Archivo de la categoría: Software de Gestión

ERP y modelo de negocio

En un entorno en el que han caído gran parte de las barreras geográficas y culturales, el modelo de negocio de una empresa es crucial. Sólo un buen modelo de negocio nos permite  generar valor para nuestros clientes de una forma sostenible.

Este define la esencia profunda de lo que realmente es y hace nuestra empresa, más allá de vender un tipo de producto u ofrecer un determinado servicio. Los restaurantes con dos estrellas Michelin y las cadenas de comida rápida  ofrecen básicamente el mismo servicio, pero de una forma totalmente distinta. Es ahí donde está la clave, en el cómo se hace y no en el que se hace.

Empresas que ofrecen productos  que a priori no tienen nada que ver, pueden tener un modelo de negocio totalmente diferente, como en el caso de los productos de lujo, ya sean coches, joyas o vestidos de alta costura. Podríamos caer en la tentación de asociar el modelo de negocio a los distintos segmentos de mercado. Aunque esta podría ser una buena aproximación, la realidad es un poco más compleja

El modelo de negocio se compone de un conjunto de procesos, normas, pautas, convenciones y consensos   que permiten poner en práctica la visión de la empresa sobre un determinado negocio. Nótese que esta siempre hablando de elementos intangibles. No son directamente observables pero sin ellos la empresa no sería nada.  Son en cierta manera el alma de la empresa.

Pero esto sólo es una parte de la ecuación. Para poder convertir nuestro modelo de negocio en un sistema real capaz de dar respuesta a los deseos de nuestros clientes debemos de contar con una infraestructura adecuada que lo soporte. Cuando hablamos de infraestructura no solamente nos estamos refiriendo a edificios, vehículos y activos fijos. También estamos hablando recursos humanos, estructura legal, recursos financieros y por supuesto sistema de información y gestión. Un sistema formal que tiene que contar con un soporte documental o transaccional. Lo que en definitiva viene a hacer un ERP.

Los sistemas de gestión juegan un papel fundamental a la hora de desplegar nuestro modelo de negocio y han de formar una capa inmediatamente superior a la definición del mismo. Vienen a ser la tela invisible que une todos los recursos y que determina las relaciones que se dan entre ellos. Transforma un modelo de negocio en algo más detallado, con unidades de negocio, departamentos, instalaciones, cuentas, almacenes, depósitos, planes de fabricación, presupuesto de tesorería,  entradas, salidas, recursos  y un  largo etc… Todo ello con relaciones y jerarquias bien definidas y estructuradas.

De la capacidad y flexibilidad de nuestros sistemas dependerá en gran medida las posibilidades reales de desarrollo de nuestro modelo de negocio tal y como hayamos planteado y su posterior adaptación a las contingencias que tiene que afrontar cualquier empresa.

infografia_modelo_negocio

El ERP y el modelo de negocio

Existen dos maneras principales de confrontar nuestro ERP o sistema de gestión con nuestro modelo de negocio. La primera, más frecuente de lo que nos gustaría consiste en adaptar la empresa a una solución vertical prediseñada según los requisitos de otra empresa para la que fue concebida la solución, todo bajo el pretexto de ahorrar algunos euros en el corto plazo.

En la gran mayoría de las ocasiones las empresas que se dejan arrastrar por esta opción, suelen cometer un grave error. A menos claro está que su máxima expectativa sea una supervivencia precaria que les conduzca a una muerte lenta.

A nivel particular la empresa diluye su propia identidad asumiendo la forma de trabajar de otra empresa que aunque esté en un mismo sector puede tener un modelo de negocio totalmente diferente. En segundo lugar, la extensión de este tipo soluciones tiende a empobrecer la oferta homogeneizándola y haciendo más difícil distinguir a los competidores. Lo que se acaba convirtiendo en una guerra de precios. Hasta que llega un competidor con un planteamiento más audaz que pone patas arriba el mercado.

El camino más audaz

Existe una segunda vía que consiste en utilizar el software como herramienta para desarrollar nuestra visión y hacer realidad nuestro modelo de negocio. Es un camino tal vez más difícil, pero es nuestra única opción para poder forjar ventajas competitivas que sean sostenibles con el tiempo.

Para ello siempre es mejor contar con soluciones con una amplia funcionalidad que nos permitan configurar la solución en base a nuestras necesidades reduciendo al mínimo la necesidad de desarrollos a medida.

Este es un aspecto crucial ya que a la larga los desarrollos a medida harán más difícil la evolución de nuestro sistema conforme cambien los mercados o planteamientos empresariales  o simplemente haya un cambio tecnológico.

JD Edwards EnterpriseOne: el primer ERP con movilidad totalmente integrada

Durante los últimos 3 años, JD Edwards ha venido haciendo un considerable esfuerzo por hacer de la movilidad una parte integrante de las posibilidades ofrecidas por su ERP. Todo comenzó durante los años noventa cuando JD Edwards se convirtió en el primer ERP con el que ese podía trabajar dese un navegador web. Fieles a su visión de adaptarse a los cambios que nos brinda la innovación tecnológico los de Colorado han sabido estar en a la cabeza de esta nueva revolución en la gestión empresarial.

movilidad_empresa2

El comienzo de una transición

Fue a finales de 2011 cuando JD Edwards anunció  la disponibilidad y soporte de JD Edwards en Ipad mediante navegador. El ser un ERP 100% web sin duda facilitó la tarea de adaptar JD Edwards para su visualización y trabajo sobre tabletas, ya que simplemente hubo que hacer unos pequeños ajustes en la aplicación para adaptarlo a la navegación táctil en tabletas mediante la incorporación de controles gestuales.

