Archivo de la categoría: Innovacion

La capacidad de síntesis e interpretación en la era Google

Los motores de búsqueda y su impacto en la sociedad

Los motores de búsqueda, esa maravilla que convirtió internet en algo accesible

El desarrollo de los motores de búsqueda ha jugado un papel clave en la difusión de internet como herramienta de acceso a la información, hasta el punto de haber modificado totalmente nuestros habitos en cuanto a consumo de información se refiere.

Antes de la aparición de los motores de búsqueda, encontrar información en Internet era una tarea bastante costosa, muchas veces desesperante.

Básicamente había dos formas. La primera era escribir la dirección que habíamos visto en un anuncio, o nos habían enviado por email en la barra de direcciones. Era el internet del boca a boca, la repetición hasta la saciedad del nombre del dominio en los anuncios que funcionó tan bien durante algunos años. La segunda era acudir a los predecesores de los motores de búsqueda, los directorios de Internet como Altavista y otros. Los resultados ofrecidos porno solían ser muy buenos, tanto por lo escaso de su alcance y por la falta de relevancia, al menos en comparación con Google. Parece que hayan pasado siglos de esto, pero hace menos de veinte años.

El resto de la historia es conocida, dos estudiantes de Standford tuvieron la idea de combinar el rastreo y conteo de enlaces. La idea era sencilla: rastreas todos los enlaces disponibles para encontrar más enlaces y tener así un registro de gran parte de las páginas contenidas en Internet. Partían de una premisa, las páginas más enlazadas debían de ser las mejores, teniendo en cuenta el texto incluido en el enlace se podía establecer un ranking de las páginas más relevantes para esos términos de búsqueda. La verdad es que desde el primer momento la calidad de los resultados ofrecidos fue siempre muy buena (al menos comparado con sus predecesores). Desde entonces todo ha cambiado tanto que a veces nos resulta difícil saber, que es lo que hacíamos antes de que existiera Google.

En pocos años aparecer en las primeras posiciones del famoso buscador se convirtió en sinónimo de éxito. Asistimos al nacimiento de una nueva disciplina el SEO (Search Engine Optimization) cuyo objetivo último era lograr que nuestra web apareciera en los primeros puestos de los resultados del buscador. Ha sido tal el impacto de esta tecnología que hasta ha ocasionado cambios en la forma de funcionar de nuestra mente.

El impacto de Internet en nuestra mente y  forma de ver el mundo

Los estudios científicos realizados parecen indicar que aunque el uso de Internet afecta de manera negativa a nuestra memoria episódica y de manera positiva a nuestra capacidad de procesar datos. La explicación es sencilla, al tener acceso instantáneo a un repositorio tan completo de datos, existe gran cantidad de información que no es necesaria memorizar, por otro lado al tener acceso una mayor cantidad de fuentes de dato, nuestra capacidad de pensar y concebir no se ve limitada por la falta de fuentes de información. Al contrario, en ocasiones, es difícil no sentirse abrumado ante tanto material.

Pero existe una cuestión de un profundo calado, a la que no se ha prestado suficiente atención y es el impacto que suponen los buscadores de internet y su capacidad para ofrecer resultados en nuestra manera de ver el mundo. Por su naturaleza numérica y modo de funcionamiento, los motores de búsqueda tienden a ofrecer resultados más fiables cuando estamos buscando información sobre cuestiones, concretas y específicas. En los formularios de inserción las preguntas de carácter cualitativo y profundo no tienen cabida. Google aunque ensancha nuestro universo mental, también tiende a estrecharlo en cierta manera y tendemos a considerar que todo lo que se encuentra fácilmente internet no existe o no merece la pena.

El estadounidense Nicholas Carr, afirmaba en su obra que Internet está debilitando algunas funciones de la mente. Especialmente aquellas más elevadas como el pensamiento profundo la capacidad de abstracción y la memoria. Todo comenzó con su artículo publicado en 2008 bajo el título de: ¿Está Google haciéndonos estúpidos? En el constataba como su propia capacidad de concentración había disminuido enormemente y le costaba conservar la concentración más allá de dos o tres páginas.

