por correo o se podía encargar en la librería. Pero generalmente, el 90% de los  lectores, se limitaba a contentarse con lo que encontraba en las estanterías. Con la llegada de internet y especialmente de Amazon, todo esto ha cambiado drásticamente. La librería de la esquina está compitiendo con grandes gigantes a nivel global, con unos catálogos impresionantes basados en libros de poca tirada, que difícilmente podrían ser rentables para una librería tradicional.

Por otro lado aunque estas tendencias se vendieron como una gran oportunidad para todo el mundo, en principio han sido los grandes grupos empresariales los que más se han beneficiado de estos cambios por varias razones. Tienen los recursos financieros, la infraestructura y el know-how para sacar partido de ello. Por supuesto que ha habido muchas excepciones, la propia Amazon es una empresa salida de la nada hace 25 años que se ha convertido en un gigante de más de 25 millardos.

Pero en general lo que más hemos visto es como el tejido empresarial local y nacional se veía erosionado por los grandes jugadores. Algo parecido a lo que ha ocurrido con Ikea en el sector del mueble.

diferenciacion_mercados_saturados

Unos mercados saturados

Si la competencia siempre ha sido intensa, hoy lo es más todavía. Una tienda de móviles de un  centro comercial, está a la vez compitiendo con el resto de tiendas y con la página web de móviles chinos. Para las empresas de medio tamaño, esto les obliga no solamente a lanzarse al contraataque e intentar aumentar su área de operaciones y de influencia, además tienen que ser capaces de construir una identidad corporativa fuerte. No solamente basada en la imagen, sino también en su modelo de negocio, en la forma en que son capaces de dar valor a sus clientes.

En unos mercados en los que las barreras de entrada por cuestiones geográficas y culturales se han reducido enormemente, las empresas no pueden aspirar a simplemente conservar su fondo de comercio por simplemente ser empresas locales.   Necesitan desarrollar modelos de negocio con personalidad que aporte verdadero valor en su área de actividad y que sea capaz de funcionar en diferentes mercados.

Para lograr esto, es necesario dotarse de una cierta  infraestructura a varios niveles. Para empezar la empresa no puede ser un simple despacho de productos. Hay que prestar atención a las cuestiones estratégicas, el marketing y especialmente al producto.  Y además de todo esto hay que contar con unos sistemas de gestión que sean capaces de servir de soporte a ese modelo de negocio propio. Porque sólo  a base de hacer las cosas de una forma distinta podremos diferenciarnos de nuestra competencia.

JD Edwards EnterpriseOne: el primer ERP con movilidad totalmente integrada

Durante los últimos 3 años, JD Edwards ha venido haciendo un considerable esfuerzo por hacer de la movilidad una parte integrante de las posibilidades ofrecidas por su ERP. Todo comenzó durante los años noventa cuando JD Edwards se convirtió en el primer ERP con el que ese podía trabajar dese un navegador web. Fieles a su visión de adaptarse a los cambios que nos brinda la innovación tecnológico los de Colorado han sabido estar en a la cabeza de esta nueva revolución en la gestión empresarial.

movilidad_empresa2

El comienzo de una transición

Fue a finales de 2011 cuando JD Edwards anunció  la disponibilidad y soporte de JD Edwards en Ipad mediante navegador. El ser un ERP 100% web sin duda facilitó la tarea de adaptar JD Edwards para su visualización y trabajo sobre tabletas, ya que simplemente hubo que hacer unos pequeños ajustes en la aplicación para adaptarlo a la navegación táctil en tabletas mediante la incorporación de controles gestuales.

Esto hecho, no hizo más que poner de manifiesto hasta que punto había acertado la compañía en su estrategia.

Por aquel entonces las aplicaciones ya llevaban tiempo causando furor en  los mercados de consumo y desde Oracle se dio una importante muestra de audacia al lanzar la primera app móvil totalmente integrada con el ERP:  la de gestión de ordenes de trabajo. Esta aplicación permitía la gestión de órdenes de trabajo desde un móvil por parte de los responsables de mantenimiento de la empresa. Esta primera aplicación no se quedó en mera incursión y pronto vinieron más aplicaciones.