Esto hecho, no hizo más que poner de manifiesto hasta que punto había acertado la compañía en su estrategia.

Por aquel entonces las aplicaciones ya llevaban tiempo causando furor en  los mercados de consumo y desde Oracle se dio una importante muestra de audacia al lanzar la primera app móvil totalmente integrada con el ERP:  la de gestión de ordenes de trabajo. Esta aplicación permitía la gestión de órdenes de trabajo desde un móvil por parte de los responsables de mantenimiento de la empresa. Esta primera aplicación no se quedó en mera incursión y pronto vinieron más aplicaciones.

Extendiendo la movilidad a más áreas de la empresa

Con el lanzamiento de Oracle’s JD Edwards EnterpriseOne Mobile Requisition Self Service Approval, Oracle’s JD Edwards EnterpriseOne Mobile Purchase Order Approval y Oracle’s JD Edwards EnterpriseOne Mobile Sales Inquiry, a comienzos de 2012, JD Edwards logró mejorar la movilidad de departamentos como el de ventas y compras. Las nuevas aplicaciones permitieron a los comerciales la consulta al vuelo de todo tipo de información sobre pedidos y clientes. También se posibilitó a los  responsables de compras el aprobar las solicitudes de compra con un simplemente pulsar las pantallas de sus teléfonos móviles.

Y así hasta hasta más de 25 aplicaciones disponibles en la mayoría de los casos para tableta y para Ipad.  Las nuevas aplicaciones no sólo mejoraban la funcionalidad ofrecida a las áreas de la empresa con las que ya se estaba trabajando, sino que mejoraban la movilidad de otros departamentos permitiendo la aprobación de gastos de empleado,  consulta de inventarios, accediendo a direcciones de contacto de clientes o empleados, altas de caos servicios de postventa  e incluso ofreciendo la posibilidad de informar de accidentes laborales.

Además se dio un paso más en el soporte para tabletas con la creación de una aplicación para acceder a JD Edwards que mejoraba la experiencia de usuario de este tipo de dispositivos con una interfaz de usuarios y navegación totalmente adaptados.

El secreto de la capacidad de adaptación

La arquitectura tecnológica de JD Edwards basada en dos capas, una para tecnología y otra para aplicaciones unido a su apuesta por el SOA, son los principales pilares que han permitido a JD Edwards EnterpriseOne adelantarse a su competidores a la hora de integrar la movilidad en las soluciones ERP.

Por eso si su empresa está buscando un software capaz de adaptarse a los continuos retos a los que tienen que hacer frente las empresas con JD Edwards EnterpriseOne su empresa nunca se equivocará.

Durante los últimos 3 años, JD Edwards ha venido haciendo un considerable esfuerzo por hacer de la movilidad una parte integrante de las posibilidades ofrecidas por su ERP. Todo comenzó durante los años noventa cuando JD Edwards se convirtió en el primer ERP con el que ese podía trabajar dese un navegador web. Fieles a su visión de adaptarse a los cambios que nos brinda la innovación tecnológico los de Colorado han sabido estar en a la cabeza de esta nueva revolución en la gestión empresarial.

El comienzo de una transición

Fue a finales de 2011 cuando JD Edwards anunció  la disponibilidad y soporte de JD Edwards en Ipad mediante navegador. El ser un ERP 100% web sin duda facilitó la tarea de adaptar JD Edwards para su visualización y trabajo sobre tabletas, ya que simplemente hubo que hacer unos pequeños ajustes en la aplicación para adaptarlo a la navegación táctil en tabletas mediante la incorporación de controles gestuales.

Esto hecho, no hizo más que poner de manifiesto hasta que punto había acertado la compañía en su estrategia.

Por aquel entonces las aplicaciones ya llevaban tiempo causando furor en  los mercados de consumo y desde Oracle se dio una importante muestra de audacia al lanzar la primera app móvil totalmente integrada con el ERP:  la de gestión de ordenes de trabajo. Esta aplicación permitía la gestión de órdenes de trabajo desde un móvil por parte de los responsables de mantenimiento de la empresa. Esta primera aplicación no se quedó en mera incursión y pronto vinieron más aplicaciones.

Extendiendo la movilidad a más áreas de la empresa

Con el lanzamiento de Oracle’s JD Edwards EnterpriseOne Mobile Requisition Self Service Approval, Oracle’s JD Edwards EnterpriseOne Mobile Purchase Order Approval y Oracle’s JD Edwards EnterpriseOne Mobile Sales Inquiry, a comienzos de 2012, JD Edwards logró mejorar la movilidad de departamentos como el de ventas y compras. Las nuevas aplicaciones permitieron a los comerciales la consulta al vuelo de todo tipo de información sobre pedidos y clientes. También se posibilitó a los  responsables de compras el aprobar las solicitudes de compra con un simplemente pulsar las pantallas de sus teléfonos móviles.

