Archivo de la categoría: Directores TIC

¿Hay que estar en las redes sociales?

En los últimos años ha surgido un nuevo credo universal cuyo principal dogma es que las redes sociales son la repanocha.  Si alguien no tiene un pérfil en Facebook es que simplemente no existe, si quieres tener relevancia, dedícate a darle al botón de Megusta de todo lo que publique la gente, seguro que también promocionaran tu contenido, aunque ni siquiera lo lea….

Nada nuevo bajo el sol

El concepto de red social, fue propuesto a principios del siglo XX,  aunque el fenómeno de comunicación social, no comenzó hasta comienzos del XXI con myspace.com, red social ahora caída en el olvido. A nivel de innovación las redes sociales no son fruto de desarrollo de ningún tipo de tecnología específica, surgen de aplicación de la tecnología web y los sistemas de gestión de bases de datos a la comunicación interpersonal. Nada nuevo bajo sol, las redes sociales funcionan bajo la misma tecnología que los grandes directorios o periódicos online. En los últimos tiempos algunas compañías como Twitter o Facebook han propugnado la utilización de nuevas tecnologías tipo No-SQL con la intención de dar respuestas a los problemas específicos de los grandes volúmenes de datos que manejan, pero no podemos olvidar que el núcleo esencial de Facebook, fue codificado en pocas semanas por un estudiante, hoy venerado como paradigma del emprendedor tecnológico.

La función principal de las redes sociales es la comunicación a nivel personal de forma masiva. A diferencia del e-mail nos permite comunicar contenido a muchas personas a la vez o recibir de manera simultánea las publicaciones de muchas personas. Conforme se ha ido extendiendo su uso a capas cada vez más amplias de la población también se ha convertido en el sustituto de un elemento que fue imprescindible para la comunicación durante la segunda mitad del siglo XX: el listín telefónico.

Así como antes cuando queríamos localizar a alguien utilizábamos el listín telefónico, ahora simplemente tecleamos su nombre en Facebook y podemos estar en contacto con él, a golpe de un par de clicks. Incluso podemos obtener mucha más información que consultando un listín para saber si realmente queremos recuperar el contacto con él. En pocas palabras: nos permite alcahuetear.

El verdadero secreto del éxito

Y esa es la verdadera diferencia de las redes sociales es que nos permiten ver y ser vistos, son el nuevo sustituto de la antigua plaza del pueblo a la que bajaban todos hablar. En mundo en el que generalmente nuestros vecinos suelen ser unos auténticos extraños gran parte de esa grata comunicación interpersonal se realiza vía Megusta. Hoy en día nuestro entorno físico no coincide con nuestro entorno emocional, solemos estar separados físicamente de la gente  que nos importa. Estas sin duda son las verdaderas claves que han hecho de las redes sociales un instrumento tan utilizado.

Como todo, las redes sociales necesitan dinero para funcionar, y era lógico que las empresas, tarde o temprano se hicieran notar en unos entornos virtuales de ocio donde la gente pasa tantas horas. Su modelo económico es similar al de la radio,  televisión y otros medios, digitales: pago por presencia.

El nuevo becerro de oro

Antes incluso de que las redes sociales tuvieran un mínimo éxito, centenares de apóstoles del nuevo credo salieron exaltados a proclamar las bondades de la nueva panacea. Poco a poco, lo que antes una afición esporádica como chatear en los foros, pasó a convertirse en nueva profesión determinante: el Comunity Manager que a través de foros, blogs, posts y tweets, se dedicaron a repetir al unísono el nuevo y sagrado mantra: hay que estar en las redes sociales.

Da igual que seas carpintero, fabricante de piezas para la industria aeroespacial, agente secreto o traficante de armas, es imprescindible tener presencia en las redes sociales.  A partir de entonces surgió una frenética carrea para crear perfiles en Twitter y páginas en Facebook, en la que se ha invertido gran cantidad de tiempo y esfuerzo con resultados dispares aunque pobres en las mayoría de los casos.  Y aun así todavía casi ninguna voz se ha alzado contra el nuevo mandamiento: hay que estar en las redes sociales.