tecnologicamente_lelos

La tecnología nos hace lelos

En cierta manera la tecnología esta binarizando nuestro pensamiento. Tendemos cada vez a manejar cada vez frases más pequeñas e ideas menos complejos. La longitud de las frases utilizadas en la prensa escrita ha disminuido enormemente en los últimos cien años.  En el interesante libro Enfermos de Información de Todd Glittin se cita un estudio en el que se confirma como durante todo el pasado siglo la tendencia a utilizar frases cada vez más cortas y sencillas ha sido constante.  Incluso en algunos best-sellers actuales como El Cisne Negro, donde se exponen ideas brillantes, uno tiene la sensación de estar navegando por ese estilo caótico de internet, donde se salta con demasiada facilidad de un tema y los capítulos parecen tener una estructura muy pobre.  Muchos apuntan a que esta tendencia comenzó con los precursores de la máquina de escribir como la que utilizó Nietzsche para escribir sus obras.Sin duda la modernidad no está volviendo cada vez más estúpidos

Los clásicos como  Herodoto, Platón o Tito Livio utilizaban por lo general frases muchos largos la mayoría de los autores modernos. El autor más complejo de cuantos he leído es Adam Smith. Muchas veces tenía que releer frases de varias líneas para poder comprender su sentido. Aunque en algunas ocasiones el autor podría haber dicho lo mismo utilizando menos caracteres. Pero en cualquier caso no duda de que las ideas y razonamientos eran de un elevado nivel de complejidad y abstracción,  algo que cuesta encontrar hoy en día.

En el siglo XXI vamos mucho al dato concreto, al hecho. Nuestro consumo de información suele ser una sucesión de hechos, teorias y fechas,  conectados con la vorágine del día a día. Sin un hilo conductor que interprete cual es la conexión entre estos. Resulta cada vez más difícil encontrar a gente con capacidad de interpretar las cosas. Y es que esa habilidad no encaja con la vorágine del mundo actual, de la noticia del momento y la sensación de lo instantáneo. La realidad que nace por la mañana y caduca por la noche. Aunque el periodismo haya dado paso a la historia, yo cada vez estoy más de acuerdo con una definición de noticia que hoy hace tiempo, cualquier noticia es una ignorancia de la historia.

zp8497586rq
zp8497586rq

Reduciendo el coste del reporting en la empresa

Al igual que en cualquier tarea importante muchas veces lo más dificil es saber por donde tenemos que comenzar. En un artículo anterior del mes de Febrero, definimos con claridad cual es eran los princpales componentes del coste del reporting en la empresa. Teniendo claros estos conceptos, podemos emprender de manera mucho más fácil acciones que nos permitan reducir su coste para nuestra empresa.

Mejorando la infraestructura

A nivel de infraestructura es siempre el personal de la propia empresa el que mejor puede determinar acciones para reducir costes. No obstante, una de las principales razones de sobrecostes en la que incurren muchas empresas suele ser un uso de diversos sistemas de reporting.

El escenario que se plantea en muchos casos es el siguiente: una compañía utiliza diversos sistemas para sus distintos departamentos, delegaciones o divisiones. Cada una de estas herramientas cuenta con su propia solución de reporting. Esto al final no solamente representa  en un mayor coste, sino que además impide una visión compartida acerca de la realidad de la empresa a nivel interno. Por tanto una mayor integración a todos los niveles suele redundar en una importe disminución de los costes, en hardware, licencias y software  y en el coste final de la información, mejorando casi siempre la fiabilidad de la misma.

Si queremos disminuir los gastos de nuestra empresa en consumibles, la digitalización es sin duda nuestra mejor opción. Minimizando el coste en papel, impresoras, carpetas de colores y demás consumibles, no solamente ahorraremos una gran cantidad de dinero, sino que también mejoraremos la seguridad de la información en la empresa. Previniéndonos contra potenciales problemas  que se puedan derivar de la pérdida de información.

Mejorando la eficiencia

El apartado donde más podemos recortar los costes de reporting es sin duda en el tiempo que emplean los usuarios en buscar y procesar la información que necesitan. Estudios previos indican que algo más del 20% del tiempo de los empleados para los que el conocimiento forma una parte importante de su trabajo (oficinas, técnicos, informáticos, etc…), es utilizado en la obtención de información que resulta importante para su trabajo. Esta cifra sube hasta un 40% cuando hablamos de profesionales cuyo trabajo son principalmente tareas administrativas.