Y así hasta hasta más de 25 aplicaciones disponibles en la mayoría de los casos para tableta y para Ipad.  Las nuevas aplicaciones no sólo mejoraban la funcionalidad ofrecida a las áreas de la empresa con las que ya se estaba trabajando, sino que mejoraban la movilidad de otros departamentos permitiendo la aprobación de gastos de empleado,  consulta de inventarios, accediendo a direcciones de contacto de clientes o empleados, altas de caos servicios de postventa  e incluso ofreciendo la posibilidad de informar de accidentes laborales.

Además se dio un paso más en el soporte para tabletas con la creación de una aplicación para acceder a JD Edwards que mejoraba la experiencia de usuario de este tipo de dispositivos con una interfaz de usuarios y navegación totalmente adaptados.

El secreto de la capacidad de adaptación

La arquitectura tecnológica de JD Edwards basada en dos capas, una para tecnología y otra para aplicaciones unido a su apuesta por el SOA, son los principales pilares que han permitido a JD Edwards EnterpriseOne adelantarse a su competidores a la hora de integrar la movilidad en las soluciones ERP.

Por eso si su empresa está buscando un software capaz de adaptarse a los continuos retos a los que tienen que hacer frente las empresas con JD Edwards EnterpriseOne su empresa nunca se equivocará.

La formación, factor clave de un proyecto ERP

La implantación de un sistema ERP tiene dos caras, una técnica y tecnológica y otra humana. Es imposible pretender el cambio de un sistema que da soporte a la práctica totalidad de las operaciones de la empresa no tenga ningún impacto en las personas que la integran. No solamente tienen un impacto a nivel de individuo, sino que también puede llegar alterar los departamentos y grupos de poder dentro de la empresa y los equilibrios que entre ellos se establece.

Y esta es la clave del asunto, que hemos repetido en otras ocasiones. Da igual que  compremos el mejor software del mundo (si es que alguno de recibir es título), que la implantación haya sido perfecta, ajustándose totalmente a un concienzudo documento de requerimientos del sistema. Si no conseguimos que la gente aprenda a utilizar la herramienta de la manera más productiva posible. Y no sólo eso, también es necesario que tengan una actitud positiva hacia el proyecto y la herramienta. Y para eso es necesario hacer un proyecto enfocado a las personas, en el que la formación juegue un papel fundamental.

Una industria centrada en las herramientas

La industria del software empresarial y todo su aparato circundante, principalmente las empresas de consultoría y servicios asociados tiene una fijación con la herramienta, debido a las estructuras de mercado y a la alta inversión requerida para poder crear una solución o prestar un conjunto de servicios solventes alrededor de la misma.

El caso es la herramienta es importante, pero más importante todavía es el uso y el dominio que se tiene de ella. El hábito no hace al monje, ni al artista ni al empresario. Vemos continuamente ejemplos de grandes obras de arte creadas sobre una taza de café, o con arena de playa creadas con herramienta rudimentarias. Así mismo grandes empresas han sido creadas en garajes.

Imagen1

Está claro que no es posible edificar el Vaticano con un cubo de arena y unas palas y  que no se puede gestionar la General Motors con una libreta y un boli. Pero eso sí siempre hará más un equipo preparado con libreta y boli que no un equipo incapaz con el ERP más potente del mundo.

Puntos clave para una formación exitosa

Los puntos clave para que la formación nos permita rentabilizar al máximo nuestra inversión en cualquier sistema de gestión son los siguientes:

  1. Generar ilusión en el usuario acerca del impacto positivo que tendrá la herramienta en su
  2. Capacitar al personal para que pueda realizar su trabajo. Haciendo hincapié en las diferencias con el anterior sistema y especialmente en las modificaciones a nivel de proceso que se hayan planteado.
  3. Transferir conocimiento a nivel de usuario que permita manejar la herramienta con más fluidez y soltura: navegación general, atajos, trucos, menús rápidos.
  4. Incluir ejercicios prácticos guiados.

La gestión del cambio en proyectos ERP

La gestión del cambio en un proyecto ERP son todas las acciones encaminadas a minimizar el impacto negativo de la adopción de un nuevo sistema en la empresa. También el objetivo es acelerar la obtención de los potenciales beneficios por parte de la empresa acortando el periodo de retorno de inversión.

El principal problema es que un cambio de ERP no es simplemente un cambio de sistema informático. El ERP es el soporte vital de las operaciones de la empresa moderna e integrado junto con otras aplicaciones han de ser reflejo del modelo de negocio de la empresa. Ha de reflejar y servir de soporte a todos los procesos de la empresa. Es a su vez un repositorio de datos interconectados sobre entidades y transacciones. En definitiva un ERP constituye el sistema nervioso de una empresa a través del cual fluye la información que necesita para realizar sus funciones.

Por si fuera poco cada vez que se una empresa se plantea un proceso ERP, lo lógico es aprovechar para hacer una rediseño de los flujos de trabajo en la empresa, eliminando los procesos innecesarios y optimizando todos aquellos que ofrezcan un margen razonable para la mejora. Muchas veces estos cambios vienen acompañados de restructuraciones a nivel de personal e incluso ajustes en plantilla. Esto  implica que el trabajo de muchas personas  se verá afectado.