Cualquier persona con un mínimo de sentido crítico, que no esté intoxicada por los efluvios del nuevo opio, se dará cuenta  de que hablar con nuestro carnicero a través de Facebook no nos aporta más valor que poner un sms o un correo. ¿Quién quiere ser amigo de su compañía de la luz? ¿Acaso merece la pena retwitear las hipotecas de nuestro banco?

La venta Interna de proyectos IT (I) Como promocionar un proyecto TIC en tu empresa

El Departamento de Informática o TI es casi siempre el iniciador de cualquier proyecto tecnológico. Aunque en ocasiones son otros departamentos los que reclaman una funcionalidad concreta o solicitan la adquisición de alguna nueva aplicación/ módulo que les permita automatizar parte de su trabajo. El Departamento TI tiene que hacer un importante esfuerzo de comunicación a nivel interno para conseguir sacar adelante cualquier proyecto nuevo. Esto es algo hasta cierto punto lógico si tenemos en cuenta que cada sección de la empresa tiene su nivel de autonomía y defiende unos intereses propios muchas veces contrapuestos a los de nuestro departamento e incluso a los generales de la empresa.

La comodidad enemiga del cambio

Aunque hoy en día asistimos a una consagración de todo lo relacionado con la innovación en el ámbito de la empresa, muchas veces esto no deja de ser un discurso de moda repetido por muchos y practicado por pocos. La realidad es que cada vez que se plantea un nuevo cambio, lo habitual es encontrar bastante resistencia. Casi todos estamos centrados en nuestros pequeños problemas del día a día y no queremos añadir una nueva fuente de incertidumbres. Mucho menos cuando las cosas funcionan relativamente bien o no funcionan mal del todo.

A veces la resistencia comienza dentro del propio departamento, si el personal del equipo o el mismo director están acostumbrados a trabajar con un tipo determinado de tecnología o fabricante    (Oracle,  Microsoft, Linux, IBM, etc..),  suelen ser muy reticente a considerar un cambio tecnológico que significaría tener que volver a formarse, desaprovechando gran parte de todo lo que han aprendido,  y ponerse a un nivel cercano al de un novato. En los Departamentos de IT, muchas veces el conocimiento en profundidad de la tecnología utilizada por la empresa es una garantía de estabilidad laboral, si se produce un cambio en la estrategia tecnológica de la empresa, esa estabilidad puede verse comprometida.

El refranero español, fuente inagotable de sabiduría, nos dice: “Más vale malo conocido que bueno por conocer”, lo mejor suele ser siempre aquello que sabemos utilizar y esto es también cierto para los usuarios. La persona que lleva 10 años trabajando con un ERP sobre AS400  que conoce a la perfección, verá con mucha reticencia las nuevas aplicaciones con sus “pantallas de colores”, que aunque sean mucho más bonitas, ralentizarán su trabajo durante un buen tiempo. Muchas veces, todas esas reticencias son perfectamente legítimas.

Pero por muy legítimas que sean las quejas que nos plantee un usuario en cuestión, los intereses particulares no pueden ponerse encima del interés general de la empresa. Algunas empresas con las que he hablado, tienen en mente un cambio de ERP, que han ido retrasando debido a la edad avanzada de gran parte de su plantilla, que lleva muchos trabajando de la misma manera. Hacer un cambio en esas circunstancias puede ser muy aventurado. Este es un claro ejemplo en el que los intereses particulares de un grupo individuos, desplaza los intereses corporativos. Muchas veces cuando se produce el cambio generacional en esa empresa, la perdida de competitividad que se ha sufrido es tan grande que difícilmente puede ser recuperada.

Y eso no es todo, cuando la gente va hasta  arriba de trabajo, cualquier añadido que surja va a ser siempre un “marrón”. ¿Qué supone participar en un nuevo proyecto? Formarse en la nueva herramienta, realizar las pruebas del nuevo sistema y encima seguir atendiendo el torrente de asuntos diarios que nos desbordan. Pensándolo bien: ¿Quién necesita más problemas?