Sea cual sea la posición que ocupe cualquier persona en la organización, con buena información podrá hacer mejor su trabajo. Pero no sólo se trata de una cuestión eficiencia, la seguridad también es importante. Una gran cantidad de los recursos que se de reporting que se utilizan a día de hoy en las empresas se corresponde a labores de control y supervisión, tanto a nivel operativo como estratégico.  Las labores de control, consisten básicamente en cerciorarse que todo marcha bien y de que no se produce ninguna anomalía no prevista en el transcurso de las operaciones.

Pues bien, a día de hoy con un buen sistema de inteligencia de negocios este tipo de tareas pueden automatizarse. Podemos establecer criterios que indiquen al sistema en que podría consistir esas anomalías: una rotura de stock, un nivel demasiado alto de impagos por parte de un cliente,  una  disminución de un 20% en el número de pedidos de una zona. Después solo tenemos que poner a trabajar a nuestro sistema que se encargará de ir rastreando nuestros datos comprobando que no se haya producido anomalía que les hemos indicado. En cuanto lo  detecte, enviará notificaciones mediante mensajes a las personas responsables o con capacidad para resolver ese problema en cuestión.

 

Las redes sociales en el ámbito profesional

Antes de empezar, he de reconocer que yo también piqué el anzuelo. Sí, también me tragué el camelo de las redes sociales. A nivel personal, nunca he sido muy aficionado a su uso. Esto no impidió que en un momento dado me vi arrastrado por el tsunami y abrí los típicos perfiles en redes sociales: Twitter, Facebook, Google , et., a pesar de que mi intuición que me decía que eso no iba con nuestro negocio… Al principio fue simplemente un refuerzo del posicionamiento orgánico, con el tiempo Google cambió sus criterios y comenzó a dejar de tener en cuenta los enlaces en redes sociales como FB o Twitter, a excepción parece ser de Google .

Como no, también nos dejamos caer por LinkedIn esa nueva Ítaca, para profesionales y empresas que en teoría es la red social ideal para el B2B.  El problema es que en LinkedIn todo el mundo está porque quiere vender algo, poca gente tiene presencia en esta red para intercambiar, interactuar y conocer. Esto lo convierte prácticamente en un infierno virtual para vendedores: muchos colegas de profesión y pocos compradores.

Por otro lado el uso de las redes sociales como herramienta profesional coarta el  tono, la temática utilizada y en general la comunicación fluida, lo que a larga se traduce en una pobreza general del canal. Casi nadie habla como profesional con la misma franqueza que puede hacerlo en su ámbito personal. Al final la corrección política¸ ese monstruo que devora nuestra libertades, acaba convirtiendo las redes sociales de profesionales en enorme páramo aburrido lleno de vacuidades y generalidades con un muy poco contenido de interés. Donde nadie quiere granjearse una enemistad y todo el mundo quiere quedar bien con todos, por eso de no cerrarse ninguna puerta. En definitiva, la cuadratura del círculo.

El problema de la fiabilidad

Esto hace que a la postre y en general, el contenido de LinkedIn sea menos fiable que la edición del Pravda de la tarde. Pondré un ejemplo, si una empresa está considerando cambiar su ERP y pide consejo sobre que aplicación escoger, el grupo en cuestión se llenará de comentarios y sugerencias de personas involucradas con la marca x o y, contando las bondades de su productos.   Los que realmente tendría que hablar de su experiencia, usuarios de las aplicaciones, verán en cierta medida coartada su libertad, ya que su exposición es pública y según la creencia generalizada en el mundo de la empresa no conviene crearse enemigos de manera gratuita sin sacar nada a cambio. A fin de cuentas, el Director de Informática de mi empresa puede ser amigo del comercial del fabricante del ERP X o amigo intimo del Director de Proyecto de la empresa que nos lo implantó. Así de todos modos las personas que tienen información sobre cuestiones de interés, se preguntan ¿Qué gano yo con todo esto? Y automáticamente se inhiben de emitir su opinión.

Las redes sociales mataron el anonimato en Internet, con él puede que también muera la sinceridad con la que la gente se expresaba en los foros. Curiosamente las mejores fuentes de información en Internet sobre asuntos críticos, siguen siendo los comentarios anónimos y semianónimos. Y es que olvidamos con frecuencia que unas de las grandes ventajas que tiene Internet es la privacidad o incluso la identidad múltiple, que nos permite emitir nuestra opinión con libertad sin que seamos castigados por ello, lo que al contrario sucede casi siempre en la vida real.

