Archivo de la categoría: Tendencias de mercados y empresas

5 tendencias tecnológicas que están revolucionaran el software para empresas

cabecera

Aunque la adopción de innovaciones tecnológicas por parte de las empresas en el campo del software es mucho lenta que en los mercados de consumo. Actualmente hay varias brechas que indican que se van a producir importantes cambios en mercado del software empresarial.

APIS E INTEGRACIÓN

Las API´s (Aplicattion Program Interface) son conjuntos de subrutinas y funciones que permiten que una cierta biblioteca pueda ser utilizada por otro software como capa de abstracción.  Puede ser que este término sea desconocido por mucha gente, pero casi todos los usuarios de internet hacen uso de ellas a diario, aunque sea de forma inconsciente. Gracias a ellas podemos ver los últimos tweets que se han  publicado relacionados con un artículo, disfrutar de mapas de Google incrustados en las webs y muchas más cosas.

El verdadero potencial de las API´s es que permiten construir una solución con alta funcionalidad sin tener que desarrollar de manera exhaustiva cada uno de los aspectos sistema. Nos permiten apoyarnos en el software de terceros para incorporar funciones que de otra forma hubieran sido muy costosas de desarrollar.

El ejemplo más obvio puede ser la incorporación de funcionalidad geográfica y mapas. Si cada software que necesita incorporar capacidades geográficas tuviera que desarrollar un sistema propio el coste sería totalmente prohibitivo.

WEB Y CLOUD

Hoy podemos decir de manera casi definitiva que los estándares HTML5 y CSS3 están implantados de forma universal. Esto quiere decir que hoy en día casi la totalidad de los usuarios que se conecta a internet puede disfrutar en su navegador web de aplicaciones con altos estándares de calidad en cuanto interactividad, formato, responsividad y calidad gráfica, unidos a las ventajas estándar de las aplicaciones web. Esto es cierto incluso en entornos 3D gracias a tecnologías como WebGL.

Según datos de nuestra web solo un 3% de los usuarios está en versiones anteriores a IE9. El resto de usuarios está utilizando Chrome o Firefox, aplicaciones que se están actualizando constantemente a los últimos estándares de W3C o incluso a los todavía más avanzados de Webkit.  Hay que tener en cuenta que estos son datos referidos a usuarios con un perfil corporativo, en este sentido el verdadero empujón a los estándares más avanzados de la web ha sido la discontinuidad del soporte por parte de Microsoft para Windows XP, que incorporaba de serie IE8. Dado que muchos usuarios se limitan (especialmente en entornos profesionales) a utilizar el navegador que tienen de serie, esto era un auténtico cuello de botella que finalmente se ha solucionado.

Hay que destacar que las aplicaciones web son todavía una tecnología incipiente que no ha alcanzado su punto total de madurez. Por lo que todavía son de esperar mejoras en este campo, unidas a las que se produzcan en el diseño de interfaces de usuarios, protocolos de comunicación y desarrollo de aplicaciones en general.

 

INTERNET DE LAS COSAS

¿La lavadora conectándose a Internet para descargarse los últimos programas de lavado? Todo puede ser. Bromas aparte dentro de las tendencias tecnológicas más importantes, esta es sin duda la que más va a afectar a la empresa. Debido al uso intensivo de equipos y bienes.

Puede que el internet de las cosas suene como algo muy friki y vanguardista, pero las empresas de transporte que tienen un control de flota y un seguimiento de sus vehículos que permite a sus clientes saber por dónde anda su mercancía están metidos de lleno en el internet de las cosas. La domótica y la gestión del mantenimiento de equipos en base alertas son sólo algunos ejemplos del potencial del internet de las cosas.

El objetivo potencial es que cada equipo capaz de  generar información de relevencia pueda estar conectada a la empresa transmitiendo información e incluso recibiendo órdenes.  Esto abre grandes posibilidades en áreas como el mantenimiento, el transporte, la gestión comercial y la fabricación.

APLICACIONES MÓVILES

Las aplicaciones móviles han supuesto toda una revolución en la forma que tenemos de compartir, consultar y distribuir información. Aproximadamente un 90% de los usuarios se conecta a Facebook a través de su móvil y en el caso de Twitter este porcentaje es aún más elevado. Según datos de 2013 el 86% de los usuarios de internet utiliza el móvil para conectarse a internet. Solo hay que echar un vistazo en cualquier transporte público para darnos cuentas hasta qué punto las aplicaciones móviles han cambiado nuestro estilo de vida. Incluso la forma de presidir las sesiones del congreso de los diputados.

A pesar de que la generalización del uso de aplicaciones móviles ha corrido como la pólvora el impacto que estas han tenido en el mundo de la empresa ha sido más bien escaso. La principal razón ha sido la desidia de la gran mayoría de los fabricantes, ya que desde hace años algunos fabricantes como Oracle han puesto de a disposición de sus clientes un amplio catálogo de aplicaciones móviles  que funcionan como parte integrada de algunas de sus soluciones más importantes como son JD Edwards EnterpriseOne o ERP Cloud.

 

COLABORACIÓN SOCIAL

La forma de interactuar y colaborar con otros usuarios que han surgido gracias a la web 2.0 y las redes sociales han supuesto todo un hito en la utilización de la informática.  No se basan en ninguna tecnología específica sino en un uso bien adaptado a la forma que tiene la gente de comunicarse.

Por supuesto todas estas nuevas formas de colaboración con posts, mensajes y comentarios tienen su cabida en el mundo de la empresa, especialmente en el ámbito de la gestión por proyectos.

La filosofía de los Social Media abre las puertas hacía formas de trabajo más colaborativas. En las que es más fácil rastrear los cambios hechos,  hacer sugerencias, solicitar opiniones o interactuar de una forma mucho más fluida y asíncrona entre las miembros de un equipo encargados de una determinada tarea. Un ejemplo muy bueno de estas nuevas formas de colaboración las podemos encontrar en el nuevo ERP Cloud de Oracle.

EXPERIENCIA DE USUARIO

Un diseño cuidado de la experiencia de usuario no mejora de por si la capacidad funcional del una aplicación. Pero puede por sí solo incrementar notablemente la productividad de los usuarios y permitir que estos saquen el máximo partido de ella.

Hoy en día una para crear una experiencia de usuario de calidad en aplicaciones de gestión es necesario plantearse cuáles serán los roles de los distintos grupos de usuarios que van a utilizar la solución y crear unas interfaces de usuarios diferenciadas para cada tipo de usuario. También hay que tener en cuenta que dispositivos y aplicativos van utilizar para acceder a la solución y adaptarla no solamente a estos dispositivos sino también a los diferentes roles de usuario que utilizaran cada dispositivo.