Extendiendo la movilidad a más áreas de la empresa

Con el lanzamiento de Oracle’s JD Edwards EnterpriseOne Mobile Requisition Self Service Approval, Oracle’s JD Edwards EnterpriseOne Mobile Purchase Order Approval y Oracle’s JD Edwards EnterpriseOne Mobile Sales Inquiry, a comienzos de 2012, JD Edwards logró mejorar la movilidad de departamentos como el de ventas y compras. Las nuevas aplicaciones permitieron a los comerciales la consulta al vuelo de todo tipo de información sobre pedidos y clientes. También se posibilitó a los  responsables de compras el aprobar las solicitudes de compra con un simplemente pulsar las pantallas de sus teléfonos móviles.

Y así hasta hasta más de 25 aplicaciones disponibles en la mayoría de los casos para tableta y para Ipad.  Las nuevas aplicaciones no sólo mejoraban la funcionalidad ofrecida a las áreas de la empresa con las que ya se estaba trabajando, sino que mejoraban la movilidad de otros departamentos permitiendo la aprobación de gastos de empleado,  consulta de inventarios, accediendo a direcciones de contacto de clientes o empleados, altas de caos servicios de postventa  e incluso ofreciendo la posibilidad de informar de accidentes laborales.

Además se dio un paso más en el soporte para tabletas con la creación de una aplicación para acceder a JD Edwards que mejoraba la experiencia de usuario de este tipo de dispositivos con una interfaz de usuarios y navegación totalmente adaptados.

El secreto de la capacidad de adaptación

La arquitectura tecnológica de JD Edwards basada en dos capas, una para tecnología y otra para aplicaciones unido a su apuesta por el SOA, son los principales pilares que han permitido a JD Edwards EnterpriseOne adelantarse a su competidores a la hora de integrar la movilidad en las soluciones ERP.

Por eso si su empresa está buscando un software capaz de adaptarse a los continuos retos a los que tienen que hacer frente las empresas con JD Edwards EnterpriseOne su empresa nunca se equivocará.

Durante los últimos 3 años, JD Edwards ha venido haciendo un considerable esfuerzo por hacer de la movilidad una parte integrante de las posibilidades ofrecidas por su ERP. Todo comenzó durante los años noventa cuando JD Edwards se convirtió en el primer ERP con el que ese podía trabajar dese un navegador web. Fieles a su visión de adaptarse a los cambios que nos brinda la innovación tecnológico los de Colorado han sabido estar en a la cabeza de esta nueva revolución en la gestión empresarial.

El comienzo de una transición

Fue a finales de 2011 cuando JD Edwards anunció  la disponibilidad y soporte de JD Edwards en Ipad mediante navegador. El ser un ERP 100% web sin duda facilitó la tarea de adaptar JD Edwards para su visualización y trabajo sobre tabletas, ya que simplemente hubo que hacer unos pequeños ajustes en la aplicación para adaptarlo a la navegación táctil en tabletas mediante la incorporación de controles gestuales.

Esto hecho, no hizo más que poner de manifiesto hasta que punto había acertado la compañía en su estrategia.

Por aquel entonces las aplicaciones ya llevaban tiempo causando furor en  los mercados de consumo y desde Oracle se dio una importante muestra de audacia al lanzar la primera app móvil totalmente integrada con el ERP:  la de gestión de ordenes de trabajo. Esta aplicación permitía la gestión de órdenes de trabajo desde un móvil por parte de los responsables de mantenimiento de la empresa. Esta primera aplicación no se quedó en mera incursión y pronto vinieron más aplicaciones.

Extendiendo la movilidad a más áreas de la empresa

Con el lanzamiento de Oracle’s JD Edwards EnterpriseOne Mobile Requisition Self Service Approval, Oracle’s JD Edwards EnterpriseOne Mobile Purchase Order Approval y Oracle’s JD Edwards EnterpriseOne Mobile Sales Inquiry, a comienzos de 2012, JD Edwards logró mejorar la movilidad de departamentos como el de ventas y compras. Las nuevas aplicaciones permitieron a los comerciales la consulta al vuelo de todo tipo de información sobre pedidos y clientes. También se posibilitó a los  responsables de compras el aprobar las solicitudes de compra con un simplemente pulsar las pantallas de sus teléfonos móviles.

Y así hasta hasta más de 25 aplicaciones disponibles en la mayoría de los casos para tableta y para Ipad.  Las nuevas aplicaciones no sólo mejoraban la funcionalidad ofrecida a las áreas de la empresa con las que ya se estaba trabajando, sino que mejoraban la movilidad de otros departamentos permitiendo la aprobación de gastos de empleado,  consulta de inventarios, accediendo a direcciones de contacto de clientes o empleados, altas de caos servicios de postventa  e incluso ofreciendo la posibilidad de informar de accidentes laborales.