Grupos de LinkedIn con nombres del estilo  “Social Media e Innovación en la empresa”, deberían de llamarse en realidad: “Community Managers con pocos clientes en busca de algún cliente”. Los profesionales que basan su trabajo en el conocimiento rara vez están dispuestos a regalar su verdadero conocimiento que es el instrumento a través del cual se ganan la vida.

Algunas implicaciones obvias del uso de las redes sociales en el ámbito profesional

Utilizar las redes sociales en horas de trabajos, es lógicamente considerado un síntoma de vagancia y desocupación, a menos claro está, que las utilices para vender algo. Esta es la razón por la las redes sociales para profesionales al final  resultan ser una horda de vendedores y profesionales del marketing, o lo que es peor aún, de expertos en redes sociales. Sí, he dicho bien, esa nueva plaga que estamos padeciendo, los que hoy nos venden una campaña en redes sociales hace cuatro años nos hubieran sugerido que comprar un terreno en secondlife.es

Por otro lado el tiempo y la capacidad de atención son dos de los recursos más limitados de los que disponemos. La multitarea humana solo funciona parcialmente en las mujeres, muy pocos hombres son capaces de hacer varias cosas a la vez y casi ningún humano es capaz de realizar dos cosas complejas a la vez, a menos de que sean tareas mecanizables, en cuyo caso al final siempre resulta preferible poner una máquina.

El caso es que si empleamos mucho tiempo en las redes sociales, de alguna manera se lo estamos robando, a algún otro tipo de actividad. Si prestamos atención a una cosa no podemos prestársela a otra.  El que pasa mucha en las redes sociales tal vez lo hace porque no tiene mucho trabajo, y si no lo tiene, tal vez es porque no sea muy bueno en lo que hace. A menos claro está, que esté intentando vender algo a través de las redes sociales.

Cuanto más pienso en las redes sociales  más me acuerdo de Apple y de los maestros en la organización industrial que innovaron a base de eliminar lo superfluo y centrarse en las cosas que realmente aportan valor.  En la redes sociales hay mucho de superficial, improductivo y lo que es peor, de cotilleo.

Mi yo  real y mi yo digital: la falsificación de la identidad digital

Con el ascenso de los medios sociales orientados a profesionales ha surgido un nuevo tipo de picaresca, la del amejoramiento o incluso falsificación de la identidad digital. El procedimiento es muy sencillo,  hay que sacar nuestro mejor traje y nuestra mirada/sonrisa más interesante para obtener una buena foto. Incluso si tenemos algún colega que maneje el Photoshop, podemos pedirle que nos haga unos retoques, que juegue con los canales o que nos blanquee los ojos y añada un desenfoque  gaussiano, que nos de una toque místico e incluso mágico, algo que nos distinga del resto de los gañanes que circulan por las redes sociales. Esta es sin duda la parte más importante.

Ahora solamente tenemos que edulcorar un poco nuestra experiencia, donde pone Reponedor Carrefour en Torrejón, simplemente debemos sustituirlas por Responsable Operativo de SCM en Carrefour- Zona Centro. Lo importante es utilizar muchos nombres raros en inglés, nombres para puestos muy largos, que desanimen al lector a llegar hasta el final de línea y largas parrafadas sobre las labores desempeñadas, que como siempre han de dejar impresionados al lector. Al puesto anterior por ejemplo, le iría muy bien una descripción de este tipo:

Durante mi periodo en este cargo tuve oportunidad mejorar mi capacidad para la organización y el orden (“nota del autor: equivale a coloque muchos tomates y cebollas”), así como comprender las complejas interdependencias que generan que se generan en los circuitos de abastecimiento del sector de la alimentación. (Ahora solo falta poner una nota humana) Pero lo más importante fue el trabajo en equipo y la maravillosa gente con la que tuve oportunidad de compartir mi trabajo, bla, blaba, blaba, blaba…..

Solo nos queda un detalle, ponerle una guinda al pastel en forma de recomendaciones apañadas con algún colega, a cambio claro está de recomendaciones en su perfil y vola, ya tenemos nuestra ración personal de botox digital.