Cuando creamos una interfaz de usuario solida y fluida, acortamos las necesidades de formación y adaptación a la herramienta así como rebajamos las barreras de entrada para nuevos usuarios.

Esperamos que este artículo haya sido interesante para todos.

La barrera entre información y operaciones

La revolución tecnológica de las últimas décadas ha imprimido una velocidad a nuestra sociedad, inconcebible en cualquier otro periodo histórico. Somos capaces de producir y hacer muchas más cosas, mucho más rápido. Esto implica tener que tomar más decisiones, el problema es que con nuestra capacidad intelectual el límite de nuestra atención es igual de limitado que el de nuestros predecesores.  Por lo tanto necesitamos de herramientas que nos permitan sacar el máximo partido a nuestras limitadas capacidades.

Durante décadas, los sistemas de gestión en la empresa han tenido una clara orientación transaccional, ancladas en el terreno de lo operativo: realizar movimientos de cuentas, asignar unidades de stock,  etc. Los sistemas de reporting o información y análisis estaban más enfocados a  generar informes ejecutivos para los centros de decisión, generalmente la alta dirección.  Estos se encargaban de definir las directrices que los niveles más bajos de la jerarquía se dedicaban a asumir de la manera más estricta posible, sin modificaciones ni desviaciones. Esta forma de articular las empresas se ha acabado mostrando totalmente ineficiente en un entorno donde los cambios son vertiginosos. En los que no se pueden esperar a que las lentas correas de transmisión comuniquen los cambios coyunturales a la dirección y esta emita unos  nuevos planes de acción para que sean aplicados por los mandos intermedios.

Barrera entre reporting y ERP

Hoy en día las empresas son organizaciones mucho más flexibles y dinámicas. La preparación de los cuadros bajos e intermedios ha mejorado enormemente. Las estructuras se han optimizado con esquemas en los que cada empleado es el encargado de sacar adelante su área de responsabilidad. Esto unido a los avances en nuevas tecnologías ha permitido un nuevo modelo de organización. Pero todavía queda mucho por hacer.

Los mandos intermedios y el resto de empleados necesitan disponer de información relevante, clara y concisa que les permita tomar las decisiones correctas a la velocidad que nos marca el mercado.

Para poder cubrir estas necesidades los usuarios han de disponer de herramientas potentes y de uso sencillo. Estas han de permitirles obtener resultados de manera inmediata sin tener que solicitar la creación de informes al Departamento de IT.

Aplicaciones de gestión que integran el Reporting

Por muy sencillo que sea el uso de nuestra herramienta de reporting siempre es un incordio tener que estar cambiando de aplicación para poder consultar la información. Esto distrae la atención del usuario y disminuye la visibilidad. Lo ideal es integrar los reports en el mismo espacio de trabajo. Así el usuario puede tomar decisiones en tiempo real, consultando la información a medida que tiene que se van planteando las cuestiones.

De esta manera se consigue obtener un flujo de trabajo dinámico en el que los usuarios cuentan con información pertinente para poder tomar las mejores decisiones. Derribando la barrera entre software trasaccional y analítico conseguiremos incrementar las cuotas de productividad y eficiencia en nuestra empresa.

La diferenciación en mercados saturados

Dos factores fundamentales han influido durante las últimas décadas en los niveles de competencia en casi todos los mercados: la permeabilización de las fronteras y las nuevas tecnologías. Estos dos elementos no han operado de forma aislada sino que además se integrado en procesos que se retroalimentaban. El proceso de apertura internacional denominado como globalización, no hubiera sido tan intenso sin los avances en las TIC que han permitido que personas e instituciones se hayan incorporado a este proceso con más facilidad y rapidez.

Aunque esta transformación siempre ha sido vendida como una gran oportunidad para todos, lo cierto es que el mundo empresarial las pequeñas y medianas empresas generalmente han sido las más perjudicadas en este proceso.  Esto ha sido debido principalmente a dos factores.

Por un lado este tipo de empresas jugaban como baza importante su cercanía con los clientes y las diversas barreras de entrada que otras empresas tenían para acceder a sus mercados: idioma, aranceles, etc… Al abrirse las fronteras y disponer su competencia global de herramientas como  la venta por internet, las empresas locales han visto como la competencia en sus mercados naturales se ha visto intensificada.

Hace 15 años para comprar un libro tenías que ir a una librería. Cuando se compraba  un libro raro se encargaba por correo o se podía encargar en la librería. Pero generalmente, el 90% de los  lectores, se limitaba a contentarse con lo que encontraba en las estanterías. Con la llegada de internet y especialmente de Amazon, todo esto ha cambiado drásticamente. La librería de la esquina está compitiendo con grandes gigantes a nivel global, con unos catálogos impresionantes basados en libros de poca tirada, que difícilmente podrían ser rentables para una librería tradicional.

Por otro lado aunque estas tendencias se vendieron como una gran oportunidad para todo el mundo, en principio han sido los grandes grupos empresariales los que más se han beneficiado de estos cambios por varias razones. Tienen los recursos financieros, la infraestructura y el know-how para sacar partido de ello. Por supuesto que ha habido muchas excepciones, la propia Amazon es una empresa salida de la nada hace 25 años que se ha convertido en un gigante de más de 25 millardos.

Pero en general lo que más hemos visto es como el tejido empresarial local y nacional se veía erosionado por los grandes jugadores. Algo parecido a lo que ha ocurrido con Ikea en el sector del mueble.

diferenciacion_mercados_saturados

Unos mercados saturados

Si la competencia siempre ha sido intensa, hoy lo es más todavía. Una tienda de móviles de un  centro comercial, está a la vez compitiendo con el resto de tiendas y con la página web de móviles chinos. Para las empresas de medio tamaño, esto les obliga no solamente a lanzarse al contraataque e intentar aumentar su área de operaciones y de influencia, además tienen que ser capaces de construir una identidad corporativa fuerte. No solamente basada en la imagen, sino también en su modelo de negocio, en la forma en que son capaces de dar valor a sus clientes.

En unos mercados en los que las barreras de entrada por cuestiones geográficas y culturales se han reducido enormemente, las empresas no pueden aspirar a simplemente conservar su fondo de comercio por simplemente ser empresas locales.   Necesitan desarrollar modelos de negocio con personalidad que aporte verdadero valor en su área de actividad y que sea capaz de funcionar en diferentes mercados.