En definitiva cuando en una empresa se rumorea que va a haber un cambio de ERP, el personal se asusta, ya que entiende que van importantes cambios que pueden amenazar su estatus quo.

La natural resistencia al cambio

Los seres humanos somos por naturaleza reluctantes al cambio, especialmente si este no va a conducirnos de manera cierta a una mejora.  Por lo general conforme avanzamos en edad nos volvamos más reservados, o cautos, a la hora de conceder credibilidad a las promesas de mejora.

Todo cambio lleva asociado un componente de incertidumbre, sólo un necio puede estar seguro de conocer el futuro.

Por tanto la primera acción de una Gestión del cambio ha de ir encaminada a reducir esa incertidumbre dando información general sobre proyecto, así como información específica que sirva a cada persona para evaluar cual será el impacto sobre su situación como individuo. La mejor manera de evitar un motín es ofrecer a cada persona herramientas para que pueda pensar en sí mismo. Conforme más desdibujado vemos nuestro futuro más fácilmente nos unimos a movimientos de agitación. Es imprescindible  hacer partícipe al equipo de esta transformación y que vean las ventajas que el proyecto puede aportarles.

La planificación la mejor herramienta para gestionar el cambio.

El enfoque metodológico más adecuado es aprovechar el conocimiento disponible sobre cambios y conflictividad para trazar una serie de acciones que adaptadas a la casuística particular de cada proyecto permitan controlar la aparición de resistencias y conflictos. El objetivo es incorporar  al proyecto al mayor número de profesionales posibles y ayudarles a que este sirva para favorecer su desarrollo profesional.

cambio

En el siguiente gráfico vemos de manera simplificada cuales son las distintas fases que podemos prever durante un proyecto de implantación de ERP. La gestión del cambio intentará modificar esa curva de resistencia para que el proyecto fluya de la manera más adecuada.

No podemos olvidar que el mejor software con la mejor adaptación posible a las necesidades de una empresa se convertirá en un absoluto fracaso si no logramos involucrar al equipo de profesionales de la empresa en su uso, adopción y expansión.

¿Como funciona Oracle Fusión?

Oracle-fusion1

La respuesta de Oracle ante las demandas de los clientes de una funcionalidad más específica, totalmente integrada y con menores costes de despliegue y mantenimiento, es ofrecer una arquitectura basada en dos capas: tecnología y aplicaciones con un modelo unificado de datos. Esto permite que las aplicaciones puedan ser fácilmente desplegadas e integradas. Las aplicaciones de Oracle Fusion están construidas para trabajar e integarse fácilmente con otras aplicaciones.

Todas las aplicaciones corren sobre una plataforma tecnológica común, que gestiona sesiones seguridad, presentación en pantalla, integraciones, workflow y otras capacidades subyacentes del sistema. Además comparte un modelo de datos unificado, que integra los principales dimensiones y métricas de sistemas ERP, SCM, CRM y HCM. Lo que facilita la integración entre ellas.

Oracle ha construido una paltaforma totalmente basada en estándares bien establecidos como el XML para metadatos y BPEL para workflow, etc…  De esta manera se lleva la arquitectura SOA al corazón de la solución. Con más de 11.000 servicios preconstruidos.

Esto permite a las empresas disponer de un mejor acceso al talento a la hora de desarrollar y adoptar sus sistemas, reduciendo costes de implantación y simplificando la gestión e integración con otras aplicaciones.

Pero además de todo esto Oracle Fusion también aporta característica innovadoras que llevan las aplicaciones empresariales a un nuevo nivel como la experiencia de usuario basada en roles. Que nos solamente ofrece interfaces totalmente adaptadas a las necesidades de los distintos puestos en la organización, sino que además guía al usuario a través de su trabajo, ofreciéndole en todo momento información sobre que debe hacer, como lo puede hacer y con quien puede colaborar.

La integración total de las aplicaciones permite un diseño de flujos de trabajo muy avanzado. El usuario puede mediante herramientas gráficas configurar los procesos de su empresa que implican a distintos usuarios utilizando múltiples aplicaciones. Teniendo la seguridad de que su sistema es el soporte perfecto para desarrollar el modelo de negocio de su empresa.

Oracle Fusion incorpora el fenómeno de la web 2.0 con herramientas que aportan conectividad, contextualización y seguridad a lo usuarios.

La inteligencia de negocios está totalmente embebida en las aplicaciones y adaptada a las necesidades de cada usuario.

¿Qué es Oracle Fusion?

Oracle-fusion1

Desde hace varios años Oracle ha anunciado una línea de productos denominada como Fusion. Mucho se ha hablado sobre ella pero hasta el momento el público general no tiene muy claro que es lo que se esconde tras esta denominación.

Básicamente es una nueva forma de concebir el software para empresas que pretende aunar lo mejor de dos mundos: la funcionalidad altamente específica de  las aplicaciones de nicho  y la integración entre áreas de la empresa que ofrecen los sistemas ERP.