Como conclusión diré algo que puede chirriar en esta era del maquillaje y las falsas apariencias. Ser y parecer son dos tareas que exigen mucho esfuerzo y dedicación, no se puede hacer bien ninguna de las dos. No se puede servir a dos señores a la vez, o te dedicas a aparentar o te dedicas a ser…

Cuantificando el retorno de inversión. El ROI en proyectos TIC (III)

Poniéndole el cascabel al gato

Si no hemos realizado un buen análisis de las operaciones actuales de nuestra empresa y sus procesos administrativos, no merece la pena realizar ningún cálculo sobre la potencial mejora que nos proporcionará el sistema, a menos que una de nuestras pasiones sea la de escribir relatos de ciencia ficción. De hecho lo realmente raro y excepcional es que este tipo de análisis se realicen.

Lo primero que debemos de establecer son las principales ventajas que aporta un nuevo sistema a la empresa. Si nos atenemos a los folletos de los fabricantes de software descubriremos que son decenas, cuando no cientos. A nivel de cálculo del retorno de inversión lo que nos interesa principalmente son dos variables que pueden ser cuantificables en cierta medida: eficiencia y operatividad.

Para obtener una cifra razonable sobre la repercusión de la eficiencia ganada con el nuevo sistema tenemos que tomar el cálculo hecho previamente y conforme a las estructura realizada (por departamentos, procesos, subsidiarias, etc..) comenzar a descontar los costes de los procesos eliminados con el nuevo sistema, descontar las mejoras en eficiencia conseguidas y añadir las penalizaciones que pudiera suponer el nuevo sistema. La cifra obtenida nos dará el ahorro total que obtendríamos para realizar el mismo número de operaciones. Dividido por el coste obtenido del sistema anterior obtendríamos el porcentaje de mejora en la eficiencia.

El cálculo de las mejoras en operatividad es algo más complejo, el objetivo principal es cuantificar el aumento en la capacidad operativa obtendríamos con el nuevo sistema. Esto es especialmente interesante para organizaciones inmersas en planes de expansión. De nada sirve aumentar nuestras ventas sino tenemos la capacidad operativa suficiente de para poder atender un mayor número de pedidos en nuestra empresa.  A groso modo podemos aplicarlo en base al coeficiente de mejora en la eficiencia obtenido en el anterior apartado.

Por otro lado toda mejora en eficiencia suele llevar aparejada una mejora en la operatividad esto siempre funciona así, en este sentido pero no siempre en el inverso. Puede ser que mejoras en la operatividad de una empresa como la apertura de una nueva línea de fabricación puedan hacerla más operativa pero menos eficiente.

Las mejoras y su impacto competitivo

Otro punto a tener en cuenta es cómo estas mejoras pueden afectar a la posición competitiva del la empresa en el mercado. Por un lado puede permitirnos mejorar la rentabilidad con unos mayores dividendos  que pueden ser repartidos o reinvertidos a fin de mejorar todavía más la posición competitiva. La otra opción más lógica sería repercutir estas mejoras en una bajada de precios que nos permitiera incrementar nuestra cuota de mercado.

Sea cual sea la estrategia de nuestra empresa, cualquier estimación sobre el ROI ha de centrarse en nuestros objetivos estratégicos. Lo lógico es que antes de considerar un proyecto tengamos realizado un análisis o plan estratégico de la empresa y sepamos qué tipo de mejoras en eficiencia debemos de buscar. Si por ejemplo la empresa busca una reducción de precios que le permita mejorar su posición competitiva habrá que emplearse a fondo en la mejora de eficiencias operativas o búsqueda de sinergias con el canal de suministros. Este puede ser de por si un planteamiento muy válido a la hora de comenzar a considerar un nuevo proyecto y nos facilitará enormemente todo el proceso de análisis.

Ver otros artículos de esta serie:

Medir el ROI en proyectos IT

Los beneficios de un proyecto IT

Humor: Al Gore se confiesa… "!Yo no inventé el Algoritmo¡"

Con esta impactante noticia, Al Gore ex-vicepresidente de EE.UU y abanderado del ecologismo moderno, ha conmocionado los cimientos de la política y la informática y casi de hasta la puerta de Álcala. Durante años se ha estado aprovechando del extendido bulo, de que él o algún pariente antecesor suyo habían inventado el Algoritmo. Al parecer la confusión surgió cuando en una conferencia del propio Al Gore, el presentador del acto hizo un repaso de su trayectoria y al final de la presentación añadió como broma: “… y además de todo esto inventor del Algoritmo”.