Para lograr esto, es necesario dotarse de una cierta  infraestructura a varios niveles. Para empezar la empresa no puede ser un simple despacho de productos. Hay que prestar atención a las cuestiones estratégicas, el marketing y especialmente al producto.  Y además de todo esto hay que contar con unos sistemas de gestión que sean capaces de servir de soporte a ese modelo de negocio propio. Porque sólo  a base de hacer las cosas de una forma distinta podremos diferenciarnos de nuestra competencia.

¿Por qué Oracle Fusion?

Oracle-fusion1

La evolución del mercado de aplicaciones empresariales

Durante los años sesenta se comenzó el desarrollo a  gran escala de aplicaciones para empresas. En principio eran soluciones de propósito específico que servían a un área funcional concreta de la empresa: contabilidad, fabricación. Fue así como se fueron naciendo los MRP y las suites financieras.  Con el paso de los años las corporaciones fueron conscientes de la complejidad que suponía tener integrados varios sistemas y esa así como surgieron los ERP,  grandes paquetes de aplicaciones que integraban en una única solución todas las áreas funcionales de la empresa.

Los ERP son por naturalezas modulares y extensibles, lo que permiten incluir desarrollos específicos para adaptarlos a las necesidades de cada compañía. Parecía que los modelos de arquitectura de soluciones de negocio habían alcanzado su cenit. Pero no fue así.

Lo realmente curioso es que el siguiente movimiento fue una involución. Comenzaron a surgir aplicaciones de nicho que cubrían las necesidades muy específicas en determinadas áreas de cada empresa. En cierto modo las aplicaciones CRM fueron las primeras en romper esta brecha. Las ventas son en el área más difícil de estandarizar de una empresa. Los departamentos de ventas están en contacto continuo con el entorno de la empresa. Han de captar rápidamente los cambios y adaptarse al vuelo  para poder dar respuesta. Los ERP en cierta medida suponen una burocratización de la empresa y esto no deja crear cierta urticaria en los vendedores, que siempre han visto los sistemas de gestión como unos ladrones de tiempo y una forma de control. Unos ladrones de tiempo que les hacen perder una o dos horas de tiempo al día rellenando partes y unas herramientas de control que intentan fiscalizar su trabajo como si fuera operarios de máquina.

Sea como sea, el surgimiento del CRM evidencia un cierto fracaso en la filosofía del ERP ya que a día de hoy todavía no he conocido un solo paquete que haya conseguido una total integración del área de ventas  satisfactoria. En el hueco de esta brecha han ido aflorando aplicaciones como Salesforce, Sugar CRM y un largo etc.. Pero esto sólo fue el principio, otras áreas funcionales les han seguido como el Marketing, la gestión de transportes, los SGA.

Los suites de inteligencia de negocios, disociados del propio ERP también son una muestra más de la incapacidad de estos paquetes transaccionales para dar respuesta a un importante requisito en la empresa actual: la explotación analítica de todos los datos que genera la empresa en sus multiples operaciones.

Las razones de una involución: ¿Quién mucho abarca poco aprieta?

Si la evolución de la tecnología y la gestión en las empresas habían conducido de manera clara a la filosofía de integración del ERP,  ¿cómo puede haber tenencias totalmente contrarias en el mercado?  Las razones son de los más dispares.

Para comenzar, no hay una fórmula mágica que funcione para todos. Cada empresa es un mundo, incluso compañías que compiten en los mismos mercados tienen modelos de negocio  totalmente diferentes. A veces la complejidad y el sobrecoste que genera tener varios sistemas dentro de la empresa se ve compensada por la capacidad operativa  y la funcionalidad específica que incorporan-

En segundo lugar debemos, los sistemas ERP son complejísimos y a veces la única manera de integrar muchas áreas funcionales es base de que cada una de ellas renuncie a un poco. El ejemplo más claro lo vemos en las interfaces gráficas. Lo idóneo sería que existiera una interfaz gráfica para cada rol de usuario: gestión de pedidos, colección de deudas, planificación de fabricación, etc.. Lo que en realidad sucede es que con unos pocos elementos comunes se construyen todas las interfaces de usuario, lo que hace que al final todas sean bastante inespecíficas, poco diferenciadas y estén pobremente adaptadas a las necesidades de cada usuario. A la postre la experiencia de usuario tiende a ser muy pobre nicho  a pesar de que los fabricantes se están esforzando últimamente por salvar este escollo, algo que no sucede en las aplicaciones de nicho.

Pero existe todavía una razón más de fondo, que hace  muy complejo el modelo de desarrollo puesto en práctica por los grandes ERP´s. Este es el funcionamiento a la inversa de la ley de economías de escala en cuanto al desarrollo de software se refiere, o lo que es lo mismo. Las economías de escala no funcionan en absoluto en este negocio.

La programación es principalmente un proceso mental e interno que se traduce en output externo: el código.  Para trabajar varios programadores juntos tienen en cierta medida sincronizar sus mentes. Tener una visión clara del proyecto, saber con precisión que tiene que hacer cada uno y establecer una metodología para que el código desarrollado por distintos programadores pueda ser integrado. Además cuando se trabaja en grupos de desarrollo es necesario documentar exhaustivamente el proyecto lo que ralentiza la velocidad de desarrollo de cada programador.

Este fenómeno ya fue notado en los años 70 por Fred Brooks que escribió su mítico libro: “El mítico hombre mes”, donde nos viene a decir que en el desarrollo de software menos es más. Cuanta más gente añadamos a un proyecto que va retrasado más se retrasará.

El problema surge no solamente de la dificultad de coordinar el trabajo tantos programadores debido a la gran cantidad de canales de comunicación que se abren con cada nuevo fichaje. La clave está también en que para que un sistema sea realmente utilizable ha de tener integridad conceptual. Lograr esto en un gran sistema como un ERP no es una tarea imposible pero casi….

Aplicando la lógica descubrimos por tanto que las aplicaciones desarrolladas por equipos pequeños y que se ocupan de cuestiones más específicas siempre estarán más cerca de satisfacer las necesidades de los usuarios. Si cogemos a un equipo de desarrollo que está haciendo un módulo de CRM para un ERP y lo ponemos a desarrollar un CRM como aplicación independiente, seguramente el resultado del último será mucho más satisfactorio. Los programadores tendrán menos restricciones debidas a la necesidad de integrar el módulo con el resto del paquete, mayor libertad a la hora de elegir plataformas tecnologías y un largo etc… Y sobre todo una menor carga burocrática y por tanto una mayor productividad.

