Archivo de la categoría: Business Intelligence

Data scientist vs Data Artist

datartist

La génesis del data scientist

La figura del Data Scientist es una de las más demandas dentro de los puestos de perfil de tecnológico. En los ultimos tiempos han adquirido mucha imporatncia y las ofertas de empleo se han multiplicado para profesionales de ramo. Pero, ¿Qué es un data scientist? Hace 3 años casi nadie había oído hablar de esta singular profesión, a día hoy están en boca de mucha gente. Su principal función es la extracción de valor de las montañas de  datos que gestionan las empresas hoy en día.  En definitiva han de ser capaces de definir la forma del bosque a partir de los millones de ramas que divisan.

Hay gente que no está nada emocionada con esta figura y que piensa que los Data Scientist son una ligera evolución de la figura de DBA y analista de negocio. Salvo que con aura mucho más científica. Polémicas aparte, siempre es positivo que haya una figura en la empresa que intente convertir los datos en información para poder alcanzar el conocimiento. A diferencia de un típico analista de datos, el data scientist ha de ser capaz de lidiar con muchas fuentes de datos y ser capaz de detectar problemas y oportunidades. Han de ser capaces de dar un significado a todas esas “toneladas de datos”, buscando patrones, reglas y narraciones que expliquen las variaciones en los datos.

En tiene que conocer varias disciplinas que no se enseñan juntas en ninguna carrera: habilidades para el hackeo, conocimiento de matemáticas y estadísticas además de unas grandes dosis de cultura general y concreta sobre la cuestión que se está investigando.

Si algo debería distinguirles de los DBA es no tienen que ocuparse de cuestiones técnicas sobre infraestructura, lo que tienen que saber es extraer valor de los datos. No es la primera vez que la evolución tecnológica divide lo que era una profesión en dos. Si seguimos por la senda de la especialización lo lógico es que de profesión surja otra nueva. Fenómeno que ya estamos viviendo.

La génesis del data artist

Una vez extraídas conclusiones sobre el análisis de los datos es necesario presentarles con un formato que facilite su asimilación y comprensión. Esa sería la misión de los data artist. En realidad ya podemos encontrar toneladas de ellos. Son los que están realizando  las otrora populares infografías.

Son los encargados de pintar los datos de una manera artística. Exponiendo en forma gráfica y fácil de asimilar no solamente los conclusiones extraídas de los datos. Nos dice más ver iconos con distintos tamaños para saber cuál es la renta per cápita de un país que  leer los datos en formato texto. No solamente eso jugando con textos, imágenes, tamaños, orden y relaciones visuales pueden representar fenómenos complejos de una manera muy condensada lo que nos ayuda a tener una comprensión clara y rápida, de que es lo que se nos quiere transmitir.

Comparativa Axapta vs JD Edwards (II): Plataformas tecnológicas

jd_vs_axapta

A  nivel de plataforma tecnológica vemos las importantes diferencias entre ambas soluciones. A pesar de tratarse de dos paquetes de software que compiten en segmentos de mercados parecidos lo hacen con planteamientos totalmente diferentes.

Microsoft apuesta por un modelo basado en cliente pesado con instalaciones en cada equipo de usuario y una plataforma tecnológica cerrada que descansa íntegramente sobre productos de Microsoft: : Windows Server y base de datos SQL Server.

Oracle por el contrario, a pesar ser el principal fabricante de bases de datos del mundo y contar con la tecnología de RedHat para servidores Linux, opta por un modelo multiplataforma con soporte para varias base de de datos y sistemas operativos. De hecho un JD Edwards puede funcionar perfectamente sobre base de datos SQL Server y Servidores Windows.

Cliente pesado vs navegador web

A pesar de de las insinuaciones por parte de Microsoft de que sus ERP pronto podrán ser accesibles vía web, a día de hoy, Axapta es una plataforma basada en cliente pesado. Es decir, tiene que ser instalada en cada uno de los equipos en los que  se vaya acceder a la aplicación. Esto presenta varios inconvenientes.