Oracle Fusion supone rehacer prácticamente desde cero, toda la familia de aplicaciones empresariales de Oracle. Decimos prácticamente desde cero porque lógicamente para crear Oracle Fusion se ha tomado como base las mejores capacidades de las aplicaciones existentes como la SCM de JD Edwards, la gestión de RR.HH de Peoplesoft, la gestión financiera de OBS, el CRM de Siebel.

Pero Oracle Fusion no es solamente un refrito de otras aplicaciones es mucho más. A la plataforma se le han añadido funcionalidades importantes en cuanto a experiencia de usuario, conectividad, analítica integrada y colaboración social. Ofreciendo no solamente una funcionalidad operativa de primer nivel, sino también ofreciendo a los usuarios nuevas posibilidades de sacarle partido mediante la colaboración y el análisis.

¿Cómo se puede lograr esto?

Oracle ha desarrollado potentes de soluciones de middleware que son las encargadas de lograr la magia requerida para que funcionen dos conceptos tan contrapuestos. Por middleware entendemos cualquier software cuya principal misión es la integración entre terceros paquetes.

Todas las aplicaciones corren sobre una plataforma tecnológica común, que gestiona sesiones seguridad, presentación en pantalla, integraciones, workflow y otras capacidades subyacentes del sistema. Además comparte un modelo de datos unificado. Lo que facilita la integración entre ellas.

Un breve repaso al catálogo de Oracle Fusion

Las aplicaciones de Oracle Fusion además de la plataforma tecnológica han sido agrupadas en grupos funcionales identificados con las principales áreas de la empresa como: Finanzas, SCM, Compras, relaciones con los clientes, proyectos, gobernanza, etc… Aparte de las aplicaciones basadas en soluciones previas de Oracle, se han añadido unas 20 aplicaciones nuevas que vienen a cubrir los huecos que la modularidad puede ocasionar en las soluciones empresariales. La gestión del talento es un buen ejemplo de ellas.

oracle_fusionI

Comparativa Axapta vs JD Edwards (V): Ventas y Compras

jd_vs_axapta

Por fin llegamos a lo bueno. En las áreas funcionales más complejas como son Distribución y Fabricación es donde realmente se demuestra la capacidad de un ERP. Máxime cuando este pretende cubrir las necesidades de grandes empresas, como es el caso de nuestros dos contendientes.

Diferencias en la agrupación funcional del área de distribución

Como hemos comentado en previos artículos, son enormes las diferencias que cada compañía tiene al definir los diferentes módulos que cubren todas las áreas funcionales de cada empresa. En aras de hacer más comprensible esta comparativa, hemos decidido utilizar las estructuras más sencillas posibles. De hecho esta una tendencia totalmente contraria a la  de Microsoft, que en la versión 2012 de AX pasó a aumentar el número de módulos, dividiendo muchos en varias partes (ver documento)

Por ejemplo, en el área de distribución hemos incluido todos los módulos asociados al movimiento de mercancías y servicios , excluyendo las operaciones de fabricación. Por tanto hemos incluido en este grupo módulos como son los de ventas, compras, planificación de demanda, almacén, transporte y etc…

A continuación pasamos a analizar la funcionalidad más en detalle.

Gestión de pedidos de venta

La comparación en un campo tan esencial como este resulta especialmente difícil, dado que Microsoft no cuenta con un módulo específico de gestión de pedidos de venta. ¿Significa esto que no podemos crear pedidos de venta con Microsoft AX? No,  AX dispone de un módulo denominado como Trade Management que agrupo la funcionalidad de pedidos de venta y de compra.

JD Edwards en cambio tiene un módulo específico que se denomina Sales Order Management. Con él se pretende mejorar el proceso de gestión de pedidos con una trazabilidad total durante todo el ciclo de vida del pedido, desde su generación hasta su clasificación.

Ambas soluciones disponen programas que facilitan la entrada de pedidos de forma rápida. Ambas soluciones soportan: cotizaciones, órdenes de crédito,  EDI, envíos directos y de división y acuerdos con partners.  También los dos paquetes permiten la configuración precios no personalizados no solamente para clientes sino  que nos permiten crear condiciones basándonos en grupos de clientes.

JD Edwards ofrece un módulo específico de Gestión Avanzada de Precios con funcionalidad muy avanzada, permitiéndonos establecer precios en base a cestas de productos, incentivos por volumen y fechas de vigencia.

Ambas soluciones ofrecen funcionalidad para dar respuesta a situaciones de escasez, en las que tenemos varios pedidos abiertos que no podemos atender con el stock disponible. Axapta lo resuelve mediante notificaciones y el establecimiento de ciertos parámetros para asignación de unidades. Pero en este caso JD va también un paso más allá ofreciendo un módulo de Gestión de Escasez (Fullfilment Management) que nos permite establecer reglas de prioridad para la asignación de unidades disponibles, evitando así que los clientes más importantes o aquellos con los tenemos acuerdos de servicio cuyo incumplimiento puede provocarnos severas penalizaciones, se queden desatendidos.  El sistema asigna automáticamente las unidades a los pedidos pendientes. Por supuesto esta asignación siempre puede ser revisada antes de ser cerrada.

JD Edwards además ofrece otros módulos incluidos en el de gestión de pedidos que no se encuentra en Axapta y que merece la pena que destaquemos.