Nos encontramos ante un encrucijada por un lado las pequeñas aplicaciones centradas en un área específica de la empresa cumplen mejor con su cometido. Por el otro la acumulación de sistema e islas de datos provoca una complejidad difícil de gestionar y de mantener. Y sobre todo una falta de una visión única en cuanto a la realidad de la empresa.

La respuesta de Oracle: Fusion

A parte de estas tendencias la irrupción de los dispositivos móviles, las tecnologías de búsqueda y el comercio social han trastocado profundamente la forma de hacer negocios con multiples y profundas implicaciones. Por tan sólo citar un ejemplo, la experiencia de usuario que nos han brindado las aplicaciones móviles ha marcado un nuevo estándar en usabilidad y adaptabilidad del software. Esto ha hecho que los usuarios de aplicaciones empresariales tengan una percepción negativa sobre las estas, ya que consideran que las interfaces de usuario son funcionalmente pobres y su diseño está poco cuidado.

De forma paralela ha habido importantes avances en la integración de aplicaciones tipo SOA, web Services e incluso JSON. El middleware o los sistemas encargados de la integración de otros sistemas han experimentado un importante avance en los últimos, Oracle cuenta con un liderazgo claro en este tipo de tecnologías.

En resumen las empresas demandan cada vez más funcionalidad más específica, mejor experiencia de usuario y menores costes de despliegue, mantenimiento y formación. Vamos que lo quieren todo. Para dar respuesta a todos estos retos Oracle ha lanzado su nueva familia de aplicaciones: Fusion

 

La eficiencia extrema: esa lenta asesina de empresas

Hace poco en una conversación con un experto en sistemas y bases de datos, este nos explicó su forma de calcular las especificaciones para un determinado sistema: “Cuando tengo que dimensionar un sistema calculo cuanto necesitará para funcionar de manera optima, luego le añado un entre 50 y un 100% de capacidad. Y esa es la recomendación que hago a mis clientes”.

Su forma de proceder en principio me pareció chocante, porque contradecía toda la ortodoxia que se ha formado alrededor de la eficiencia como único e incontestable mantra a la hora de gestionar una empresa. Y lo curioso es que tenía razón: la eficiencia puede resultar muy peligrosa.

eficiencia_sin_control

¿Queremos eficiencia?: empecemos aplicándonosla a nosotros mismos

Muchos de los “gurús” de la eficiencia, desde políticos has empresarios por banqueros y consultores, son personas con gustos caros a los que le gusta la buena vida. Sólo son predicadores de la eficiencia, ni  tan siquiera creyentes, ni mucho menos  practicantes.

No renuncia al placer de una ducha diaria, una ingesta de calorías superior a la necesaria, al aire acondicionado, la nevera. Tampoco estarían dispuestos a extirparse y vender un riñón, un pulmón y un ojo. Órganos totalmente prescindibles para la vida y que generan un gasto energético adicional que no aporta nada a nuestra eficiencia. Nadie que compre un coche  y del que quiera obtener una vida util aceptable lo llevará siempre con el accelerador a fondo.

Tal como apuntaba el autor del “El cisne negro” la eficiencia es un principio que rara vez vemos aplicado en la sabía naturaleza, donde todo ser viviente no funciona durante mucho tiempo al 90% de su capacidad, es más lo hacen en muy contadas ocasiones. Siempre respondiendo a algún peligro inminente o alguna necesidad imperiosa. Lo inteligente es contar con reservas, margen para responder ante eventos   inesperados. Cuando vamos siempre al 90% de nuestra capacidad cualquier vaivén del destino que no hayamos sido capaces de prever, nos pillará sin aliento. Y créanme nos encontraremos muchos a lo largo de nuestro camino.

La eficiencia por la eficiencia

No estamos defendiendo que haya que ser ineficientes, todo lo contrario. Lo que decimos es que la eficiencia debe de ser un medio para la creación de valor, no un fin en sí mismo. Hay que contar siempre con un margen de seguridad tanto a nivel financiero, como de capacidad  productiva y etc.…  No podemos andar siempre con la lengua fuera, pensando en el pan de hoy. Debemos de ser capaces de evitar el hambre del mañana.

El autor antes citado destacaba como el gusto por la eficiencia financiera y las ganancias a corto plazo fueron uno de los desencadenantes de la reciente crisis económica, una crisis de deuda.  Los romanos tenían un dicho: “Feliz es el que no debe nada”. Las culturas de origen grecolatino siempre han tenido claro este planteamiento, de ahí la prohibición de la usura en el judaísmo, el cristianismo y el Islam, que por otro lado también ha sido constatado en civilizaciones más antiguas como las mesopotámicas.

En cambio la ortodoxia actual extendida a lo largo y ancho de escuelas de negocio y facultades de economía es la de que es mejor tomar dinero prestado que constituir todo el capital con fondos propios. Por eso cuando viene la tormenta, las empresas sin músculo financiero propio acaban siendo arrastradas por la corriente. Ya saben el término medio está la virtud. Guarden siempre alguna reserva, nunca sabemos lo que está por venir.

Comparativa JD Edwards vs Axapta (III): Módulos disponibles

jd_vs_axapta

Funcionalidad de Axapta vs JD Edwards

Nos encontramos frente a dos auténticos pesos pesados dentro de la industria del software empresarial. Por un lado JD Edwards un ERP originalmente concebido para grandes corporaciones que ha sabido adaptarse a las necesidades de la mediana empresa y por el otro lado Axapta,  que tras una importante inversión en mejoras por parte de Microsoft aspira a buscarse un lugar entre los grandes jugadores de la escena.

Hacer una comparativa de todos los módulos disponibles en ambas aplicaciones supone un pequeño reto. En primer lugar, no es fácil conseguir un listado con todos los módulos y la funcionalidad básica. Para conseguirlo hay que navegar un poco por internet. Las listas de precios son la fuente más fiable para conseguir información, aunque en este aspecto hemos de reconocer que es mucho más clara  la información aportada por Oracle, aunque si quieren pueden juzgar ustedes: AxaptaJD Edwards. Una vez conseguido esto es necesario completar el cuadro añadiendo la funcionalidad específica de cada módulo o submodulos.

Así las cosas vamos a hacer un repaso a la funcionalidad aportada a cada área de la empresa ya que a la postre esta es la manera más certera para lograr una visión global de lo que nos ofrece cada ERP.