Limita bastante la movilidad del personal así como la accesibilidad al sistema. Condiciona el hardware y el software a instalar en los equipos de los usuarios de la empresa, que estarán obligados a instalar Windows con el consiguiente pago de licencias. Dado que lo más habitual es que en las empresas se tenga una cierta uniformidad en cuanto IT se refiere, esto condicionará a utilizar una plataforma Microsoft no solamente a los usuarios de la aplicación sino seguramente al resto de la empresa.

Si algún día la empresa quiere reducir sus costes  de IT optando por opciones como Ubuntu, tendrá que abandonar Axapta. Los equipos con OSX o iOS de Apple tampoco pueden ejecutar Dynamics AX.

JD Edwards fue el primer ERP de Tier 1 que apostó por una solución 100% web. Consideramos que con el tiempo, esta apuesta ha demostrado ser un verdadero éxito. La principal pega que se ponía a las aplicaciones web  era una funcionalidad y experiencia de usuario más pobre. Debido a las mejoras experimentadas en los estándares web, materializadas en el  HTML5, CSS3 y mejoras en Javascript, se puede decir que esta desventaja inicial, ha sido totalmente superada. Hoy en día este tipo de aplicaciones ofrecen una experiencia de usuario totalmente homologable a las aplicaciones de escritorio.

Por otro lado este modelo de aplicación presenta importantes ventajas. No olvidemos que las aplicaciones más complejas del mundo como son Facebook o los servicios de Google, funcionan sobre arquitectura web. Para comenzar puede accederse a la aplicación  desde una máquina con cualquier sistema operativo instalado: Linux, Windows, OSX, Android, etc.. Solamente se necesita un navegador web, sin necesidad de instalación previa. Las actualizaciones son automáticas ya que al estar toda aplicación almacenada en el servidor simplemente basta con actualizar este. Esto por otra parte facilita las labores de mantenimiento.

Arquitectura básica

Axapta opta por modelo basado en Servidor de aplicaciones y Servidor de base de datos. Todo ello alojado en servidores con sistema Operativo Windows Server. La base de datos requerido es Microsoft SQL Server y servidor de Aplicaciones es Application Object Server (AOS) de Microsoft. Otros paquetes de software adicionales requeridos son los siguientes: Enterprise Portal, Enterprise Search, Help Server, Reporting Services Extensions  y Analysis Services integration. Además es necesario la instalación de un cliente en cada uno de los equipos que se va conectar  a la aplicación. Si el mismo está fuera de la red exige un programa adicional de comunicaciones (Terminal Server, Citrix).

JD Edwards opta por una solución más compleja a la que añade un servidor web que es el encargado de generar el código HTML que se visualiza en los navegadores. Por otro lado para lograr una arquitectura que soporta varias bases de datos y sistemas operativos se apoya en una capa intermedia de software denominada como middleware que se encarga de la interconexión entre los distintos sistemas.

A la hora de configurar existe un dilema por el que tendremos que decantarnos, simplicidad vs flexibilidad. A mayor flexibilidad mayor complejidad y a mayor simplicidad menos flexibilidad. Está claro que ante este dilema Microsoft y Oracle han optado por caminos muy distintos.

La capacidad de síntesis e interpretación en la era Google

Los motores de búsqueda y su impacto en la sociedad

Los motores de búsqueda, esa maravilla que convirtió internet en algo accesible

El desarrollo de los motores de búsqueda ha jugado un papel clave en la difusión de internet como herramienta de acceso a la información, hasta el punto de haber modificado totalmente nuestros habitos en cuanto a consumo de información se refiere.

Antes de la aparición de los motores de búsqueda, encontrar información en Internet era una tarea bastante costosa, muchas veces desesperante.

Básicamente había dos formas. La primera era escribir la dirección que habíamos visto en un anuncio, o nos habían enviado por email en la barra de direcciones. Era el internet del boca a boca, la repetición hasta la saciedad del nombre del dominio en los anuncios que funcionó tan bien durante algunos años. La segunda era acudir a los predecesores de los motores de búsqueda, los directorios de Internet como Altavista y otros. Los resultados ofrecidos porno solían ser muy buenos, tanto por lo escaso de su alcance y por la falta de relevancia, al menos en comparación con Google. Parece que hayan pasado siglos de esto, pero hace menos de veinte años.