Además se dio un paso más en el soporte para tabletas con la creación de una aplicación para acceder a JD Edwards que mejoraba la experiencia de usuario de este tipo de dispositivos con una interfaz de usuarios y navegación totalmente adaptados.

El secreto de la capacidad de adaptación

La arquitectura tecnológica de JD Edwards basada en dos capas, una para tecnología y otra para aplicaciones unido a su apuesta por el SOA, son los principales pilares que han permitido a JD Edwards EnterpriseOne adelantarse a su competidores a la hora de integrar la movilidad en las soluciones ERP.

Por eso si su empresa está buscando un software capaz de adaptarse a los continuos retos a los que tienen que hacer frente las empresas con JD Edwards EnterpriseOne su empresa nunca se equivocará.

La eficiencia extrema: esa lenta asesina de empresas

Hace poco en una conversación con un experto en sistemas y bases de datos, este nos explicó su forma de calcular las especificaciones para un determinado sistema: “Cuando tengo que dimensionar un sistema calculo cuanto necesitará para funcionar de manera optima, luego le añado un entre 50 y un 100% de capacidad. Y esa es la recomendación que hago a mis clientes”.

Su forma de proceder en principio me pareció chocante, porque contradecía toda la ortodoxia que se ha formado alrededor de la eficiencia como único e incontestable mantra a la hora de gestionar una empresa. Y lo curioso es que tenía razón: la eficiencia puede resultar muy peligrosa.

eficiencia_sin_control

¿Queremos eficiencia?: empecemos aplicándonosla a nosotros mismos

Muchos de los “gurús” de la eficiencia, desde políticos has empresarios por banqueros y consultores, son personas con gustos caros a los que le gusta la buena vida. Sólo son predicadores de la eficiencia, ni  tan siquiera creyentes, ni mucho menos  practicantes.

No renuncia al placer de una ducha diaria, una ingesta de calorías superior a la necesaria, al aire acondicionado, la nevera. Tampoco estarían dispuestos a extirparse y vender un riñón, un pulmón y un ojo. Órganos totalmente prescindibles para la vida y que generan un gasto energético adicional que no aporta nada a nuestra eficiencia. Nadie que compre un coche  y del que quiera obtener una vida util aceptable lo llevará siempre con el accelerador a fondo.

Tal como apuntaba el autor del “El cisne negro” la eficiencia es un principio que rara vez vemos aplicado en la sabía naturaleza, donde todo ser viviente no funciona durante mucho tiempo al 90% de su capacidad, es más lo hacen en muy contadas ocasiones. Siempre respondiendo a algún peligro inminente o alguna necesidad imperiosa. Lo inteligente es contar con reservas, margen para responder ante eventos   inesperados. Cuando vamos siempre al 90% de nuestra capacidad cualquier vaivén del destino que no hayamos sido capaces de prever, nos pillará sin aliento. Y créanme nos encontraremos muchos a lo largo de nuestro camino.

La eficiencia por la eficiencia

No estamos defendiendo que haya que ser ineficientes, todo lo contrario. Lo que decimos es que la eficiencia debe de ser un medio para la creación de valor, no un fin en sí mismo. Hay que contar siempre con un margen de seguridad tanto a nivel financiero, como de capacidad  productiva y etc.…  No podemos andar siempre con la lengua fuera, pensando en el pan de hoy. Debemos de ser capaces de evitar el hambre del mañana.

El autor antes citado destacaba como el gusto por la eficiencia financiera y las ganancias a corto plazo fueron uno de los desencadenantes de la reciente crisis económica, una crisis de deuda.  Los romanos tenían un dicho: “Feliz es el que no debe nada”. Las culturas de origen grecolatino siempre han tenido claro este planteamiento, de ahí la prohibición de la usura en el judaísmo, el cristianismo y el Islam, que por otro lado también ha sido constatado en civilizaciones más antiguas como las mesopotámicas.

En cambio la ortodoxia actual extendida a lo largo y ancho de escuelas de negocio y facultades de economía es la de que es mejor tomar dinero prestado que constituir todo el capital con fondos propios. Por eso cuando viene la tormenta, las empresas sin músculo financiero propio acaban siendo arrastradas por la corriente. Ya saben el término medio está la virtud. Guarden siempre alguna reserva, nunca sabemos lo que está por venir.