Área de Finanzas:

Ambas soluciones incluyen un módulo de gestión financiera, que sobre el papel tienen funcionalidad similar. Esto no quiere decir que ambos funcionen igual de bien, sino que sobre el papel, al menos, son capaces de hacer cosas parecidas: Contabilidad general, Cuentas a pagar y cobrar, etc..  Otra cosa será con que eficacia y eficiencia lo hacen y en qué medida tienen la flexibilidad suficiente para adaptarse a las necesidades de cada empresa.

Ambas aplicaciones están preparadas para trabajar con varias divisas, compañías y localizaciones.  Por supuesto el paquete de finanzas en ambas soluciones se halla estrechamente integrado con el resto de módulos de la aplicación.

Ambas soluciones nos permiten la creación de varias compañías, libros contables así como dimensiones contables además el uso diferentes dimensiones contables que nos permitan evaluar la rentabilidad de los productos, filiales o unidades de negocio.

Ofrecen los tradicionales módulos de Contabilidad General, Cuentas a pagar y Cuentas a Cobrar. Dentro del área de finanzas ambas aplicaciones ofrecen módulos de Gestión de Gastos y gestión de activos fijos. En el último caso la funcionalidad ofrecida por JD Edwards es mucho más completa, contando con una solución para contabilidad de activos fijos.

En cuanto a contabilidad analítica se refiere hemos constatado que la capacidad de JD Edwards es mayor dada su flexibilidad para configurar estructuras contables. No obstante en el siguiente artículo de comparativa sobre la funcionalidad en finanzas de ambas aplicaciones entraremos en más detalle.

principalJD

Gestión de la cadena de suministros:

En esta área funcional es donde más se complica la labor de realizar una comparativa. La arquitectura modular y la forma de agrupar la funcionalidad difieren enormemente. Para comenzar Microsoft incluye el MRP en el módulo de SCM y en JD Edwards viene dentro del módulo de fabricación. La funcionalidad del módulo de Axapta denominado como  Supply Chain Management  está mayoritariamente incluida en el módulo de compras de JD Edwards EntepriseOne. A su vez el módulo de Axapta denominado como Inventory Management and Warehousing recoge la funcionalidad incluida en el módulo de Supply Chain Management de JD Edwards y parte de la funcionalidad del módulo Supply Demand Planning.  Vemos aquí un ejemplo de cómo un nombre idéntico es utilizado para agrupar funcionalidades totalmente distintas, la del área de compras en el caso de Microsoft y la del área de Logística y Gestión de Almacenes en el caso de JD Edwards.

Axapta por su parte desgrana demasiado la funcionalidad, incluyendo como submodulos algunas aplicaciones que se supone que deben de ser un estándar para cualquier módulo de compras. En cualquier caso parece que la funcionalidad ofrecida por Axapta para toda el área de SCM se queda algo corta en algunos casos, a juzgar por las soluciones ofrecidas por algunos partners, para ampliarla.

En cuanto al área de gestión de compras el enfoque planteado dista bastante. JD Edwards propone el enfoque del autoservicio de proveedores y de solicitudes de compra por parte de clientes que no encontramos en Axapta.  JD Edwards además incluye funcionalidad para gestión de contratos con proveedores y la subcontratación de operaciones.

Para el área de Logística y almacenes ambos productos ofrecen funcionalidad para gestión de inventarios y almacenes. JD  Edwards además también ofrece un módulo para  gestión de gráneles imprescindible para muchos sectores como el de las materias primas así como un módulo de gestión de transportes. En la documentación encontrada sobre Axapta no hemos podido localizar funcionalidad análoga.

Los datos de producto y lista de materiales en Axapta vienen incluidos en el módulo de inventario y almacén, mientras que en JD Edwards se incluyen en el de Fabricación, dentro del módulo denominado como Product Data Managament.

En cuanto a la Planificación de la Demanda JD Edwards ofrece un módulo específico para estas operaciones que incluye las aplicaciones de Demantra.

Gestión de ventas y relaciones con clientes:

Ambos paquetes incluyen soluciones para asignación de unidades a clientes ante situaciones de escasez de producto. A su vez ambas soluciones incluyen la posibilidad de fragmentar las entregas dentro de un pedido en varias expediciones, para adaptarse a situaciones de escasez de mercancía o simplemente adaptarse a las preferencias del cliente.

Axapta incluye en este módulo cuestiones como la gestión de las comisiones de comerciales, gestión de clientes y de reclamaciones que JD incluye en su módulo de CRM. JD Edwards por su parte incluye funcionalidad muy importante como la gestión avanzada de precios y la gestión de acuerdos y   contratos.

En cuanto al CRM, Axapta ofrece un módulo de marketing y otro que JD no incluye ya que esta parte se deja a la integración con otras aplicaciones de Oracle mucho más completas. Por su parte JD incluye gestión de casos (Servicio Técnico), Portal de clientes, gestión avanzada de precios y gestión avanzada de filiales.

Gestión de Activos Fijos:

El módulo de gestión de activos Fijos de JD Edwards incluye operaciones de mantenimiento que en Axapta vienen incluidas en el módulo de Service Management. JD Edwards además ofrece  como extra el módulo de Contabilidad de Activos Fijos.

Gestión de la Fabricación:

En cuanto a la  fabricación ambos  productos ofrecen funcionalidad para la gestión de la producción, rutas de fabricación, gestión de planta y planificación. JD Edwards además ofrece un módulo de Gestión de Calidad y de fabricación por proyectos.

Módulos adicionales:

JD Edwards en una de sus últimas release incorporó el módulo Gestión de Salud y Seguridad Laboral en la empresa, con su correspondiente extensión con el Oneview Reporting. Axapta no incluye funcionalidad similar.

Módulos verticales:

Por otro lado JD Edwards también incluye otros módulos como el de Construcción y Gestión Inmobiliaria, Agrícola y Bodegas, Apparel funcionalidad que tampoco encontramos en Axapta. La funcionalidad de estos “módulos verticales” será analizada más en profundidad en próximos artículos .

One to One BI: Un nuevo paradigma de inteligencia de negocios

Durante años hubo un paradigma que gozó de enorme aceptación dentro del mundo del marketing, el del one to one marketing. En un momento en el que se creía que la cultura de masas empeazaba a mostrar sintomas de agotamiento y el retorno de la publiciad tradicional era cada vez menor se planteó un modelo que  llevara la segmentación de los mercados hasta el nivel más básico: el del individuo. Se trataba de considerar a las personas como entes libres y no meras ovejas del rebaño.

El marketing directo fue tal vez la disciplina que mejor supo recoger esa orientación, de la cual se ha estado beneficiando en gran medida las técnicas más sofisticadas de marketing online y en general todo lo que pasa del puro spameo y la contratación de banners en base a coste por impresión.