El resto de la historia es conocida, dos estudiantes de Standford tuvieron la idea de combinar el rastreo y conteo de enlaces. La idea era sencilla: rastreas todos los enlaces disponibles para encontrar más enlaces y tener así un registro de gran parte de las páginas contenidas en Internet. Partían de una premisa, las páginas más enlazadas debían de ser las mejores, teniendo en cuenta el texto incluido en el enlace se podía establecer un ranking de las páginas más relevantes para esos términos de búsqueda. La verdad es que desde el primer momento la calidad de los resultados ofrecidos fue siempre muy buena (al menos comparado con sus predecesores). Desde entonces todo ha cambiado tanto que a veces nos resulta difícil saber, que es lo que hacíamos antes de que existiera Google.

En pocos años aparecer en las primeras posiciones del famoso buscador se convirtió en sinónimo de éxito. Asistimos al nacimiento de una nueva disciplina el SEO (Search Engine Optimization) cuyo objetivo último era lograr que nuestra web apareciera en los primeros puestos de los resultados del buscador. Ha sido tal el impacto de esta tecnología que hasta ha ocasionado cambios en la forma de funcionar de nuestra mente.

El impacto de Internet en nuestra mente y  forma de ver el mundo

Los estudios científicos realizados parecen indicar que aunque el uso de Internet afecta de manera negativa a nuestra memoria episódica y de manera positiva a nuestra capacidad de procesar datos. La explicación es sencilla, al tener acceso instantáneo a un repositorio tan completo de datos, existe gran cantidad de información que no es necesaria memorizar, por otro lado al tener acceso una mayor cantidad de fuentes de dato, nuestra capacidad de pensar y concebir no se ve limitada por la falta de fuentes de información. Al contrario, en ocasiones, es difícil no sentirse abrumado ante tanto material.

Pero existe una cuestión de un profundo calado, a la que no se ha prestado suficiente atención y es el impacto que suponen los buscadores de internet y su capacidad para ofrecer resultados en nuestra manera de ver el mundo. Por su naturaleza numérica y modo de funcionamiento, los motores de búsqueda tienden a ofrecer resultados más fiables cuando estamos buscando información sobre cuestiones, concretas y específicas. En los formularios de inserción las preguntas de carácter cualitativo y profundo no tienen cabida. Google aunque ensancha nuestro universo mental, también tiende a estrecharlo en cierta manera y tendemos a considerar que todo lo que se encuentra fácilmente internet no existe o no merece la pena.

El estadounidense Nicholas Carr, afirmaba en su obra que Internet está debilitando algunas funciones de la mente. Especialmente aquellas más elevadas como el pensamiento profundo la capacidad de abstracción y la memoria. Todo comenzó con su artículo publicado en 2008 bajo el título de: ¿Está Google haciéndonos estúpidos? En el constataba como su propia capacidad de concentración había disminuido enormemente y le costaba conservar la concentración más allá de dos o tres páginas.

tecnologicamente_lelos

La tecnología nos hace lelos

En cierta manera la tecnología esta binarizando nuestro pensamiento. Tendemos cada vez a manejar cada vez frases más pequeñas e ideas menos complejos. La longitud de las frases utilizadas en la prensa escrita ha disminuido enormemente en los últimos cien años.  En el interesante libro Enfermos de Información de Todd Glittin se cita un estudio en el que se confirma como durante todo el pasado siglo la tendencia a utilizar frases cada vez más cortas y sencillas ha sido constante.  Incluso en algunos best-sellers actuales como El Cisne Negro, donde se exponen ideas brillantes, uno tiene la sensación de estar navegando por ese estilo caótico de internet, donde se salta con demasiada facilidad de un tema y los capítulos parecen tener una estructura muy pobre.  Muchos apuntan a que esta tendencia comenzó con los precursores de la máquina de escribir como la que utilizó Nietzsche para escribir sus obras.Sin duda la modernidad no está volviendo cada vez más estúpidos