Lo lógico, hubiera sido que esta anécdota no hubiera transcendido, el problema fue que la sala estaba plagada de periodistas que desconocían absolutamente que es lo que es un algoritmo e incluso el título de la conferencia. Al día siguiente comenzaron a aparecer decenas de reseñas en prensa donde se mencionaba a Al Gore como inventor del algoritmo.

Una bola de nieve que se hace más grande y comienza a rodar

Según confiesa el propio protagonista, aunque el no fue el creo el bulo, tampoco hizo nada para evitarlo: “De repente vi como mi prestigio subía como la espuma, me comenzaron a llamar de revistas, publicaciones, científicas e incluso di charlas en universidades para explicar mi invención”. Como buen político profesional, fue incapaz de decir que no a eventos que luego eran publicados en prensa.

En pleno bajón de su índice de popularidad, intentó aprovechar esta oportunidad para relanzar su carrera política. “Al principio solo asistía como invitado, pero en una de estas, me invitaron a decir unas palabras, y me vine arriba…”. A partir de ese momento el bulo creció imparable y nuestro protagonista simplemente se limitó a seguir la corriente. Incluso le surgieron ofrecimientos para participar en proyectos científicos.

Una técnica infalible a prueba de cerebritos

La pregunta que nos surge es obvia: ¿Cómo pudo hacerse por el inventor del algoritmo delante de más de 200 científicos?: “Para un político no es difícil hablar de cosas que desconoces, está en nuestro ADN, nos va la marcha.”. En un arranque de sinceridad, el mismo Al Gore nos describió con pelos y señales cómo consiguió dársela con queso a tan distinguida audiencia:” Lo primero es tener un aire de absoluta pomposidad y proyectar una imagen de absoluta seguridad. Luego comienzas soltando una serie de vaguedades y lugares comunes, con los nadie podría estar en desacuerdo y que sean capaces de aburrir a  cualquier. El objetivo es que consigan distraer al público y hacer que baje su nivel de atención.” 

Es en este punto, es cuando el orador profesional despliega todo su repertorio para meterse al púbico en el bolsillo de la chaqueta. “Una vez que se han distraído, es más fácil conseguir pasen por el aro. Se comienza haciendo la pelota al respetable, diciéndoles lo complacido que estás de poder hablar ante una audiencia tan destacada, que desempeña una labor tan crucial para la humanidad ”  Lógicamente cuando estamos despistados bajamos la guardia ante los halagos, lo que  nos coloca en una posición en la que es más fácil engatusarnos: “Una vez que ya los tienes engrasados es el momento de contar una par de anécdotas emotivas para tocarles la fibra sensible. Con los científicos al ser tan racionales es todavía más fácil ya que tienen mucha emotividad contenida. Luego se sueltan cuatro cinco generalidades más para finalizar con una  apelación a los importantes retos que tenemos por delante y que seguro que con el tesón de todos somos capaces adelante.” Burdo o no, el protagonista con sus artes de oratoria fue capaz de asistir como conferenciante a más de 50 conferencias científicas, sin levantar ningún tipo de sospecha. Es más logró obtener decenas de menciones positivas e incluso recomendaciones en LinkedIn sobre la calidad de su trabajo.

zp8497586rq

Los caminos de la innovación XI: Innovación por arqueología

¿Se puede innovar mirando hacia atrás? Por supuesto, existe la noción general de que las el progreso es lineal y que las cosas siempre tienden a mejor. No se cómo se ha logrado inocular esta idea en la mente del público, pero el caso que en muchos aspectos, especialmente cualitativos, la calidad de muchos productos o servicios ha empeorado de forma notable, aunque se produzcan de forma mucho más barata. Ya hace casi dos mil años Horacio escribió: “Nuestros padres, peores que nuestros abuelos, nos engendraron a nosotros aún más depravados y nosotros daremos una progenie todavía más incapaz”, no es que esté de acuerdo con esa visión tan rigorista sobre la decadencia del género humano, pero tampoco es cierta, esa estúpida idea de que todo lo nuevo es mejor.