Aunque este enfoque pudo parecer absolutamente novedoso en su momento en los mercados de consumo, hay que tener en cuenta que en algunos sectores como el B2B o los productos de lujo siempre se ha trabajado con muy pocos clientes. Una empresa de 100 empleados puede sobrevivir con 10.000 clientes o con uno solamente. Siempre y cuando sea capaz de pagar las facturas y llevarse algo bolsillo  a final de año.

Lógicamente conforme mayor sea el ratio empleados/clientes, mayor será el volumen de información y dedicación que corresponderá a cada cliente. Esto obliga a llevar una gestión más centrada en el detalle, menos dispersa en las abstracciones globales sobre segmentos. Lo que importa es el cliente como sujete de cargo, no las zonas territoriales ni las familias de productos.

Un cambio con implicaciones en los sistemas de información

Para poder afrontar estrategias de marketing basadas en este nuevo paradigma es necesario disponer de herramientas que nos permitan disponer de información extensiva sobre cada cliente, socio o proveedor. La naturaleza de las preguntas a las que tenemos que responder cuando tratamos de analizar a un individuo son muy diferentes a las que se nos plantean cuando intentamos detectar segmentos en grandes bolsas de individuos.

De entrada las posibilidades que nos ofrecen el procesamiento de los datos y aplicación de técnicas estadísticas es mucho menor. Hay que ir a un análisis detallado de los datos, la búsqueda de tendencias o subconjuntos pierde importancia, lo relevante es encontrar patrones que nos permitan conocer mejor al cliente en cuestión.

La capacidad de procesar y mover datos, se hace menos importante y lo realmente crucial es tener la habilidad de disponer la información de una manera visual y gráfica que nos permita captar sutilezas, patrones o nociones que se nos hayan podido escapar ante una lectura cruda de los datos.

Aunque tecnológicamente todo esto pueda lograrse con los medios disponibles, se echan en falta modelos conceptuales así como aplicaciones que los implementen y nos permitan llevar esto tipos de análisis a cabo.

¿Para cuándo contaremos con una paquete de One to One BI? En un entorno en el que la innovación se ha convertido en un nueva divisa imperial, parece raro que salvo la NSA y la CIA nadie haya intentado medrar en una campo de desarrollo tan prometedor.

El mercado de aplicaciones ERP en España

Panorama de los fabricantes

En la imagen inferior hemos intentado sintetizar de manera gráfica cual es la composición del mercado de aplicaciones ERP en España.  La altura en la montaña indica el tamaño de la empresas a las que va dirigido ese ERP. El eje de X invertido indica la cuota de mercado, siendo las que más la izquierda están las que obtienen una mayor cuota de mercado.

Aunque hay cientos de fabricantes el mercado se distribuye entre unos pocos. Algunos como Microsoft atacan a todos los segmentos, otras como Oracle y  se centran en uno solo.  Que una empresa tenga alta cuota de mercado no garantiza en absoluto que su producto sea mejor, no obstante esto puede ofrecer ciertas garantías sobre la continuidad del producto.

el_mercado_erp_tratado

 

La tendencia general que hemos observado en el mercado durante los últimos años es una concentración del mercado. Esto no quita para que hayan aparecido nuevas soluciones. Pero en general, si que hemos visto un enorme retroceso de los pequeños fabricantes, especialmente aquellos orientados a un mercado local y con productos de escaso desarrollo asociados a plataformas tecnológicas antiguas como COBOL o AS400.

Por otra parte algunos fabricantes internacionales como Agresso han adquirido fabricantes nacionales como CCS cuyas soluciones han integrado en su cartera de productos hasta fusionarlas con otros productos.

En general la imagen superior ilustra con bastante precisión, la composición del mercado español para empresas con más de 1 millón de euros de facturación. Por debajo de esa cifra SAGE con productos como Contaplus tiene un claro liderazgo. Precisamente en ese segmento donde más retadores están surgiendo.

El mercado de partners

Como es lógico el mercado de partners está mucho más atomizado. Los partners de implantación nacional tienen siguen teniendo una fuerte presencia y a pesar de las incursiones de empresas extranjeras hemos visto como los locales han resistido con fuerza.  Aunque en cierta manera también existe una tendencia a la atomización, también el flujo de creación de nuevas empresas es mayor.

A la hora de contratar un partner, el factor humano tiene mayor consideración que las cuestiones de marca. Por lo tanto las pymes pueden competir con más tranquilidad.

Todo esto vale, para el mercado en general. Pero hay que tener en cuenta que cada fabricante pone sus condiciones para que una empresa pase a formar parte de su red de partners. Esto hace que nos encontremos con enfoques de canal totalmente diferenciados para atender identicossegmentos de mercado.

Microsoft por ejemplo, hasta hace poco ponía muy pocas barreras de entrada y no era muy dificil entrar a forma parte de su red de partners. Por un lado, esto tiene para el cliente la ventaja de que tiene muchas más opciones a la hora de escoger. Por otro lado la calidad media de los servicios prestados se ve resentida.

Otros fabricantes aplican políticas mucho más restricitivas a sus programas, lo que va justamente en la dirección opuesta. Un nivel mínimo de calidad más aceptable pero menores opciones donde escoger.

A pesar de lo general de este artículo, esperamos que sea de ayuda para obtener una visión global de los que es el mercado de aplicaciones ERP en España.

Los gigantes de internet acabarán por encoger

Cuando pensamos en Google, Facebook, Twitter y Amazon y hablamos de auténticos titanes que son líderes absolutos en sus respectivos mercados. En estos momentos es difícil concebir como alguna empresa podría llegar a disputarles su liderazgo. Pero si hacemos caso a lo que nos dice la historia ese momento llegará y tal vez esté cerca.

pequeños_gigantes_de_internet

Los comienzos de los monopolios: el tráfico de capitales

Durante casi mil años, la disposición de efectivo en Europa estuvo ligada a su transporte. Si un comerciante quería adquirir bienes en cualquier lugar necesitaba llevar el dinero consigo. No fue hasta comienzos del siglo XI cuando gracias a la Orden del Temple fue posible viajar desde Europa hasta Jerusalén sin la necesidad de llevar todo el dinero encima. Los peregrinos retiraban fracciones del montante en las distintas encomiendas  y fortalezas que había distribuidas a lo largo del camino. Un complejo sistema de contabilidad y documentación permitía que una orden de pago emitida en Zaragoza fuera ejecutada en San Juan de Acre y posteriormente compensada en la contabilidad interna de la orden.