Los clásicos como  Herodoto, Platón o Tito Livio utilizaban por lo general frases muchos largos la mayoría de los autores modernos. El autor más complejo de cuantos he leído es Adam Smith. Muchas veces tenía que releer frases de varias líneas para poder comprender su sentido. Aunque en algunas ocasiones el autor podría haber dicho lo mismo utilizando menos caracteres. Pero en cualquier caso no duda de que las ideas y razonamientos eran de un elevado nivel de complejidad y abstracción,  algo que cuesta encontrar hoy en día.

En el siglo XXI vamos mucho al dato concreto, al hecho. Nuestro consumo de información suele ser una sucesión de hechos, teorias y fechas,  conectados con la vorágine del día a día. Sin un hilo conductor que interprete cual es la conexión entre estos. Resulta cada vez más difícil encontrar a gente con capacidad de interpretar las cosas. Y es que esa habilidad no encaja con la vorágine del mundo actual, de la noticia del momento y la sensación de lo instantáneo. La realidad que nace por la mañana y caduca por la noche. Aunque el periodismo haya dado paso a la historia, yo cada vez estoy más de acuerdo con una definición de noticia que hoy hace tiempo, cualquier noticia es una ignorancia de la historia.

zp8497586rq
zp8497586rq

La empresa y la creación de valor

la_creacion_de_valorLa creación de valor para sus clientes es lo que mantiene viva a cualquier empresa. Pueden ser muchas las razones que nos lleven a crear un empresa: nuestra ambición, visión, necesidad,  etc… Pero a la larga lo único que la mantendrá a flote es su capacidad de generar valor para sus clientes.  Este es el principio más importante de la economía de mercado, por encima incluso de los incrementos en productividad debidos de la especialización, división del trabajo o innovaciones tecnológicos. De nada sirve es un especialista en algo que no es útil a nadie.

El valor es cualquier característica de un producto o servicio que le hace ser estimado. A nivel crematístico el valor viene a ser análogo a la utilidad. Existen en el ámbito de la economía diversas teorías acerca de la creación de valor. A mí personalmente la que más me convence es la del valor subjetivo o percibido. El valor de cada producto o servicio es una cuestión personal e interna de cada consumidor va que mucho más allá de las características y la funcionalidad intrínseca de cada producto.

Siempre que seamos capaces de de entender ese concepto en su sentido más amplio estaremos dando un paso en la dirección correcta. Un collar de diamantes a priori no tiene ninguna utilidad práctica, pero generalmente su posesión sí que suele prestar algún tipo beneficio a sus propietarios, tales como el refuerzo de la autoestima o remarcar su posición social o  económica.

La función básica de la empresa

Decía un personaje de una película, que las únicas preguntas realmente importantes son el ¿qué? y el ¿por qué?, el resto son solamente la consecuencia de estas dos primeras.

En el mundo empresarial, la creación de valor debería ocupar el lugar del ¿qué? Cuando nos hacen una pregunta del tipo ¿a qué se dedica vuestra empresa?, la respuesta debería ser algo del estilo: agilizamos la gestión de nuestros clientes o transportamos personas a lo largo de todo el mundo, en vez de responder implantamos software o somos una aerolínea.   Lamentablemente hoy en día lo habitual es responder a un “¿Qué?” como si nos preguntarán “¿Cómo?”.
%%anc%%

La función empresarial consiste en hacer cosas por otros a cambio de dinero, simple y llanamente. Esto exige que seamos capaces de percibir los deseos, problemas, ambiciones, miedos y demás expectativas de un tercero y le aportamos una solución para cumplirlas o bien para mitigarlos, con un coste que sea razonable para todas las partes.

El valor está en el conocimiento de nuestros clientes

Como las folclóricas las empresas nos debemos a nuestro público, personas de carne y hueso que al igual que nosotros. Nuestra capacidad de empatizar y comprender a nuestro público objetivo, es vital para lograr el éxito de nuestra empresa.