El primero de ellos es de Gestión de Acuerdos Comerciales o Agreement Managament , que nos permite integrar la gestión de este tipo de acuerdos dentro de nuestro ERP. Estos acuerdos se basan en cuatro pilares: fechas efectivas, productos específicos, orígenes y destinos de producto, cantidades esperadas y penalizaciones por incumplimiento.

Otro módulo importante de JD Edwards es el de Gestión de Productos Multiatributo o Apparel Managament que nos permite la gestión productos multiatributo, tan frecuentes en sectores como la moda, la electrónica y el mobiliario, por solo citar algunos ejemplos.

Gestión de compras

En este caso concreto, JD Edwards vuelve a ofrecer un módulo específico mientras en AX la funcionalidad de Gestión de Compras se halla dividida entre varios módulos o piezas funcionales: Trade Managament, Fabricación (para subcontratación de operaciones de  manufactura) y el Enterprise Portal. La creación de pedidos se hace mediante el Trade Management y mediante el Enterprise Portal se pueden crear portales de proveedores.

El módulo de compras de JD Edwards está formado por varios componentes.

Los módulos de gestión de Acuerdo y Avanzado de precios, vistos antes, también se utilizan para compras. Además también existe el Requisition Self Services que permite a los propios empleados comunicar las necesidades de suministros y compras.  También incorpora un portal de proveedores para que los proveedores operen directamente con nuestro sistema.

Esperamos que está información haya sido de vuestro interés.

 

Comparativa Axapta vs JD Edwards (IV): Gestión Financiera

jd_vs_axapta

Comparar soluciones ERP es algo ya complejo de por sí, intentar comparar la funcionalidad en cuanto a gestión financiera es todavía más complicado.

A diferencia de un almacén que puede ser gestionado con una cierta discrecionalidad por parte de cada de empresa (aunque luego casi todas se adapten a unos pocos modelos de gestión), las cuentas de una empresa están fuertemente sujetas a las regulaciones y normativas fiscales.  Por tanto, sólo existe una manera de hacer las cosas, lo que tiende a homogeneizar en cierta medida las soluciones aportadas por los distintos fabricantes.

Ambos paquetes cuentan sobradamente con la funcionalidad más estándar: cuentas a pagar, cuentas a cobrar, activos fijos, gestión de gastos, reports, analítica y demás . Ambas soluciones son multicompañia, multimoneda y disponen de multiples localizaciones para países de todo el mundo.  No obstante cuando entramos a valorar en detalle la solución de Oracle resulta ser bastante más completa.

Obtener información detallada de la funcionalidad es dificil por la forma de exponera que tienen los fabricantes. Cuando uno revisa la documentación no es extraño leer frase del tipo: “Obtener una visión general del beneficio financiero, realizar previsiones estratégicas y tomar decisiones más fiables”. Muchas veces uno llega a plantearse si la documentación ofrecida tiene el  objetivo de informar o de confundir. Cuando uno pasa varias horas leyendo la documetación comercial y técnica disponible un termina ahogado entre tanta frase vacua y tanta jerga técnica que amenaza continuamente con romper las más elementales normas de la construcción gramatical. Pasamos detallar las características principales de los distintos submódulos:

Contabilidad General: Ambas soluciones ofrecen flexibilidad a la hora de establecer periodos contables así como la configuración distintos libros diarios. No obstante JD Edwards parece ir un paso más allá en la flexibilidad ofrecida para configurar estructuras contables.

Ambas soluciones establecen procedimientos para el control y aprobación de los asientos contables.

Axapta ofrece la asignación automática basada en porcentajes para cuentas y dimensiones. Este es un método permite automatizar la entrada de asientos contables. JD Edwards ofrece las Instrucciones de Contabilidad Avanzadas  que son una opción más avanzada pero a la vez más compleja.

Ambas soluciones parecen bien preparadas para la gestión de múltiples compañías, países y divisas. No obstante para emitir un juicio certero sería necesario realizar un análisis más en profundidad, pero por las opiniones que he conseguido reunir ambas suites van bastante parejas en este aspecto.

Cuentas a pagar:   En este aportado la funcionalidad de JD Edward es sin duda superior. La documentación aportada por los fabricantes es bastante pobre, algunas funcionalidades que se dan por supuestas apenas son mencionadas. Hay que destacar que el listado de funcionalidad aportado por Oracle es mucho más detallado.

Ambas soluciones soportan varios métodos de entrada de factura. Son capaces de gestionar de manera automática el pago de intereses.

Cabe destacar la capacidad de JD Edwards para soportar la  gestión procesos de negocio y como permite customizar el proceso de cobros. Oracle destaca 35 características esenciales frente 10 aportadas por Microsoft. Algunas son tan complejas y avanzadas como la inclusión de algoritmos predefinidos por el usuario o el establecimiento de relaciones padre hijo. En este apartado sin duda JD Edwards aporta más funcionalidad.

Cuentas a cobrar:  Ambos paquetes soportan la  gestión de pagos en múltiples divisas así como diversos métodos y condiciones de pago. De JD Edwards sabemos que permite el pago fraccionado así como el pago por parte de terceros, AX también ofrece opciones de pago flexible. Ambas suites realizan también el registro de facturas.