La comodidad enemiga de la supervivencia

El problema es que las  empresas que no evolucionan suelen desparecer. ¿Cuántas empresas en las que la gente vivía muy cómodamente han desparecido? Al igual que el sedentarismo es perjudicial para nuestra salud, una excesiva comodidad por parte  de los empleados es letal para la empresa a la larga y por consiguiente también para los propios empleados. Además de muy poco motivadora y gratificante.

Por  tanto a la hora de plantear un nuevo proyecto tenemos que ser como un general que intenta tomar una ciudad asediada, sabiendo que es posible que nos echen de todo encima: piedras, aceite hirviendo…. Y como en cualquier venta, tenemos que centrarnos en comunicar los beneficios, ya que los inconvenientes saldrán solos y muchas veces más de los que realmente el proyecto tiene.

Puedes ser que haya gente se resista por puro interés propio, alegando motivos de lo más peregrinos y haciendo una campaña intensiva  en contra del nuevo proyecto. En ese caso debemos de ser capaces de sacar a la luz los verdaderos motivos que cada uno tiene para oponerse al nuevo proyecto.

Venciendo la resistencias

Aunque contemos con el beneplácito de la Dirección General, para sacar adelante un nuevo proyecto TIC, siempre es interesante detectar posibles fuentes de resistencia e implementar estrategias para que esos focos de resistencia no obstaculicen el proyecto, o incluso si es posible hacerlos partícipes del mismo. Esto es lo que denominamos como gestión del cambio.

En posteriores artículos daremos algunas claves para poder gestionar de manera más efectiva esa resistencia al cambio:

Ver la segunda parte de este artículo

El Tao del ERP. Cuando cambiar de ERP

 

Hace 2.500 años Lao Tse, realizó una clasificación acerca de los gobernantes:

“Los mejores gobernantes son apenas conocidos por sus vasallos;

Los siguientes son alabados y queridos;

Los siguientes son temidos;

Los siguientes despreciados”

Esta clasificación bien podría ser aplicada a otros muchos campos de la vida, como el software empresarial. El mejor ERP es aquel no requiere demasiada atención por parte los usuarios. Es fácil de usar y apenas se necesita entrenamiento para utilizarlo. Es fiable y nunca da problemas, automatiza gran cantidad de tareas que de otra manera tendrían realizar los empleados,  liberando grandes cantidades de tiempo para poder dedicarse a otras tareas que generen más valor añadido. Apenas ocupa minutos de conversación en los ratos de descanso de la empresa.

El siguiente estado el ERP, cuando este es alabado y querido, es una estado transitorio. Esto suele darse cuando la empresa ha cambiado su sistema recientemente y la mejora ha sido notable. Si todo va bien, es lógico que pronto pase al primer estado, ya que la capacidad de las personas para alabar y querer a los sistemas informáticos es más bien limitada en el tiempo.

Cuando un ERP o cualquier software es temido, es porque sus resultados pueden ser impredecibles y es una fuente potencial de problemas. El personal evita hacer uso del sistema para ciertas tareas y comienza a hacerlas de manera manual, esto va totalmente en contra de los objetivos por los que se implantó la solución. La causa de estos males suele ser un deficiente desarrollo de la solución o una mala parametrización de la misma. Suele ser más frecuente lo último, consecuencia de un proyecto de implantación mal conducido. En este caso, no todo está perdido, con una buena auditoría y algunas horas de trabajo la situación puede ser reconducida.

Cuando una solución informática es despreciada por sus usuarios, sólo quedan dos opciones: un cambio absoluto o una total renovación. Cuando el nivel de degradación es muy profundo, merece la pena empezar de cero.  Al igual que el buen gobernante debe de estar al servicio del pueblo un ERP debe de estar al servicio de los usuarios y no al revés. Cuando las tareas de mantenimiento y los propios fallos del sistema requieren consumir una gran parte del tiempo disponible de los usuarios, sin duda tenemos un problemas. Si son necesarios innumerables parches y triquiñuelas para que el sistema funcione, las caída del sistema son frecuentes, hay que realizar continuas modificación directas sobre la base de datos y la gente en los corrillos de fumadores no hace sino echar pestes sobre el sistema: no lo dude, tal vez este un buen momento para echar un vistazo a lo que puede ofrecerle el mercado.