No importan los medios tecnológicos a nuestro alcance, sino somos capaces de enfatizar y ponernos en la piel de nuestros clientes. Da igual que contemos con un supercomputador o un colisionador de hadrones, un tío con libreta y papel, será capaz de hacerlo mucho mejor que nosotros si sabe captar mejor que nosotros que es lo que realmente está pidiendo el mercado.

Por eso desde porlaempresa.com queremos contribuir en la medida de nuestras modestas posibilidades a un cambio en la mentalidad empresarial de nuestro país, que haga suya esa idea.

Las dos claves de la creación de valor

En definitiva para ser capaces de crear valor debemos de ser capaces de dar respuesta a una pregunta: ¿qué? ¿Qué es lo quieren nuestros clientes? Si queremos esmerarnos y sacar nota debemos de ser capaces de dar respuesta a otra pregunta más: ¿Por qué  lo quieren? Es en la respuesta a esta pregunta donde reside la capacidad de superar las expectativas.

Mientras les demos a las personas lo que quieren estaremos colmando sus expectativas, cuando les damos algo mejor todavía es cuando comienza la auténtica creación de valor.

zp8497586rq

El ERP como medio para obtener el conocimiento

 

El conocimiento que ha de ir siempre asociado a la comprensión y la consciencia. Muchos sabemos, por ejemplo, que los reactores nucleares son capaces de producir energía mediante la fisión nuclear. Pero desconocemos de que manera lo realizan exactamente  ni somos conscientes de todas  las implicaciones que lleva acarreado. La búsqueda del conocimiento persigue transcender la mera percepción de las cosas y los hechos, hasta ser capaz de comprenderlos en profundidad.

En las sociedades civilizadas el conocimiento se ha convertido en el arma más valiosa en pos de la supervivencia y la prosperidad.  En el mundo de la empresa, son innumerables las empresas o agentes como Nike, Coca-Cola o los brokers que carecen de capacidad productiva o logística propia y cuyo principal o casi único activo es su conocimiento y capacidad para explotarlo.

Si queremos triunfar en los competitivos mercados del siglo XXI , debemos de ser capaces de hacer de hacer del conocimiento una de las principales armas de nuestro arsenal.

Conócete a ti mismo

Esta frase estaba esculpida a la entrada del oráculo de Delfos. Este era uno de los centros religiososo más importantes de la épooca y sin duda el oráculo más prestigio del mundo helénico. Allí acudían  reyes y caudillos de la época  a consultar antes de tomar una decisión  importante. De lo que dijera el oráculo dependían las guerras y alianzas entre las polis, pocos se atrevían a contradecir las visiones del oráculo. Dos mil quinientos años más tarde hemos reemplazado a las sacerdotisas y druidas por gurús y asesores. La naturaleza humana es inmutable,  tal vez por eso, en una y otra época acudimos a extraños para que decidan por nosotros, evitando así el responsabilizarnos de nuestros actos.

En el mundo moderno el otrora apreciado conocimiento interno o autoconocimiento ha quedado relegado cuando no es abiertamente despreciado. Resulta además especialmente difícil encontrar el silencio y la quietud necesario para poder cultivarlo. Pero si queremos llegar lejos, necesitamos tener autoconfianza y para lograrla es necesario que nos conozcamos a nosotros mismos, nuestras posibilidades y capacidades.

Conoce a tu propia empresa

En el mundo de la empresa la información contenida en nuestro propio ERP puede ser la base perfecta mejorar el conocimiento de nuestra propia empresa. En él encontraremos información sobre empleados, movimientos, transacciones departamentos, procesos y mucho más.

Además, por su caracter crítico la información contenida en un ERP suele ser bastante precisa. Este es un requisito imprescindible para no caer en el falso conocimiento y somos rigurosos en nuestro ERP solamente encontraremos información fehaciente, que se corresponda con  acontecimientos reales.

zp8497586rq