Cuando la Orden del Temple fue suprimida por el Papa, su preeminencia en el tráfico de capitales había decaída hasta el punto de ser desplazado por las principales casas italianas de banca. Hoy en día miles de entidades prestan servicios de este tipo.

El caso del tráfico de mercancías

Durante casi 250 años una parte muy sustancial del tráfico transoceánico de mercancías, fue monopolio exclusivo de la “Española”, que controlaba el tráfico de mercancías entre casi toda América y de gran parte de Asia con Europa. No fue hasta comienzos del siglo XVII cuando holandeses y británicos comenzaron a disputar el comercio transoceánico (sobre todo a Asia) a los españoles fundando sendas compañías en sus respectivos países. Hoy en día es incontable el número de navieras que se dedican a transportar bienes.

Un poco de perspectiva

Seguro que hace 900 años parecía mucho más inconcebible la caída del Temple que lo que hoy nos pueda parecer la caída de Google. Es muy improbable que Google o Facebook desparezcan  o que se vuelvan totalmente irrelevantes como pasó con Myspace o SecondLife. Doy casi por descontado que con el tiempo perderán mucha relevancia en sus propios mercados, o que tal vez esos mercados se conviertan en irrelevantes por la irrupción de productos sustitutivos.

La gloria que precede a la caída

En cualquier caso, en la hegemonía se encuentra el germen de la caída. Tal y como pasó con templarios, banqueros italianos, españoles y británicos, cuando alguien tiene una posición muy privilegiada comienza a ser mirado suspicacia.

Si en los últimos años se había creado un caldo de cultivo plagado recelos hacía Facebook y en menor medida hacia Google, los últimos escándalos de espionaje por parte de la NSA han encendido una mecha que nos sabemos a dónde conduce.

Google está bien protegido por las barreras tecnológicas aunque su afán por querer abarcarlo todo está creando muchas oportunidades que los jugadores de nicho que pueden ser capaces de  sacar partido a algunas de sus inconsistencias. Al fin y al cabo, esto fue lo que hizo Facebook.

En cambio Twitter y Facebook no se asientan sobre ninguna barrera tecnológica sino sobre su popularidad. La gente está ahí porque todo el mundo está ahí, aunque para muchos como yo, esto ha dejado de ser una ventaja.

Si queremos hacernos un favor a nosotros mismos, tal vez deberíamos de dejar de prestar atención a lo que dice tal o lo que dice Facebook o a los  nuevos cambios que ha hecho Twitter. Tal vez debamos abrir los ojos y ver qué es lo que se está moviendo alrededor. Hay muchos cisnes negros escondidos en el estanque esperando asomar la cabeza.

zp8497586rq

Una visión en perspectiva de las redes sociales (II)

Del hombre masa al hombre Twitter hasta llegar a Justin Bieber

Las redes sociales ¿el imperio del mal?

Los medios de masas son como el cemento que mantiene unida a las sociedades postmodernas. Pero es tan fuerte nuestra tendencia a buscar las pequeñas comunidades, que por muy fuertes que sean las tendencias históricas y la presión social, al final siempre terminan aflorando nuestros instintos.

La cultura y la economía de las masas, unida al capitalismo, proporciona un bienestar económico mayor, más salubridad y una vida más longeva que los anteriores sistemas sociales conocidos. Todas estas “necesidades” pertenecen a los escalones más bajos de la pirámide de Maslow. No obstante este modelo, tiene otros inconvenientes que dificultan a la mayoría de los individuos alcanzar la plena satisfacción de los escalones más altos de la pirámide.  A saber, la estimación ajena, la autoestima y la autorrealización.

Somos residentes de nuestra ciudad, trabajadores de nuestra empresa, paisanos de nuestra región, ciudadanos de nuestro país, miembros de la comunidad europea. Aunque no pensemos mucho en ello, nuestra pertenencia a cada uno de esos grupos nos exige dar algo a cambio. Bien sea una parte del fruto de nuestro trabajo o parcelas de nuestra mente y tiempo además de una porción nada desdeñable de nuestra libertad y voluntad. Dichas cesiones y en especial esta última limitan bastante nuestras posibilidades y acortar nuestro radio de acción. Aunque en la mayoría de los casos no seamos o no queramos ser conscientes este es un hecho innegable.

Cada grupo tiene sus distintas reglas o códigos de conducta y pertenecer a siete grupos implica tener que observar siete códigos distintos de conducta a veces parcialmente incompatibles. Ser miembro de un grupo siempre nos permite obtener algo, pero a la vez, nos exige a nosotros dar algo también.

Como bien saben cualquier publicista la atención es el recurso económico más escaso. Los hombres sólo podemos  prestar atención a una cosa a la vez, las mujeres tal vez a más pero con un nivel de intensidad mucho más bajo. Teniendo “tantos compromisos sociales”  resulta cada vez más difícil centrarse en uno mismo e intentar emprender ese largo y difícil camino necesario para buscar nuestra autorrealización. Somos menos dueños de nuestro destino y por lo tanto tenemos menos opciones para poder convertir nuestra vida en lo que nosotros queremos que sea y lograr el pleno desarrollo de nuestras facultades. Algunos tal vez lo consigan, pero porcentualmente son un porcentaje mínimo.

 

¿Por qué la cultura de masas es el germen de la infelicidad?

Es mucho más difícil encontrar nuestro lugar en una colmena que una manada, es una pura cuestión aritmética. Cuesta más alcanzar la estima ajena entre una multitud que ante un pequeño pueblo. En ninguno de los dos casos es una tarea fácil. Para millones de personas Cristiano Ronaldo, Messi o Belén Esteban, ocupan parcelas de su mente mucho más importantes que cualquiera de sus vecinos, amigos o compañeros de trabajo. Nuestra mente está totalmente imbuida por cuestiones que totalmente ajenas a nuestra experiencia sensorial directa, como el último encuentro de nuestro equipo de fútbol, la boda de los príncipes de Inglaterra, la coyuntura económica o el modelo educativo. Preferimos preocuparnos de esas cuestiones que hacer deporte, cuidar nuestra relación de pareja, pensar en cómo mejorar nuestra economía o sentarnos a hacer los deberes con nuestros hijos.

Pongamos un sencillo ejemplo: Justin Bieber tiene unos 100 millones de fans. Si cada uno de ellos admirara a una persona que realmente conoce,  (y cualquiera conoce a un puñado de personas más dignas de admiración que Justin Bieber) el mundo sería un lugar mucho más feliz. Habría 100 millones de personas más que más felices, gracias a la admiración recibida y  los admiradores a su vez, tendrían muchas más posibilidades de ser correspondidos. Además, no tendrían que hacer largas colas a intemperie para poder ver de cerca al objeto de su admiración.