En este apartado JD Edwards también aporta funcionalidad adicional como la detección de facturas duplicadas, la doble comparación de cotización así como múltiples cuentas de banco en las que recibir pagos.

Gestión de activos:  Las dos soluciones realizan una gestión completa de todo el ciclo de vida del activo con diversos métodos de amortización.

No obstante las posibilidades que ofrece JD Edwards son mucho más completas. La gestión de activos es un apartado del módulo de Finanzas en Axapta. JD Edwards en cambio dispone de un módulo completo dedicado enteramente a la gestión de activos fijos, que incluye la gestión del mantenimiento así como el análisis de costes de los equipos.

Analítica y reporting

Una parte importante de la gestión financiera en la empresa es la elaboración y extracción de reports e informes. Este aspecto puede ser clave Para más inri tanto Microsoft como Oracle han hecho un importante esfuerzo en la mejora de las herramientas ofrecidas para reporting.

Microsoft ha incorporado los centros de funciones para Director Financiero, Director de Cuentas, Controller, Coordinador de Pagos, Administrador de cobros, contable.  Los centros de funciones vienen a ser una especie Cuadros de Mando orientados a roles de usuario/empresa en los que se muestran gráficas sobre indicadores clave así como enlaces a informes. Viene a ser una especie de pantalla de inicio orientada  roles de usuario.

JD Edwards ha hecho una apuesta muy concreta en los últimos años por integrar de manera sencilla el reporting operativo en todos sus módulos con la solución OneView Reporting. Esto unido a las capacidades de embeber aplicaciones en JD Edwards y de configurar las pantallas de usuario con total libertad, permite llevar un paso más allá las opciones de personalización por parte del usuario. Este aspecto le otorga una enorme libertad para configurar la herramienta de la manera que le sea más productiva. Este capacidad se muestra más en profundidad en los siguientes videos:

 

Esperamos que este breve análisis os haya sido de ayuda. Recibid un cordial saludo.

 

La verdadera rentabilidad de un ERP

La rentabilidad de un ERP

Aun siendo un enemigo declarado de los acrónimos, me las he apañado para incluir 2 en 4 palabras. Tal vez sea porque el término retorno sobre la inversión me parece una penosa traducción de un término anglosajón para el que ya tenemos una palabra en español: rentabilidad.

La adquisición de un ERP viene a ser una inversión en bienes de equipo y como toda inversión debemos de prestar mucha atención a su rentabilidad. Cada inversión  responde a una decisión empresarial y por tanto tiene asociado un coste de oportunidad. El problema con los paquetes ERP es que es imposible saberlo, en la medida en que ese coste de oportunidad va asociado a otras decisiones de inversión descartadas que nunca podremos saber que tal hubieran funcionado. Hacer una simulación de cómo habría funcionado un ERP que nos adquirimos ese dedicarse hacer especulaciones cabalísticas.

Por lo tanto cualquier aproximación al ROI ha de  basarse sobre la situación previa a la implantación del ERP con respecto al sistema actual una vez estabilizado. El problema es que esto tampoco es sencillo, para comenzar en la mayoría de los casos carecemos de mediciones detalladas de cual era impacto del sistema de gestión en el funcionamiento de la empresa y la cuenta de resultados. Si el sistema de gestión cumple con unos requisitos mínimos de calidad comenzaremos a disponer de referencias.

¿Se  puede medir el ROI sin un sistema de referencias homologable? Si, pero para ello tendremos que plantearnos antes mucha cuestiones.

El problema de las dimensiones y la ponderación

Tomemos un ejemplo sencillo con el anterior sistema de gestión, el envío de pedidos y el servicio de atención al cliente eran deficientes y esto nos hacía perder clientes. Si estas deficiencias se corrigen con el nuevo sistema es lógico que tengamos un aumento de ventas además de una mejora en la retención de clientes. Por muy evidente que sea esa mejora, existen muchas variables que pueden influir en la mejora, por tanto es muy aventurado imputar la totalidad del aumento en las ventas a una mejora en el sistema de gestión.

Pero el verdadero nudo gordiano de la dificultad de medir la rentabilidad de un nuevo ERP, radica en el empecinamiento de intentar medir todo basándonos en unidades monetarias. Este enfoque resulta muchas veces insuficiente a la hora de conocer que mejoras nos aporta un nuevo ERP. Los incrementos ventas pueden venir acompañados de una disminución en la rentabilidad de la empresa o incluso pueden llegar a generar pérdidas. Una empresa puede mejorar su rentabilidad merced a una decisión estratégica pero a la  larga esta puede comprometer su viabilidad.

Las mejoras en la gestión pueden venir también en términos de un mejor conocimiento del negocio, una mejor capacidad de respuesta o un mayor control sobre los procesos. Algunas de estas cuestiones son imposibles de medir en términos cuantitativos, otras se pueden medir pero no necesariamente en euros.

Durante décadas la eficiencia se ha convertido en el credo universal de la gestión empresarial pero más eficiencia no siempre es mejor. Se puede llegar a hacer más cosas con menos recursos, pero hacerlas peor y por tanto perder clientes.