Sólo al que echar un vistazo a algunos de los productos básico como la leche, los huevos, el pan y los alimentos en general.  En algunos sectores como el de la moda, la innovación simplemente consiste en rescatar elementos obsoletos y mezclarlo con la estética actual. Por eso las revistas de moda están llenas de comentarios del estilo: vuelven los pantalones de campaña, una mirada al estilo de los años 20…

Seamos claros, innovar está muy bien, pero para que haya progreso tienen que haber conservación. Sin conservación pero con cambio sólo hay evolución, lo que en muchas ocasiones puede sigfnicar decadencia.  Muchas veces la verdadera innovación consiste en rescatar elementos que se han perdido, por eso los fabricantes de pan de molde intentan convencernos que han conseguido equipararlo con el tradicional pan de leña.

Algunas sugerencias para la innovación arqueológica

Haz una lista de los atributos de tu producto, haz otra listas de los productos que cumplían la misma función que el tuyo y que lo han sustituido, a falta de esto siempre puedes tirar de versiones viejas. La cuestión consiste en comparar que atributos son mejores en los productos sustituidos y ver  de que manera se podrían incorporar al producto actual.

Muchas veces podemos ser capaces de darle un toque extra de glamur o de calidad aparente con rediseño estético del producto que  le dé un look más retro. Eso es lo que hacen las universidades, en su afán por parecer instituciones más respetables intentan hacer valer su antigüedad.

La conclusión de este post es sencilla: a veces, para poder mirar hacia adelante (innovar), es necesario saber mirar hacia atrás.  Tened, cuidado la innovación está ahí afuera.

zp8497586rq

El potencial de las apps en el entorno empresarial

Hace tiempo las innovaciones informáticas surgían en primer lugar como aplicaciones para empresas y luego están se trasladaban a los mercados de consumidores finales. Hoy en día el mercado del software y el hardware para empresas parece ir a remolque de lo que marca el exigente mercado de la tecnología de consumo. En parte esto tiene sentido debido a los largos periodos de amortización que tienen las empresas, hoy en día es muy difícil encontrar un ordenador con Windows 95(ya no decimos un MS-DOS) en un hogar, pero en cambio todavía existen muchas empresas que utilizan aplicaciones de pantalla negra con letras verdes, algunas de ellas sin ninguna intención de cambiarlas.

Es por esto que el de las apps (o aplicaciones para dispositivos móviles), es un terreno prácticamente inexplorado por las principales fabricantes de software empresarial. Salvo algunas excepciones como RoamBI, una solución de visualización de cuadros de mando, orientada a dispositivos móviles o las aplicaciones móviles lanzadas por Oracle para JD Edwards y Oracle BI.

Las aplicaciones móviles para empresa
Aplicaciones móviles para empresa

Las limitaciones de las apps

La principal limitación de las apps es el escaso tamaño de pantalla de los dispositivos sobre las que son ejecutadas. Aunque algunos tablets como el Ipad cuentan con pantallas 10” y se han lanzado al mercado un nuevo género de dispositivos a mitad de camino entre el móvil y el tablet (phablets como el Samsung Galaxy Note), en general estos dispositivos no permiten visualizar una gran cantidad de datos de vez y las aplicaciones suelen ser menos complejas, ya que sino serían muy tediosas de manejar.

Sólo por citar una ejemplo la versión para tablets de Photsohop, el famoso programa de edición de imágenes de Adobe, cuesta 100 veces menos y ofrece una fracción solamente de la funcionalidad de su hermano mayor para portátiles y equipos de sobremesa. Aunque se pueden realizar cosas realmente notables con la Photoshop Touch, en general es más lenta de manejar que su hermano mayor y casi cualquier operación requieren un par de clicks adicionales.

Una parte importante de esta merma en usabilidad se debe a la falta de experiencia en el desarrollo de este tipo de interfaces. Es casi seguro que estas mejoraran con el tiempo, al igual que ha sucedido con las aplicaciones web, antaño denostadas y que hoy en día ofrecen un diseño y una funcionalidad impecable en muchos casos. Otra parte se debe a la falta de potencia de los procesadores de los equipos móviles, que además suelen carecer de GPU. Aunque sabemos que año tras año aumenta la potencia de los procesadores, estos por lógica siempre irán por detrás de los equipos de sobremesa.

La limitación del tamaño de la pantalla  es algo prácticamente insalvable, por muchos píxeles que podamos meter en una pulgada, la agudeza del ojo humano es algo que no puede ser modificado y que tienes unos límites, al  igual que su capacidad para mover los dedos.