Pero para poder mantener sociedades tan gigantescas cohesionadas necesitamos a CR7, Justin Bieber y el BCE. Necesitamos instituciones y mitos, sin ellos las sociedades que conocemos no pasarían de ser simples agrupaciones de individuos. Y la atención y el tiempo que dedicamos a esos mitos e instituciones es una parte del precio que tenemos que pagar por ser miembros de esas sociedades. Toda la atención que prestamos a los elementos “sociales” es la detraemos de nuestro entorno más inmediato.

Pero llegado a este punto la tecnología se puso de nuestro lado y nos permitió volver a dar rienda suelta a nuestra tendencia a relacionarnos en pequeñas comunidades que pueden sobrevivir entre el magma de la gran sociedad. Comunidades no formadas por los lazos de sangre o la cercanía geográfica  sino por la afinidad emocional, sentimental, intelectual o ideológica.

Y antes de tratar el asunto en profundidad es importante destacar como ejemplo que la primera red social que alcanzó una cierta relevancia (Myspace) nació como una alternativa a uno de los elementos de la sociedad moderna más relevante, la industria cultural, que por aquel entonces tenía un férreo control sobre los medios de promoción y era la que decidía quien estaba dentro fuera y quien estaba fuera. Myspace nació como un espacio donde el artista desconocido podía colgar su música y promocionar su música, el mismo Justin Bieber.

En este artículo hemos podido profundizar un poco más en el análisis de los antedecentes. En la próxima entrega entraremos directamente en harina y haremos una análisis un poco distinto del habitual sobre las redes sociales.

De la era del mass media a la era del social media

Los medios de masas son como el cemento que mantiene unida a las sociedades postmodernas. Pero es tan fuerte nuestra tendencia a buscar las pequeñas comunidades, que por muy fuertes que sean las tendencias históricas y la presión social, al final siempre terminan aflorando nuestros instintos.

La cultura y la economía de las masas aunque objetivamente proporciona un bienestar económico mayor, más salubridad y una vida más longeva, necesidades todas ellas pertenecientes a los escalones más bajos de la pirámide de Maslow, tiene otros inconvenientes que dificultan a la mayoría de los individuos alcanzar la plena satisfacción de los escalones más altos de la pirámide.  A saber, la estimación ajena, la autoestima y la autorrealización.

Somos residentes de nuestra ciudad, trabajadores de nuestra empresa, paisanos de nuestra región, ciudadanos de nuestro país, miembros de la comunidad europea. Aunque no pensemos mucho en ello, nuestra pertenencia a cada uno de esos grupos nos exige dar algo. Bien sea una parte de lo obtenido con nuestro trabajo, dedicar nuestro tiempo y parcelas de nuestra mente y lo más importante, una nada porción de nuestra libertad y voluntad. Porque cada grupo tiene sus distintas reglas o códigos de conducta y pertenecer a siete grupos implica tener que observar siete códigos distintos de conducto. Y pertenecer a un grupo siempre nos permite obtener algo, pero a la vez, nos exige a nosotros dar algo también.

Como bien saben cualquier publicista la atención es el recurso económico más escaso. Los hombres sólo podemos  prestar atención a una cosa a la vez, las mujeres tal vez a más pero con un nivel de intensidad mucho más bajo. Teniendo “tantos compromisos sociales”  resulta cada vez más difícil centrarse en uno mismo e intentar emprender ese largo y difícil camino necesario para buscar nuestra autorrealización. Somos menos dueños de nuestro destino y por lo tanto tenemos menos opciones para poder convertir nuestra vida en lo que nosotros queremos que sea y lograr el pleno desarrollo de nuestras facultades. Algunos tal vez lo consigan, pero porcentualmente son un porcentaje mínimo.

Por otro lado, está claro que es mucho más difícil encontrar nuestro lugar en una colmena que una manada. Es muchísimo más complicado alcanzar la estima ajena entre una multitud que un que un pequeño pueblo. Para millones de personas Cristianos Ronaldo, Messi o Belén Esteban ocupan parcelas de su mente mucho más importantes que cualquier de nuestros vecinos. Nuestra mente está totalmente imbuida por cuestiones que nos son totalmente ajenas como el último encuentro de nuestro equipo de fútbol, la boda de los príncipes de Inglaterra, la coyuntura económica o el modelo educativo. Preferimos preocuparnos de esas cuestiones que hacer deporte, cuidar nuestra relación de pareja, pensar en cómo mejorar nuestra economía o dedicar tiempo a la educación de nuestros hijos.

Pongamos un sencillo ejemplo: Justin Bieber tiene unos 100 millones de fans. Si cada uno de ellos admirará a una persona que realmente conoce,  (y seguramente cualquiera de esos cien millones conoce a un puñado de personas con más meritos que Justin Bieber) el mundo sería un lugar mucho más feliz. Habría 100 millones de personas más que más felices, gracias a la admiración recibida y  los admiradores a su vez, tendrían muchas más posibilidades de ser correspondidos. Además, no tendrían que hacer largas colas a intemperie para poder ver de cerca al objeto de su admiración.

Pero para poder mantener sociedades tan gigantescas cohesionadas necesitamos a CR7, Justin Bieber y el BCE. Necesitamos instituciones y mitos, sin ellos las sociedades que conocemos no pasarían de ser simples agrupaciones de individuos. Y la atención y el tiempo que dedicamos a esos mitos e instituciones es una parte del precio que tenemos que pagar por ser miembros de esas sociedades.

Pero llegado a este punto la tecnología se puso de nuestro lado y nos permitió volver a dar rienda suelta a nuestra tendencia a relacionarnos en pequeñas comunidades que pueden sobrevivir entre el magma de la gran sociedad. Comunidades no formadas por los lazos de sangre o la cercanía geográfica  sino por la afinidad emocional, sentimental, intelectual o ideológica.

Y antes de tratar el asunto en profundidad si que es importante destacar que la primera red social que alcanzó una cierta relevania (Myspace) nació como una alternativa a uno de los elementos de la sociedad moderna más relevante la industria de la música de masas, que por aquel entonces tenía un ferreo control sobre los medios de promoción y era la que decidía quien estaba dentro fuera y quien estaba fuera. Myspace nació como un espacio donde los artista desconocidos podía colgar su música y promocionar su música, el mismo Justin Bieber.