Imagínense que pasaría si Ferrían Adría pasase a servir hamburguesas en vez de complejos menús de degustación en su restaurante. Probablemente su capacidad para servir cenas aumentaría exponencialmente pero dudo mucho que la gente se acercara a su restaurante para paladear un sucedáneo de la Big Mac. Y es que el valor que aporta a sus clientes no es simplemente llenarles el buche.

Aquí se encuentra la clave para poder medir la rentabilidad que nos aporta un ERP a nuestra empresa y es la capacidad de aportar más valor a nuestros clientes. Esa es la base que debemos de utilizar para realizar cualquier valoración sobre la idoneidad de una inversión. Aportando más valor las ventas y la rentabilidad vienen por añadidura. No queramos construir la casa por el tejado.

Comparativa Axapta vs JD Edwards (II): Plataformas tecnológicas

jd_vs_axapta

A  nivel de plataforma tecnológica vemos las importantes diferencias entre ambas soluciones. A pesar de tratarse de dos paquetes de software que compiten en segmentos de mercados parecidos lo hacen con planteamientos totalmente diferentes.

Microsoft apuesta por un modelo basado en cliente pesado con instalaciones en cada equipo de usuario y una plataforma tecnológica cerrada que descansa íntegramente sobre productos de Microsoft: : Windows Server y base de datos SQL Server.

Oracle por el contrario, a pesar ser el principal fabricante de bases de datos del mundo y contar con la tecnología de RedHat para servidores Linux, opta por un modelo multiplataforma con soporte para varias base de de datos y sistemas operativos. De hecho un JD Edwards puede funcionar perfectamente sobre base de datos SQL Server y Servidores Windows.

Cliente pesado vs navegador web

A pesar de de las insinuaciones por parte de Microsoft de que sus ERP pronto podrán ser accesibles vía web, a día de hoy, Axapta es una plataforma basada en cliente pesado. Es decir, tiene que ser instalada en cada uno de los equipos en los que  se vaya acceder a la aplicación. Esto presenta varios inconvenientes.

Limita bastante la movilidad del personal así como la accesibilidad al sistema. Condiciona el hardware y el software a instalar en los equipos de los usuarios de la empresa, que estarán obligados a instalar Windows con el consiguiente pago de licencias. Dado que lo más habitual es que en las empresas se tenga una cierta uniformidad en cuanto IT se refiere, esto condicionará a utilizar una plataforma Microsoft no solamente a los usuarios de la aplicación sino seguramente al resto de la empresa.

Si algún día la empresa quiere reducir sus costes  de IT optando por opciones como Ubuntu, tendrá que abandonar Axapta. Los equipos con OSX o iOS de Apple tampoco pueden ejecutar Dynamics AX.

JD Edwards fue el primer ERP de Tier 1 que apostó por una solución 100% web. Consideramos que con el tiempo, esta apuesta ha demostrado ser un verdadero éxito. La principal pega que se ponía a las aplicaciones web  era una funcionalidad y experiencia de usuario más pobre. Debido a las mejoras experimentadas en los estándares web, materializadas en el  HTML5, CSS3 y mejoras en Javascript, se puede decir que esta desventaja inicial, ha sido totalmente superada. Hoy en día este tipo de aplicaciones ofrecen una experiencia de usuario totalmente homologable a las aplicaciones de escritorio.

Por otro lado este modelo de aplicación presenta importantes ventajas. No olvidemos que las aplicaciones más complejas del mundo como son Facebook o los servicios de Google, funcionan sobre arquitectura web. Para comenzar puede accederse a la aplicación  desde una máquina con cualquier sistema operativo instalado: Linux, Windows, OSX, Android, etc.. Solamente se necesita un navegador web, sin necesidad de instalación previa. Las actualizaciones son automáticas ya que al estar toda aplicación almacenada en el servidor simplemente basta con actualizar este. Esto por otra parte facilita las labores de mantenimiento.

Arquitectura básica

Axapta opta por modelo basado en Servidor de aplicaciones y Servidor de base de datos. Todo ello alojado en servidores con sistema Operativo Windows Server. La base de datos requerido es Microsoft SQL Server y servidor de Aplicaciones es Application Object Server (AOS) de Microsoft. Otros paquetes de software adicionales requeridos son los siguientes: Enterprise Portal, Enterprise Search, Help Server, Reporting Services Extensions  y Analysis Services integration. Además es necesario la instalación de un cliente en cada uno de los equipos que se va conectar  a la aplicación. Si el mismo está fuera de la red exige un programa adicional de comunicaciones (Terminal Server, Citrix).

JD Edwards opta por una solución más compleja a la que añade un servidor web que es el encargado de generar el código HTML que se visualiza en los navegadores. Por otro lado para lograr una arquitectura que soporta varias bases de datos y sistemas operativos se apoya en una capa intermedia de software denominada como middleware que se encarga de la interconexión entre los distintos sistemas.

A la hora de configurar existe un dilema por el que tendremos que decantarnos, simplicidad vs flexibilidad. A mayor flexibilidad mayor complejidad y a mayor simplicidad menos flexibilidad. Está claro que ante este dilema Microsoft y Oracle han optado por caminos muy distintos.