El potencial de las aplicaciones

No  todos son pegas, las aplicaciones para móviles tienen un potencial enorme para las empresas. La principal es bastante obvia, se trata de la movilidad. Pero lo verdaderamente interesante no es sólo que podamos utilizarlas en cualquier sitio, sino que los dispositivos móviles cuentan con mecanismos para proporcionar datos a las aplicaciones sin que estos tengan que ser introducidos por el usuario.

El indicar la localización del dispositivo mediante GPS u otras técnicas tiene un valor incalculable para aplicaciones empresariales. Por solo citar un ejemplo, los comerciales por norma general tienen que rellenar partes en aplicaciones tipo CRM sobre las visitas realizadas. Con estas funcionalidad, al estar asociado cada cliente con una ubicación concreta, con hacer comentario al teléfono móvil  que se convertirá en texto mediante un programa de reconocimiento de voz, puede quedar grabada una cita en el CRM de manera automática ¿cómo? El comentario grabado se convierte en texto de la visita, la identificación del cliente se saca cotejando la ubicación y la hora de la visita se graba automáticamente en base al momento de la transacción.

Pero esto solo ese una pequeña muestra, la captura de imágenes, temperatura, velocidad (cambio en la posición) y otras sensores electrónicos que liberan las personas de la esclavitud de tener que teclear datos. Por esto estamos seguros de que la utilización de dispositivos móviles supondrá un antes y un después a la hora de crear una empresa más ligeras. Empresas que tengan cada vez un porcentaje menor de personas dedicadas a tareas de escaso valor añadido como las administritativas y con más parte del equipo dedicada a tareas clave como atención al cliente, diseño, logística, etc…

zp8497586rq

Exprimiendo Oracle BI al máximo: gestor documental y actualización de registros

oracle_bi_slide

Cuando se trabaja con paquetes de aplicaciones  completos como Oracle BI, es fácil que parte de su funcionalidad nos pase inadvertida e incluso podemos llegar a sorpendernos de las cosas que podemos realizar con una misma aplicación.

Dentro de la suite de OBIEE encontramos quizás la más popular de todas sus aplicaciones, Oracle BI Answers, es una herramienta de análisis que procesa los datos desde múltiples orígenes para mostrarlos en un entorno web, y los usuarios pueden consultar y compartir los informes, cuadros de mando, kpi´s,… de todas las maneras y formatos posibles.

Estamos acostumbrados a usar la herramienta de Oracle para los usos que en principio se diseño, pero muchas veces obviamos algunas capacidades que la herramienta puede ofrecernos y que nos salven de utilizar otros interfaces ó tecnologías.

1.- Utilizarlo como gestor documental.

Recordemos que un gestor documental es un sistema para administrar documentos, organizarlos, compartirlos y dotarlos de seguridad.

En Oracle BI, administramos los informes con el catálogo, la herramienta nos permite subir todo tipo de ficheros de cualquier extensión, por lo que podremos subir a la plataforma imágenes y documentos para luego organizarlos, compartirlos y dotarles de seguridad para limitarlos a los usuarios que queramos.

Gestor_Documental

Además podremos usar, el buscador para encontrar nuestros documentos y consultarlos.
2.- Utilizarlo para insertar ó actualizar registros de un origen.

Sí, lo has leído bien, Oracle BI permite insertar, actualizar ó eliminar registros directamente de una base de datos ó actualizar una Excel, su implementación es muy sencilla, y su nombre es “writeback obiee”.

Modificar_empleados

Llegado el caso, te preguntarás ¿para qué necesito utilizar una herramienta de análisis para insertar registros, cuando para eso está mi ERP ó mi aplicación?

Siempre aparecen especificaciones nuevas que no las tiene contempladas nuestro ERP ó aplicación y no podemos asumir el coste ó el tiempo de modificarla donde habitualmente insertamos los registros,  además necesitamos que lo puedan modificar los usuarios a su antojo.

Con esta opción podemos ofrecerle al usuario un formulario de inserción, actualización y eliminación de registros, de manera rápida y sencilla, para luego consultarlos en la misma plataforma.

Supongamos que el responsable de ventas dispone de un informe de las ventas reales y quiere compararlos con los objetivos que mantiene en un excel. Quizás le interese poder modificar esos objetivos en la misma plataforma para después visualizarlos y compararlos con su valor real.

En definitiva, son usos menos conocidos los que nos brinda esta herramienta, que sin lugar a duda la hace la más completa del mercado.